viernes, 30 de abril de 2010

Cien volando (un cuadro de filosofía barata y dilettante)

Seguramente las ideas y los sistemas de ideas que conciben a la ética desde la metafísica no han podido recuperarse del todo del golpe positivista que les encajó el siglo XIX.

Hoy, pueden coincidir tipos de diversa orientación ideológica en que la ética, entendida como un conjunto de reglas que definen el bien y el mal en la práctica humana, es un constructo social, de durabilidad temporaria, atada a procesos materiales, y hasta subordinada a ellos.

Sin embargo, esta secularización de la ética no debería tarer aparejado el infantil razonamiento de que todo depende del voluntarismo. En esta nota de Rozitchner, sin embargo, para La Nación, yo no veo otra cosa que una exhortación a que los más tontos nos demos cuenta de cuál es la Ética correcta. Y que todos nos pongamos de acuerdo para que, a partir de determinado momento "ser buenas personas" equivalga a desear y fomentar "el desarrollo de los otros".

Rozitchner leyó libros de historia de la filosofía, y los interpretó: los filósofos idean un modelo de realidad y convencen a la gilada de que lo ponga en práctica.
Y la gilada (entre la que me cuento como uno de sus más fieles exponentes) creemos que es la praxis la que va "adelante" del pensamiento. Y que éste no puede mucho más que limitarse a justificar lo que ocurre en el plano de lo material.

Lo que me resulta asombroso es que un remedo del voluntarismo que se le criticó a algunos comunistas alguna vez, hoy es sostenido por gente que no tiene mucha voluntad de modificar la estratificación social que deriva del modelo de acumulación. ¿Le estará pasando algo al capitalismo, que no alcanzamos a percibir en toda su dimensión, pero que se va filtrando por las grietas y en cuentagotas?

jueves, 29 de abril de 2010

Weather Report

Clima de Corrupción
Detalles aquí

Clima de Negocios

Transcripción
Hay 15 detenidos por el caso Graiver
El Ejército dio a conocer un comunicado


El Ejército difundió una lista de quince personas que fueron puestas a disposición de la autoridad militar por estar implicadas en "actividades subversivas de trascendencia" y aunque el comunicado no lo especifica se estima que estarían vinculadas con el resonante "caso Graiver" en lo que hace al manejo de fondos de la subversión que habría estado a cargo del grupo financiero de David Graiver.

A primera hora de la madrugada de hoy fue difundido el comunicado del comando en Jefe del Ejército en el que se informa que se encuentran a disposición de autoridad militar las siguientes personas: Dante Marra, Julio Daich, Juan Graiver, Lidia Elva Papaleo, Silvia Cristina Fanjul, Lidia Catalina Gesueldi, Isidoro Miguel Graiver, Flora Dybner de Ravel, Francisco Fernando Bernárdez, Mario Antonio Aber-Cobo, Jorge Raúl Rodríguez, Ricardo Aníbal Perera, Gustavo Caraballo, Ernesto María Estrada y Ricardo Jorge Bertoldi.


Seguir leyendo aquí.

...

...

Che... a propósito, todavía estaríamos esperando conocerle la cara al Cavanagh que no es el Cavanagh que dijo que era el Cavanagh que exportaba lecheras a Venezuela sino que ahora dicen sería otro Cavanagh homónimo de este Cavanagh, por supuesto.

miércoles, 28 de abril de 2010

Amos y Señores



Sinceramente desde este blog no creemos que el "juicio público" que se realizará mañana en Plaza de Mayo sea uno con todas las garantías. Creemos que es una expresión política y no la acompañaremos.

Pero mucho menos acompañamos a quienes, considerándose beneficiarios exclusivos del derecho a expresarse consignado en nuestra Constitución, piensen que "su" derecho es superior, preferible, al "de otros".

La libertad de expresión y la libertad de reunión expresadas en nuestra Constitución, que deben ser veladas por las autoridades, están ahí para TODOS. Aunque no te guste, Magdalenita.



.

Red


Vamos a hablar de economía.
De la economía de la discusión política, si se me permite el invento. Para que nos quede en el centro del escenario la aparición de los blogs como un núcleo emisor de discursos que a su vez influyen sobre otros, cosa que tanto parece preocupar a políticos y medios de comunicación.
La percepción que Clarín tiene del “fenómeno” y que plasma en sus editoriales a través de las cuales critica a Aníbal Fernández, tal vez no responda a su mala intención.
Quiero decir, tal vez no estén mintiendo un discurso para colocar a los “blogs nacionales y populares” en un lugar que los (nos) vuelva vulnerables a la demonización pública.
Es altamente probable, a mi modo de ver, que no sepan pensar en otros términos. No mienten, sino que realmente no entienden nada del asunto.

Su percepción de los blogs tal vez no debería desvincularse de otras manifestaciones que han venido haciendo últimamente. De manera central, la “propaganda” que hacen de cada medio gráfico que decide cobrar el acceso a su versión on line. Como si esta fuera una tendencia “que se viene”, de manera inevitable.

Sus esfuerzos (porque realmente se esfuerzan en hacer entrar esa idea) se centran en la intención de colonizar comercialmente un ámbito en el que ven la posibilidad de hacer negocios múltiples, y que se les escapa en proporciones demasiado elevadas.

Ven a la Internet, en general, como un campo mercantilmente virgen. Un espacio en el que la lógica del mercado capitalista no termina de insertarse para poder abarcarlo todo. Para hacer un experimento teórico diría: tienen el berretín de poder colocarle una ortopedia "moderna" a un campo que, evalúan, necesita corrección. Un campo donde la posmodernidad ha encontrado su ámbito de realización.

Quizás estemos (ellos y nosotros) centrándonos demasiado en el tema “blogs”. Los blogs son hoy una forma. Que mañana podrá ser reemplazada por otra. O no. Lo que más probablemente por bastante tiempo no podrá reemplazarse es la comunicación descentralizada, la proliferación de emisores sin ocupar lugares en una estructura jerárquica. Y finalmente, la gratuidad recíproca (del que consume y del que produce).

Deberían saber, por un lado, que nadie encontraría nunca necesidad de pagar por algo que puede obtener sin hacerlo. Ese es el límite del mercado.
Y deberían saber también que la estructura jerárquica, la profesionalización de las voces emitidas, el control sobre los núcleos de emisión, la opinión "calificada" como resultado de la calificación del emisor se pueden poner en práctica (de hecho se ponen en práctica) pero no servirán para reemplazar una modalidad comunicativa que encuentra su razón de ser, justamente, en no seguir esos lineamientos.
Pueden intentar colonizar algunas de estas herramientas comunicativas, aún con relativo éxito en algunos espacios (ejerciendo la coerción, cuyo monopolio ya no está en manos del estado), pero indefectiblemente estarán generando algo distinto de lo que hoy ofrecen los blogs como espacio de debate político. Algo seguramente menos rico, más caro, y que seguirá dejando vacantes los mismos espacios que alguna vez dejaron los diarios.


Quién hubiera dicho, que 10 o 15 años después, la política se iba a reconciliar con el posmodernismo, después de la versión vulgar y sesgada que de él difundieron los 90?



martes, 27 de abril de 2010

Tardío



Bien alimentado, bien querido, mimado por la familia, así creció el hijo que hoy pasa de adolescente. Fue siempre el mimado de mamá. Y es ella la que hoy recurre a todos los medios para que él, el elegido, sea el que transite por la universidad sin trabajar. Medios legítimos como vender en la feria del club, cada domingo, las mantillas y los centros de mesa que todos los días teje como una oración. Y medios no tan legítimos, como separar debajo de su mesa de luz una parte de los ingresos sin que se entere el marido. Que se hace el otario, pero ya lo sabe.

La rebeldía de estos días no sorprende. Viene de lejos. El nene está enojado con su viejo. Se recluye en su habitación. Pone la música al mango. Y no le dirige la palabra. A almorzar y a cenar viene, eso sí. Y a la tardecita cuenta con la complicidad de su madre para acercarle el tradicional sanguchito completo, hecho exclusivamente con la figaza de manteca que cada mañana le compran a doña Carmen, a la vuelta.

Mamá se acuerda de la mala cara que el nene puso el par de veces que no había figaza y el sanguchito terminó hecho con el mismo amor pero con pebete.

Hace poco, el viejo anunció que le pagaba una vieja deuda a Don Francisco, usurero que es dueño de medio vecindario y al que suele encontrarse tomando cafecito en el bar de la Estación de Servicio, lugar desde donde controla con mirada celosa los movimientos de un barrio que considera propio.

En realidad el viejo nunca le pidió plata a Don Francisco. Se trata de una deuda que le cayó como herencia de un cuñado ya fallecido, un vago fenomenal que se reventó la guita en proyectos ilusos y fallidos. Y de la que se anotició un día que fue a cargar nafta para la chata: ahí se lo encontró a Don Francisco, pocos días después de la muerte del cuñado. Y, como al voleo, asumió que Don Francisco no se resignaba a participar del velatorio de la deuda como había participado del velatorio del cuñado. Sin más se la transfería al único familiar del muerto al que le veía alguna capacidad de vuelo para cancelar pendencias.

“Era tu cuñado, no?” le preguntó, irónicamente, mientras el viejo clavaba el pico del surtidor en la boca del tanque de la chata. “El hermano de tu mujer, no?” insistió, para luego responder a su propia retórica: “y bueno. Entonces su hermana se tiene que hacer cargo. Entendés?” No obtuvo respuestas y no las necesitaba. Sabía que cualquier negativa implicaba tener que cargar nafta a no menos de 30 kilómetros y una lista de inconvenientes lo suficientemente ásperos como para decir pío.

Es cierto que al viejo le daba bronca que Don Francisco ni siquiera hubiera prestado la guita en su momento. Viejo zorro, levantó aquella deuda de empréstitos del cuñado, de aquí y allá, en la medida que se hacía cargo de los negocios barriales. Así que el viejo una tarde, cuando vio cómo venía la mano, se sentó a negociar con Don Francisco y sacó la tajada que pudo. A partir de ahí tuvieron una convivencia tranquila: el viejo pagaba y Don Francisco invitaba un café.

Ahora el “nene”, como lo llamaba su mamá, se había enterado, mientras tomaba cervezas y fumaba “cositas” con sus amigos (porque el nene también tiene sus agachadas) que Don Francisco reclamaba una deuda que le había comprado por monedas a sus verdaderos prestadores.

Y le fue a plantear eso a su viejo, al borde de la indignación: los amigotes le habían dicho que la deuda que Don Francisco quería cobrar completa, la había comprado por monedas. Y que cómo era posible que su viejo pagara una deuda que había contraído el más vago de sus tíos.

-Mirá, nene- le dijo el viejo no sin antes contar hasta cien y respirar varias veces, como le había recomendado el médico –yo no sé si tu tío usó esa guita bien o mal. Yo no sé si es una deuda de juego o una deuda por un laburo honesto. Yo no sé si Don Francisco hace o no negocio con mi deuda, si compra barato y vende caro. Lo que yo sé es que ese no es mi asunto. Lo que yo sé es que tu vieja ya pagó la primera cuota, reconociéndola. Y lo que sé es que si no sigo pagando, tu vida, la de tu vieja y la mía se complican. Mucho. Y no te creas: a mí me indignan tanto como a vos las injusticias. Pero sabés qué? A diferencia tuya, tengo una familia que alimentar e hijos que criar, uno de los cuales va a la universidad. Tu vocación libertaria y tu rebeldía adolescente, la verdad, aburren.-

Herido en su amor propio, esa tarde, el adolescente entrado en años se recluyó en su cuarto con un portazo. Cada tanto su mamá le golpea la puerta para saber si está bien, si quiere un vasito de leche o unas medialunas.

Demasiado bien criado” piensa el padre cuando la ve a su mujer caminar hacia el fondo.



.

Todo político será blog


Los autores de algunos blogs renombrados escribieron una columna hoy en Página/12, con el apoyo de varios colegas. Evidentemente, cuando salieron a buscar apoyos, nosotros estábamos con el marote adentro de una bolsa de consorcio y el ruido de los colectivos no nos permitió escuchar que nos llamaban a firmar.

Pero ahora que levantamos la cabeza, nosotros especialistas en el loteo de pequeños espacios, tarde pero seguro, apoyamos la columna.

En las últimas semanas, la palabra “blog” apareció de manera desproporcionada en diarios y diversos medios de comunicación. Y eso, a quienes escribimos blogs, nos llenó de sorpresa: es como ver a un vecino del barrio en la tele. “¡Ahí está, ahí está! ¡Saludá a los pibes!”

Pero no, se trata de un nuevo fantasma que reina en algunos miedos ajenos (los blogueros K), y la suposición de que están puestos y rentados al servicio de la demolición lenta y pública de alguna figura “opositora”, de algún partido centenario, o del monopolio más grande de la historia argentina. Lejos de sentirnos como el hombrecito de la “Primavera de Praga” que con su sola humanidad quiere frenar el avance de un tanque soviético, nos sentimos como una manada de nerds con un inesperado y efímero éxito. Que así sea.

¿Acaso los blogs están siendo tomados más en serio que lo que lo hacen sus propios autores? Escribir un blog no es un trabajo, es un placer. Escribir un blog son un montón de horas improductivas al servicio de los que te leen, de los anónimos que te insultan, de los amigos que te celebran, de lectores silenciosos que sólo Dios sabe qué piensan, pero el círculo se fue agrandando día a día, hasta un límite más o menos esperable en un contexto tan amplio de disputa política. Punto. Es ocioso decir que nadie nos paga por decir lo que decimos, tal como se afirmó de un modo tajante, pero esa sospecha hace gala de un clima que también desde la intensa blogosfera se ayudó a construir. Y es en torno de esa irrupción pública que preferimos decir algo. No somos víctimas de nada, no somos vengadores anónimos, no tenemos que rendir cuentas de ética pública, pero partimos de este incipiente principio: todo lo que ayude aunque sea un poquito a hacer mierda la política... está mal. Seremos capaces de revisar nuestras acciones en virtud de ello, amigos.

Participamos de un proceso político que terminó de torcer el concepto de “periodismo independiente” hasta convertirlo casi en un oxímoron, porque ese concepto dejó de contener aquello que constituía su aura: se era independiente en torno del Estado. La “nueva independencia” o “una nueva independencia” marca su territorio en torno de poderes fácticos que ya no se identifican automáticamente al poder del Estado. El apego de determinados periodistas a la línea editorial de la empresa a la que pertenecen en un contexto de cruda discusión como el de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual ha invertido el orden: de repente un canal público aparece como espacio de resistencia en una correlación de fuerzas bastante desproporcionada frente a aquellos medios hegemónicos. ¿Qué hacen, qué tienen que ver los blogs en el medio de esto? Hacemos lo que podemos. Y probablemente la verdadera razón por la que existen muchos “blogs oficialistas”, que funcionan de manera individual, que forman sus propias comunidades primitivas, es el modo en que mucha gente resuelve una necesidad: la de decir de qué lado está, la de hacer pública una conciencia crítica y tratar de ser parte en un debate donde se debate casi todo. El hecho de que los blogs políticos que reciben la mayor cantidad de visitas diarias, comentarios y repercusión en los medios tradicionales de comunicación se definan como “nacionales y populares” pareciera ser una blasfemia digital. Pareciera que eso molesta, y mucho. Si para los analistas políticos tomados en serio por la gente que no es peronista, las personas que votan al peronismo son clientes rehenes de las dádivas que ofrecen los dirigentes del justicialismo, por carácter transitivo, aquellos ciudadanos politizados que más o menos defienden el trazo grueso del Gobierno a través de los blogs, necesariamente deben estar siendo pagados por alguien. De ahí a que algún diputado de la oposición repita la acusación, hay apenas una tapa de Clarín.

Por otra parte, sin ánimo de pisarle la pollera a nadie, llama la atención que al hablar de “los blogs” se omita deliberadamente la fugaz existencia de aquellos espacios en la web 2.0 que se identificaban con la Coalición Cívica y el PRO. Fueron un fracaso, dicho esto con el mayor de los respetos. Duraron lo que una campaña electoral, y pasaron al olvido. Pocas visitas, cero debate. La única blogósfera política en crecimiento constante fue la que hoy es etiquetada con la letra K, donde hay un conjunto de blogs (entre veinte y treinta, digamos), cuyo tráfico diario no baja de las mil visitas reales, además de una cantidad indeterminada de otros blogs, que está dando sus primeros pasos y suman otros miles más. En estos blogs se discuten y debaten algunos de los temas que en el Comité Central de la calle Tacuarí decidieron que no se hablaran más. O que se hablaran de manera diferente.

No hay secreto. Si dejás un territorio huérfano de comunicación, es de cajón que va a venir una runfla de desharrapados y te va a hacer un asentamiento gramatical justo ahí, en el descampado que provocaste. Y no hay tutía, porque una vez que tomaron la palabra, lotearon el lugar y le dieron a cada uno su lugarcito, no se van más.
Los blogs son el modo que mucha gente eligió para decir que no es inocente, que no está ajena a un proceso político intenso y de insospechado final, y donde ofrece lo único que puede ofrecer al servicio de la Nación: su tiempo y su banda ancha. Vamos a pérdida. No romperemos el cerco del anonimato ni agrandaremos nuestras cuentas bancarias. Y en esto, por ahora, somos como el cuento del japonesito preso que cocina en el barco de los aliados: estamos meando la sopa. Ni más. Ni menos.


Fabián Rodríguez (Conurbanos), Martín Rodríguez (Revolución Tinta Limón), Santiago Alvarez y Franco Vitali (Un día peronista).





.

lunes, 26 de abril de 2010

Un horror experimental



Hace exactamente 73 años se producía un ensayo general del horror. Un laboratorio donde experimentar los mortíferos métodos que los nazis emplearían pocos años después, durante la Segunda Guerra Mundial.

Unos días antes el líder de la Legión Cóndor, primo del legendario Baron Rojo que había llegado al sector “nacionalista” español hacía unas semanas, le preguntó a los españoles con los que compartía el Hotel Frontón, convertido en Cuartel General de las tropas franquistas -Ustedes saben algo sobre Guernica?- Nadie le respondió nada, ni siquiera el General Mola, a cargo de las columnas del norte.

Nadie le respondió que Guernica, un pequeño villorrio cuya población venía en aumento con el creciente flujo de republicanos que buscaban refugio en su retirada hacia el norte, era el símbolo de la identidad vasca: bajo su roble sagrado juraban sus fueros del señorío de Vizcaya los reyes de España, desde Fernando el Católico en 1476.

La única instrucción específica para el brigadier Von Moreau fue la de mantener en pie el puente sobre el río Rentería, único paso por donde podían acceder luego las fuerzas de Mola. Ese día, con una precisión quirúrgica, haciendo “planchadas” de 20 en 20 minutos, los Messermith, los Junkers y los Heikel que había enviado el gordo Goering llenaron el cielo de polvo y la tierra de sangre. Pero dejaron el puente en pie.

La orden de Hitler y von Ribbentrop a Franco fue terminante: desvincular a la Luftwaffe de todo el asunto. Negarlo hasta las últimas consecuencias. Franco recurrió a una treta infantil. El siguiente párrafo apareció en el ABC del 30 de abril:

“Guernica ya está en poder del ejército nacional. Mejor dicho está en poder del Ejército Nacional lo que quedó de Guernica, la villa que las hordas rojas en contubernio con los separatistas vascos han convertido en ruinas. Guernica ha sufrido el temporal apocalíptico de los que al huir, siguiendo órdenes precisas de Moscú, dejan el incendio y la miseria como una estela de locura (…) ningún avión nuestro voló aquel día sobre Vizcaya.”


Si la Guerra Civil española tuvo un Hiroshima, sin duda alguna fue este.

Por suerte está Picasso para recordárnoslo.



.

viernes, 23 de abril de 2010

Poli-Ladron



Dicho de otra forma, 1 de cada 4 chorros está adentro de una comisaría de la Metropolitana.

En breve cumple 90 días de vida... Rudy se les cagaría de risa, no?

Che, a propósito... dónde están las comisarías de la Metropolitana? Y la cárcel? Porque lo único que faltaría es que descubramos que los chorros están hacinados.

Gestión, gestión y gestión.




.

Crecer


Los muchachos dicen que se sienten perseguidos. Y que quieren que se los respete. Eso está bien. Es lo que pedían muchos allá por el 76, gente que colaboraba en un centro de salud barrial, en una escuelita en zona de riesgo, en una capilla, en un sindicato. O militando en un partido político. No los escucharon. No los respetaron.

Ellos, con su testimonio y con su luz personal, iluminaban la vida de mucha gente pobre y sin esperanzas. Enseñaban a leer y a escribir. Curaban alguna fiebre que no quería irse. Enseñaban la palabra de Dios. Eran, como ustedes, gentes de carne y hueso que trabajaban, estudiaban, amaban y sufrían.
Su sola presencia, sus ganas de vivir y de cambiar el mundo, la firme pero invisible estela que dejaban a su paso traía sonrisas y felicidad a mucha gente. Y afirmaban valores como la autoestima, la voluntad y la solidaridad.

Todos esos valores resultaban ser molestos para el poder dominante. Porque esos valores eran más poderosos que las armas más poderosas. Eran valores que movilizaban y lograban enfrentar al miedo o al dinero. Amalgamaban a los necesitados y los hacían sentir parte de una sociedad que hasta ese momento sólo les había ofrecido miseria y resignación.

Un día, a su tiempo, una garra sangrienta los vino a buscar. Y se los llevó.

Felipe, vas a ser padre dentro de poco. Pronto, algún día, caminado por la playa con tu hijo vas a poder entender mejor y sentir en plenitud lo que es ser padre.

Eso que sientas en esa tarde de enero, multiplicado por diez, es lo que siente un abuelo, una abuela. No hay nada más maravilloso en el mundo. Nada más hermoso que ver crecer a los hijos.

Todavía caminan en nuestro vapuleado país, madres que una noche de invierno, esperando a sus hijos con la comida caliente, nunca más los vieron regresar.

Todavía caminan en nuestra sufrida tierra abuelas que nunca volvieron a ver a sus nietos. O peor, sabiendo que existían, sabiendo que estaban firmes en el vientre de sus hijas o nueras, nunca los conocieron. No debe haber dolor más terrible que la falta de respuestas ante esa ausencia inexplicable.

Felipe, Marcela, muchachos, no hieran ese dolor, ese largo pesar de esas abuelas con argumentos capciosos que les traen en una bandeja de plata: cuando las dos primeras familias se acercaron a ustedes pensando que podrían ser ESOS que tanto esperaban, no existía la ley del banco de datos genéticos. Y el caso tuvo que atenderse dentro de la ley de adopción. Hoy, producto del incesante esfuerzo de esos abuelos, existe una ley especial para una situación especial: seguir encontrando esos nietos. Ya van por el 101.

Muchachos, no arrojen sal sobre esas heridas y aumenten la tristeza del viaje con racionalidad de pescadería: hay abuelos que hoy, 34 años después, vagan buscando sus nietos en cada joven de 34 años. Y todavía se sobresaltan cuando suena un teléfono. Comparar su sangre con dos familias o compararla con cuatrocientas, al fin y al cabo, para ustedes no cambia mucho.

A partir de ese análisis ustedes siguen siendo los mismos. Pero abren una luz de esperanza en esos abuelos. Pidiendo lo que hoy piden, que sólo se compare el ADN con las dos primeras familias, hablan de esos abuelos sin conocerlos. No saben lo que piensan. Lo que sienten. Cuáles son sus sueños. Sus anhelos. Tampoco ellos quieren sufrir más. O que los lastimen más, ni a los abuelos ni a ustedes.

Confíen en el amor de esa mamá que los adoptó 34 años atrás con tanta devoción. Seguramente, amándolos, respetó las reglas y no hay nada de qué preocuparse. Como ustedes mismos dicen, esa familia es y será indestructible, porque aquí nadie viene a destruir nada. Ni a separar. Viene a saber. A tratar de reconocer en los ojos de ustedes los ojos de aquellos.

A veces hay que poner a prueba el amor. Y hay que ser fuertes.



.

jueves, 22 de abril de 2010

Susto


El radicalismo dice que Cobos podría sufrir un atentado, y en el entorno del futuro ex-vicepresidente y ex-futuro presidente dicen que hay preocupación y miedo.

Un amigo mío sostiene que lo del miedo no es novedad. Está científicamente comprobado que el tamaño de los mofletes es inversamente proporcional al de los huevos.

Ya que dicen que nos pagan por agredirlos, les damos pasto, que es lo que hay que hacer con los burros.

miércoles, 21 de abril de 2010

Vecinos


Esta es la historia de dos vecinos.
Uno con fama de ventajero, bastante chorro, hasta estafador a veces, pedante, peleador, pícaro.

El otro, en cambio, honesto, campechano, humilde, parecía puesto a propósito ahí, tan cerca del otro, para que quedaran bien claritas las diferencias.

Una burocracia de funcionamiento bastante aceitado, aunque no identificable como grupo homogeneo, se encargó de propalar esta "verdad", más mítica que empíricamente verificable, al punto que se convirtió en una de esas premisas implícitas que subyacen a toda manifestación discursiva.

Pero...un día La Haya juzgó que el que había violado, ignorado, incumplido los acuerdos contraidos con su vecino no era el chantún, sino el honesto.

Debería servir al menos, para que algunos se dejen de joder con los ejemplos estúpidos.


martes, 20 de abril de 2010

Corso


Me encontré con un amigo, que dice haber escuchado hoy, en el programa de Juan Pablo Varsky al diputado izquierdista y ex-cineasta Fernando "Pino" Solanas, diciendo algo así como que Aníbal Fernández maneja un "ejército" de 300 pibes que se dedican a escrachar opositores al Gobierno por internet (me dijo que Juan Pablo estuvo muy bien, y por supuesto no nos extraña).

Ejército, no creo. Lo que sí parece indudable que hay, es una comparsa, con bombos, redoblantes y cornetas, transitando a contramano por la arteria principal del balero de Solanas.

Ridículo es poco, con todo respeto.


PD: ojo lo que dicen de las chicas que son amigas de mi hermana.

PD exclusivo para mi mujer: no, mi amor, no son las que fueron a visitarla el día que la ayudé con la mudanza. Las vi una sola vez, hace mucho...

Joseph


  • Pronunciar un discurso por Cadena Nacional en el que se promete ayudar a países amenazados por la ideología opositora.
  • Enviar al Congreso y lograr la aprobación de un Programa de Lealtad de Empleados Estatales, un mecanismo de delación política encubierta para identificar y castigar empleados del Estado con ideología opositora.
  • Condenar a 5 años de prisión a un diplomático de carrera, denunciándolo por espionaje ideológico a favor de algún organismo opositor.
  • Condenar a muerte en la silla eléctrica a un matrimonio, acusándolo de espionaje en temas sensibles de seguridad, cuando fue el mismo gobierno quién los promovió en el cargo.
  • Aprobar una ley contra movilizaciones y piquetes de facciones o sectores opositores al gobierno.
  • Aprobar una Ley de Seguridad Interior que crea un registro donde inscribir los nombres de cualquier sospechoso de actividad o ideología opositora para luego recluirlo en campos de confinamiento o expatriarlo, si no contara con la nacionalidad del país.
  • Desatar una “caza de brujas” entre los trabajadores y artistas dedicados a la industria cinematográfica, conociendo la importancia que el cine tiene como creador de opinión e ideología.
  • Emitir 41 citaciones a profesionales de los medios para comparecer ante el Comité de Actividades Antinacionales.
  • Crear una lista negra, conteniendo 324 nombres de personas a los que no se les permitirá trabajar en cine, radio o televisión.

Esta lista de acciones bien podría confundirse con los lineamientos básicos de un plan de acción implementado por algún régimen ultra-totalitario, de los varios que sufrió la humanidad a lo largo de la historia: por ejemplo un programa de gobierno del partido nazi en el poder, o un listado de actividades del soviet supremo durante el gobierno stalinista, o un lineamiento de actividades del pinochetismo chileno o la dictadura procesista argentina.

Sin embargo, el listado enunciado ocurrió de manera efectiva en la democracia más importante de la Tierra entre 1947 y 1954, durante el mandato senatorial de Joseph McCarthy al frente del Comité de Actividades Antiamericanas.

El comunicado de ADEPA del pasado 17 de abril es un nuevo paso en la instalación y profundización de un clima de persecución e intimidación del gobierno hacia la prensa “independiente”, clima promovido por los sectores oligopólicos mediáticos que ven afectados sus intereses con la puesta en vigencia de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Y a partir de una exitosa reunión bloguera (exitosa por las empanadas, digo) se adiciona a ese clima la insurrección foquista de una horda de blogueros ultrakirchneristas que, a imagen y semejanza de la fuerza mediática chavista, colaboran activando un terrorismo mediático insoportable.

ADEPA, un brazo corporativo y orgánico de los propietarios de la prensa concentrada, hace expresa referencia durante el comunicado a tres hechos que sindica como autoritarios y reprobables. Me detengo en uno de ellos: Fernando Bravo es víctima de una agresión callejera cuando salía de una conferencia de prensa. Le toca en suerte pisar avenida Corrientes en el mismo momento que las columnas de gente en apoyo de la ley de SCA se concentraban frente al palacio de justicia.

Un grupo de transeúntes lo identifica y lo agrede verbalmente. Le gritan los clásicos calificativos que usamos los peronchos cuando alguien no sabe la marchita, durante un par de cuadras, mientras Fernando esquiva la multitud fungiendo el uso de su celular y apurando el paso. Ni una sola agresión física. Fernando estaba en el lugar incorrecto en el momento incorrecto.

Fernando Bravo.

En qué cartel aparece la cara de Fernando Bravo con la boca tapada por un billete de dólar?

En qué pegatina aparece la cara de Fernando Bravo entremezclada con la de otros “notorios” periodistas del grupo Clarín?

Fernando Bravo era el que conducía “Sabados Gigantes”?

O es el que promovió a Tinelli hace 20 años?

Cómo es posible que la gente identificara a este “infame traidor a la patria” y la emprendiera contra él?

Responder a estas preguntas lleva a la superficie una nueva perspectiva sobre el asunto. Veamos.

Fernando Bravo conduce un magazine radial vespertino en Radio Soja (590 kHz) después del programa de Víctor Hugo Morales. Ayer, durante “la pasada” (esos minutos en los que ambos charlan al aire amablemente) pude conocer con mayor detalle los hechos que Fernando denunció en su propio programa, previamente (ninguna denuncia judicial ni policial a calificativos como "vendido" o "gorila", naturalmente).

La profundidad y acidez del discurso opositor de Fernando Bravo en ese programa, básicamente de entretenimientos, es floja. Cercana al discurso de Nicole Neumann. Su clímax antikirchnerista lo encuentra en las columnas de Alfredo Leuco. Debe ser un programa con poca audiencia (el horario, los protagonistas, la temática, en fin).

Y sin embargo algunos "activistas" lo identificaron. E hicieron su catarsis (hubiéramos preferido la lisa y llana indiferencia, le hubiera dolido mucho más. Pero vio? Quien controla a las hordas desatadas?).

Quienes marchan por la ley, quienes se reúnen en Plaza de la República saben bien lo que quieren.

Y tienen la lucidez de identificar un opositor mínimo y echarle un par de puteadas. Quienes preparan un afiche con la caripela de Tenembaum y un billete de dólar tapándole la boca, tienen un mínimo sentido del sarcasmo y lo ponen en práctica. Quienes imprimen un coloradito satisfaciéndose con un clarinetín son gente lúcida y atenta que pelea por lo que creé justo.

Gente incapaz de inhibir el paso de una ambulancia en emergencia mientras se corta una ruta y permitir una muerte. Gente incapaz de atribuirse el papel de policía y requisar el contenido de la carga de camiones al costado de una ruta.

...

Fernando Bravo.

...

Maccarthismo con Fernando Bravo.

No jodamos.



.

lunes, 19 de abril de 2010

Desfiladero



Empujan a Fellner a una decisión en las próximas horas: aceptar un proyecto de ley con una media sanción de Senadores de constitucionalidad dudosa. O negarse a recibirlo, una opción cuya validez es de constitucionalidad tan dudosa como la aprobación a empujones, entre gallos y medias noches, forzada por el Mariscal Morales y el Brigadier Sáenz.

Todo un desafío, tratándose de una derogacion del artículo de una ley que modifica a esta de manera tal que es derogacion de artículo pero modificación de la ley (siendo en este sentido crítico interpretar si es derogación o modificación para poder encuadrar el caso en el artículo correcto de la Constitución).

Desde estas humildes páginas le sugerimos a Fellner nuestra receta, siempre muy sui generis: recibir el proyecto que viene del Senado y, dadas las circunstancias, presentar a la Corte Suprema de Justicia un recurso de interpretación a través del cual se le solicite a ésta su interpretación sobre el asunto. Algo de un estilo similar que el recurso que iba (ya no) a presentar De Narváez para tener aval para su candidatura a presidente. En tanto, avanzar en los procesos normales de ese proyecto en Diputados, mientras la espada de Damocles judicial ya pende sobre ese proyecto.

Lo que está más que claro es que la Presidente no puede vetar algo que podría ser ilegal, ya que haciéndolo convalida un procedimiento inconstitucional.

Lamentablemente y otra vez, la jauría sedienta de sangre kirchnerista que se autodenomina Grupo A, empuja las cosas hacia el arbitraje judicial. Si nos remitimos a los últimos resultados, tenemos una Cámara de Apelaciones que avaló el decreto por uso de reservas (y no fue apelado), tenemos que Mercedes es Presidente del Banco Central y, más temprano que tarde tendremos que la ley de servicios de comunicación audiovisual será constitucional y legítima.

Mal récord para el Mariscal Morales que si sigue por esta vía, pronto podría ser víctima de sus propios congéneres, forzados como están por el Grupo Clarín a cazar en breve una presa kirchnerista o en su defecto a dedicarse a la opositorfagia.


.

La asignación y los colegios religiosos.


En este blog, particularmente quien les habla (para no decir "yo" que según me dijeron, queda feo), no simpatizábamos mucho con la idea de subsidiar universalmente para combatir la pobreza.

Teníamos la torpe superstición de que se podía racionalizar recursos, que se podía focalizar la inversión, de modo que se generaran condiciones tales que hicieran de los subsidios, en el mejor de los casos, ayudas perentorias.

El peligro del subsidios, pensaba, es que se vuelva imprescindible, que se perpetúe.


Resulta que un día salió por decreto la asignación por hijo, y para honrar el cheque que nos llega (con la plata de los jubilados!!!), tuvimos que volcarnos a ensayar argumentaciones creíbles en favor de la medida.

En realidad (para ser sinceros), el proceso fue un poco más complejo. Algunos rostros de felicidad nos conmovieron.

Pero, sobre todo, nos encontramos con la satisfacción intelectual de creer haber entendido realmente por qué la asignación por hijo era una medida de justicia a la que había que defender.


El punto estaba en que era la ampliación de un beneficio que cobraban los hijos de los asalariados, y que como tal, debía extenderse a los hijos de aquellos que trabajn en negro, o no trabajan. Siendo como es, un beneficio para los chicos, era injusto que el factor de discriminación fuera la situación laboral del padre. Si hasta los que ganan 10 lucas cuentan con mecanismos para desgravar ganancias.


Y hoy nos encontramos con la nota de Clarín, en la que se dice que en junio se le quitaría la asignación a todos los chicos hijos de desocupados, subocupados o empleados en negro que vayan a colegios privados (por lo general católicos).

La verdad, no sé cuál es el justificativo real. Si es por justicia distributiva, quiero decir, si es para no subsidiar a los hijos de familias "pudientes" que mandan a sus hijos a colegios privados (con cuotas de entre 70 y 140 mangos), tengo una lista larga de recursos que podrían derivarse a la atención de gente más necesitada que la que los recibe.

Hay una lista extensa de recursos que el Estado pone directa o indirectamente en el bolsillo de familias con poder adquisitivo mayor que la parejita de repositor de supermercado chino y empleada por horas que mandan al hijo mayor al colegio de curas del barrio. Por ejemplo, varios de los que pueden desgravar ganancias, o directamente tienen excenciones.


Supongo que, por lo dicho, la hipótesis de la "justicia distributiva" estará descartada.

Queda la "cultural". Hay que castigar a aquellos padres que educan a sus hijos en las fuentes del "opio de los pueblos"? Hubieran avisado que éramos marxistas. También habría un par de prioridades para armar una lista de tareas pendientes...


Espero, sinceramente, al punto de pedirle ayuda a San Benito, que esto no sea otra cosa que una operación de Clarín.



sábado, 17 de abril de 2010

Lodo



Enlodar: tr. Manchar, ensuciar con lodo. tr, manchar, infamar, envilecer (RAE)

Murmurar: intr. coloq. Conversar en perjuicio de un ausente, censurando sus acciones.

Difamar: tr. Desacreditar a alguien, de palabra o por escrito, publicando algo contra su buena opinión y fama.

Calumniar: tr. Atribuir falsa y maliciosamente a alguien palabras, actos o intenciones deshonrosas.
Expresión "calumnia, que algo queda": para comentar sentenciosamente que siempre permanece algo de la falsedad divulgada con mala intención.

Clarinetear: tr. Presentar datos o información con la intención deliberada de quitar el foco de una persona, conjunto de personas u organización sospechosa de un delito, convirtiendo a la víctima del mismo en sospechoso cuando no directamente en culpable, utilizando para tal fin palabras, descripciones o nombres que propongan una connotación negativa (e.g.: montoneros, la guita del secuestro, Gelbard, subversivos, etc.)

Conjugación:
Clarineteo
Clarineteas
Clarinetea
Clarineteamos
Clarineteais
Clarinetean



.

Se busca



Se gratificará cualquier información tendiente a dar con el paradero de una foto, imagen bmp, jpg, tif, captura de pantalla o cualquier registro gráfico de las caripelas de los conductores periodistas Blanck y Van del Kooy, durante la emisión del unitario de ficción "Código Político" del pasado miércoles, exactamente en el momento en el que la cámara los enfocaba mientras escuchaban al Licenciado Carlos Escudé hacer su defensa in límine del modelo de desarrollo con inclusión social y relaciones carnales con el negrito Obama que nos gobierna.

Aprovechamos esta oportunidad para darle una calurosa bienvenida al compañero Carlos, que engalana nuestro proyecto nacional y popular con esa barba tan, tan... tan marxista-populista

Y agradecer al CEMA por la incesante provisión de valiosos cuadros que nos allanen el camino hacia la patria socialista. Qué sería de nosotros sin la existencia de ese think tank (se escribe así?)




.

viernes, 16 de abril de 2010

Senador Carlos Menem


"Mi universo de pensamiento ha sido abolido. No puedo pensar más. En lenguaje “de monaguillo” recen por mí”, Louis Althusser (frase citada por Artemio y repetida por toda la blogósfera)



La década del 90 nos dejó un lastre. Discreta, casi secretamente. Mucho más difícil de conjurar, de evacuar, que cualquiera de los que tan evidentemente se nos muestran (qué se yo, contratos del Estado con las privatizadas, pobreza de tipo estructural, stock de deuda pública enorme, concesiones a las mineras con duración contractual sideral).
No, no es Menem. No es culpa de Menem, esta vez.
Es el horror por Menem. Esa manía de verlo como un cuco al que hay que huirle. La costumbre de llamarlo "la rata". En definitiva, el no saber hacernos cargo de lo que fue, y por qué fue. Martín lo dijo hace un tiempo muy bien, como siempre (lo siento, no encuentro el post).


Pero hoy leemos a nuestro a esta altura amigo Tenembaum, en El Argentino y nos damos cuenta que algunos siguen sin entender.
De la discusión sobre la legitimidad de la votación sobre el impuesto al cheque, ni una palabra.
Ernesto Tenembaum, que es víctima de una patología, que consiste en no poder exorcizar el rencor contra un presidente que no fue como a él le hubiese gustado que fuera, no encuentra más remedio a su desorientación, que tirarle al Gobierno con Menem por la cabeza.
No sabe pensar estos tiempos. Lo confiesa, queriendo disimular con una ironía, que es más impotencia que otra cosa. Sus categorías de pensamiento no le sirven.
Y entonces, agarra a Menem. Al Menem senador que juega la propia, que odia a todos los “boludos” que tiene sentados alrededor y que disfruta solamente con hacerlos transpirar un poco. Se agarra de ese Menem para desacreditar al Gobierno y sus acciones. Por ahí cree que encontrará eco. “Si Menem fue funcional a la aprobación del pliego de Marcó del Pont, entonces a alguien le podrá parecer que dicha aprobación es una porquería (igual que el Gobierno, por supuesto)”. Con ese atraso infantil piensa Tenembaum hoy.
Sabés qué, Ernesto, ya no le tenemos miedo al Senador Menem. Es un "hombre de Estado". Es un Senador de la Nación elegido por el voto popular, y está allí, para votar con la oposición como lo hizo con el Impuesto al cheque (voto que sirvió para que la oposición se imponga ajustadamente), o cuando se repartieron las comisiones, o para no sentarse a dar quórum, como hizo otras veces, o para abstenerse en el pliego de Marcó del Pont.
Aprendan a digerirlo. Dejen las chiquilinadas y háganse hombres de una buena vez.
.

Un pingüino



Asumió la presidencia un par de años después del punto cuspidal de la crisis económica más profunda de su país. Un periodista le hizo a un reconocido economista en aquel momento, una pregunta sencilla: “Hubo una crisis más grave que esta?”. La respuesta de ese economista keynesiano fue breve y contundente: “Si. Se llamó Edad Media y duró 400 años.”

Su misión fundamental, apenas accedió al gobierno, fue la de recrear la credibilidad popular en las instituciones democráticas. La crisis no sólo hacía estragos en los salarios, los índices de trabajo y el tejido social. Los principales riesgos se centraban en la disolución nacional o en ingresar en un proceso totalitario (como amenazaba ocurrir en otros países).

Su esposa tuvo un papel central tanto en la campaña electoral como en la presidencia. Y no sólo en términos de la necesaria contención personal y afectiva sino como cuadro político, dirigiendo a la población inflamados discursos que hacían eje en la necesidad de recuperar la autoestima nacional y desde allí volver a la acción.

Los primeros 100 días de gobierno fueron cruciales en su gestión: a lo largo de los mismos tomó decisiones a través de las cuales le hizo ver al pueblo que el pasado estaba muerto y enterrado. Que un nuevo paradigma comenzaba.

Pero sus primeras medidas encontraron rápidamente la oposición de la Corte Suprema de Justicia, cuyos miembros habían sido nombrados mayoritariamente en la década previa. En sus primeros 4 años de gestión recibió más rechazos judiciales que los 160 años previos.

El hombre se las ingenió, no sin esfuerzo, en lograr consensos legislativos que apoyaran sus medidas políticamente. Más adelante inició la estrategia de renovación de los miembros de la Corte Suprema, con éxito.

El centro neurálgico de su política de resucitación consistió en aplicar un descomunal aumento en la inversión en obra pública. A poco de iniciarse su gobierno, 4 millones de trabajadores le ponían el cuerpo a 400 mil proyectos mayores y menores a cargo del Estado. El área elegida como simbólica para dicha inversión estaba en generación y transporte eléctrico.

En los primeros 4 años de su gobierno el volumen de la cosecha agrícola creció un 55%. Pero las actividades estrella durante su primer mandato fueron la automotriz y la textil.

Estimuló la negociación colectiva de salarios y recreó como nadie al movimiento sindical.

En el mercado interno impuso un sistema de precios de referencia que si bien no eran obligatorios, el hecho de no seguirlos por parte de las cadenas productivas implicaba sufrir un sistema de castigos tanto tributarios como comerciales.

Al principio de su mandato, la oposición calificaba sus iniciativas como un “socialismo encubierto”.


Evolución comparada de los PBI
(precios constantes/frecuencia anual)
de las administraciones respectivas.
(click para agrandar)


A diferencia de otros pingüinos, aquel tenía una política de comunicación amplia y compleja cuyo principal hito fueron sus 30 "Charlas junto al fuego hogareño" que se transmitían radialmente en cadena a todo el país.

Gobernó durante 4 períodos presidenciales consecutivos y sólo sus problemas de salud le pusieron fin a su administración.

jueves, 15 de abril de 2010

Aníbal y los blogs

La tapa de Clarín disparó un montón de intentos por dilucidar de qué se trata, al menos una parte, esto que algunos llaman "movimiento bloguero".
No voy a poner links, por fiaca.

Pero siguiendo con la línea, voy a analizar una de las cosas que dijo Aníbal Fernández en la reunión del último sábado.
Nos contó, casi como un anuncio, que en breve salía el "blog de la presidenta", fuente de la cual nosotros, los blogueros k, podíamos nutrirnos para nuestras publicaciones.
Con la falta de oportunidad que me caracteriza (a la que arrastro en esta vuelta a Contradicto) paso a comentar algunas cosas que me harán inmerecedor de las dádivas y prebendas que el Jefe de Gabinete estaría repartiendo entre la tropa cyber-militante (con la plata de los jubilados!!!!). Igual, mucho no me pierdo, porque con lo dormido que soy, seguro que alguno me caminaba y a mí no me llegaba un mango.*

Aníbal, creo, analiza el fenómeno (un poco petulante el término, no?) con categorías que no me parecen aplicables en este contexto. El blog de la Presidenta está fenómeno si lo quieren hacer, pero es uno más, igual que cualquiera. Digo, por ahí en un futuro puede convertirse en un sucedáneo de Telam, no sé.
Pero si algún valor tienen los blogs es el de no ser propagandísticos. Ese es el valor agregado. Es este permitirnos contradecir a nuestro financiador.
Hay un error en el que caen algunos, que consiste en pensar que los 200 tipos que nos reunimos el otro día somos un ejército militante que salimos a dar una pelea contra no sé quién.
Lo menos valioso que podemos hacer los que estuvimos allí, con el blog de la Presidenta, es copiarlo. Y, hasta por ahí peor todavía, asumir la disciplina marcial en nuestros comportamientos. En mi caso, personalmente, creo que el blog de la presidenta me puede aportar tanto como las notas de Van der Kooy.
Tal vez tendríamos que rendirnos, y aceptar finalmente que todas las giladas que desparramaron los posmodernos, encuentran un ámbito en que más o menos se cumplen.
Acá, cualquiera discute con cualquiera, de igual a igual. Los que tienen apenas la primaria completa ponen en duda los postulados de un master en Harvard. Acá los títulos no valen. O al menos se revalidan en el fragor de las módicas contiendas discursivas. Acá, los alineamientos son heterogéneos. Un día coincidimos, de golpe, con un tipo con el que parecía imposible que algún día coincidiéramos. Y nadie te corre con el archivo, porque se acepta cierto "panquequismo" como síntoma de sensatez.
En entender esta dinámica, tal vez, está la clave de la perdurabilidad. El que se dedique a reproducir discursos homogéneos, se va a terminar aburriendo.


*Hablando de eso, Conurbano, está todo el mundo diciendo que hay guita, que Aníbal pone la de "nuestros impuestos". Viejo, a mí me hicieron pagar las empanadas y la cerveza, puse una contribución voluntaria (mientras dos muchachos bastante fornidos me miraban, supongo que eran la custodia de la alcancía), y no me dieron ni para la nafta por llevar las empanadas de Villa Ortúzar a Patricios. Así, el "movimiento bloguero" se rompe.

miércoles, 14 de abril de 2010

Red Pill



“Sé que estás ahí afuera. Ahora puedo sentirte.
Sé que tenés miedo… tenés miedo de nosotros.
Tenés miedo del cambio. No conozco el futuro.
No vine a contarte como termina.
Vine a decirte como va a empezar.
Voy a colgar este teléfono, y luego
voy a mostrarle a estas personas lo que no querés que vean.
Les voy a mostrar un mundo sin vos.
Un mundo sin reglas ni control, sin fronteras ni límites.
Un mundo donde cualquier cosa es posible.
A dónde vayamos desde allí es una elección tuya.”

Palabras finales de Neo en el filme The Matrix
(1999)

El augurio chino es efectiva y felizmente, cierto. Vivir tiempos interesantes es un pequeño placer cuya experiencia es difícil de transmitir a quienes no logran apearse al tranvía imaginario desde donde nuestra acalorada imaginación convierte sucesos menores en la última bolilla de "Historia Argentina Contemporánea" de nuestros nietos.

Tuve una abuela muy “cojonuda” que fue la primera en montarse en una moto allá por los 40 en su pueblito provinciano y soporífero. Había que verle el látigo brillante de los ojos en sus últimos días, cuando recordaba con detalle las cuadreras que surgían contra esos criollos orgullosos y el apero resplandeciente de sus caballos en la pulpería. Ojalá muchos de nosotros tengamos la oportunidad, ese brillo en los ojos y las capacidades inmaculadas, para contar a quien esté ahí para escucharnos, una y otra vez, cómo es ser parte de una pequeña revolución. No es poco.

Por estos días, mientras se acerca la semana del Bicentenario, pensaba que comparto con los revolucionarios de mayo una intersección emocional ínfima, plena de alboroto y confusión pero también de íntima convicción de que algo está cambiando y empiezan a verse luces que entran por las fisuras que se abren y socavan la Matrix, que no ha dudado un ápice en ofrecer en sacrificio su “credibilidad” en el altar del status quo.

Cómo habrán sido de tediosos aquellos días que iban desde la infancia de nuestros libertarios, en 1760 ó 1770, hasta la llegada al Río de la Plata de los primeros rumores convertidos luego en información cierta sobre los sucesos de París, quién sabe cuánto tiempo después de aquel 14 de julio.

Cómo habrán sido de oscuros los tiempos en los que la Matrix gozó de libertad impune para moldear y tornear a discreción el barro en que luego iba a fraguarse el sentido común de los argentinos.

No sé si estoy contento con las administraciones de Néstor y Cristina Kirchner. Pero no puedo dejar de adjudicarles un papel protagónico en la chispa que inició una deflagración que no sabían como terminaría. Y que aún no saben. Aunque ya avizoran. Eso requiere de una cuota de valentía que no hemos visto en los presidentes democráticos posteriores a la dictadura. Quizás por esa valentía y no por una bolsa llena de reclamos estoy de este lado.

No escribo estas líneas desde un infantil orgullo gatillado por una título de tapa o una mención en una patética (podrán alguna vez remontar el precipicio que impone este adjetivo?) editorial de la Matrix, que nos vehiculiza en su inexplicable obstinación en horadar al gobierno, o un reportaje en un matutino radiofónico a un compañero de trayectoria, o la visita de funcionarios encumbrados a una reunión gremial. Lo hago enancado en la confirmación materializada el pasado sábado de que el fenómeno crece. Salvaje. Irracional. En volumen. En calidad. En efecto.

Con divergencias basadas en nuestra propia, feliz, naturaleza humana: evaluando articulaciones internas, desechándolas, dándole rienda suelta a nuestros egos vitalizados, embozándolos, anteponiendo el prurito ideológico o, como me tocó expresar en mi oportunidad, identificando que el factor común en el clivaje que debemos proponer y que más nos amiga con los recién “despertados” es (continúa siendo) el viejo, el ajado y polvoriento “Liberación o Dependencia”.

He sido testigo de cómo se propalan ediciones de videos y audios en medios masivos que tuvieron origen en blogs a cuyos autores trato de che, de vos.

He visto a un magistrado superior recular en su malicia matinal y displicente frente a la recusación pública de un tipo con el que compartí empanadas y cerveza.

He escuchado de una bella boca de periodistas con alta visibilidad, que aportan en programas cuya paradoja operativa reside en ser tan escuchados como menospreciados, argumentos que yo mismo he escrito y que todavía están calientes en este blog.

No puedo más que sentirme parte minúscula del percutor que detona fisuras irreversibles en la Matrix.

Me causa regocijo que muchos esta misma mañana, en los bares, en los cafés, en las oficinas, en las mesas de producción de las radios, en locutorios, sientan latir adentro una duda que crece y embota los sentidos, mientras sus ojos recorren las letras de molde (o de videograf) de las distintas versiones de la Matrix: cuánta de esta mierda será verdad? cómo separar lo fresco de lo podrido? Cuánto pescado habré ingerido y cuánto en franca descomposición?

No quiero la guita del gobierno. No quiero su tecnología. No quiero sus clones. No me den ese jarabe.

No somos “la verdad”. No somos una nueva realidad, distinta, que se manifiesta como revelación.

Prefiero hacer mías las palabras de Neo.

No vine a contarte como termina. Vine a decirte que recién empieza. A dónde vayamos es una elección tuya. Es una elección mía. Es una elección nuestra.

La pastilla azul hará que te despiertes dentro de un rato y creas que todo esto fue un sueño.

La pastilla es la roja. Bienvenido.



.

Todo no se puede


Hoy, en Crítica se publica esto. Una nota que me pareció bastante equilibrada y completa.
El otro día conversábamos el tema con Luciano (con el sesgo intuitivo característico de mi parte, sin rigor científico).
Hoy vemos la preocupación que manifiestan algunos sectores productivos por la paridad cambiaria.
La relación inflación-tipo de cambio es muy compleja, es sabido.

Y en definitiva, siempre volvemos al mismo punto: un modelo de acumulación que resiste los cambios, las "intromisiones", con variados instrumentos. Esto no significa adoptar la posición extrema de culpar a cuatro o cinco personas mal intecionadas por las cosas que pasan (pose que a veces adopta el Gobierno).

Trato de explicarme: ¿Querés "forzar" la competitividad de sectores sin ventajas comparativas? Ahí aparece la inflación, como resistencia del modelo de acumulación de capital. No por decisión de 4 o 5 tipos que se "oponen" a tus políticas. Es una respuesta sistémica (en la cual, por supuesto, los 4 o 5 tipos participan, pero la situación no se reduce ni a palos a las conductas de estos señores).

Así, podemos decir que, igual que las tácticas en el fútbol, las políticas económicas son una "manta corta" (no soy muy original). Cuando te tapás la cabeza, te destapás los pies, y viceversa. Y entonces, si está entrando mucho "tornillo" por el lado de los pies, es conveniente destaparse un poquito la cabeza e ir corriendo de a poco la manta hacia abajo.
Quiero decir: no atarse al uso de herramientas, como si se tratara de dogmas. No defender la devaluación o la anti-devaluación con fuerzas que excedan la evaluación de una coyuntura. Las circunstancias pueden cambiar, y los posicionamientos también.
Sin perjuicio de lo dicho, también habría que dejar en claro algo. No sería muy prolijo que quienes, durante la "crisis Redrado", se llenaron la boca con la "defensa de la moneda", hoy se sumen al lobby devaluacionista.
Es una u otra. Todo no se puede tener.


PD: y si Kirchner compra dólares, no van a decir que lo hizo usando información preferencial. El lobby es abierto. Hasta mi abuela se enteró que se están iniciando las presiones para que suba el dólar.

Varas para medir



Fuerte repercusión tuvo anteayer la solicitada cuyo facsímil inaugura este post, publicada en la página 11 del políticamente correcto Washington Post. La onda expansiva alcanzó a los principales medios escritos (o sus correlatos online) locales: gastronómicamente a Clarín, siempre asépticamente a El Cronista, maliciosamente a La Nación y Perfil en Buenos Aires y a varios diarios del interior e internacionales.

Esperamos una repercusión similar en dichos medios por la foto en TAPA (click para agrandar) del mismo matutino, en su edición de ayer, no ya paga por una ONG sino parte de la decisión editorial del diario.



Eso sí, guarda que la noticia podría ser lo cariñoso que se pone Obama con el premier japonés, o la diferencia de altura con Lula, o la longitud de brazos de la Merkel...

Che, arriba dice “esperamos” como quien dice “ojalá me saque el loto”, se entiende?

martes, 13 de abril de 2010

Las 7 Diferencias


Otra genialidad de nuestro equipo gráfico...

No, no cuente la cantidad de sobrecitos de azúcar. No sea nabo.




.

No llores gotas en el océano, Greenpeace


El texto de la solicitada que regocija a los medios patéticamente opositores esta mañana hace referencia al peligro que implicaría para los glaciares patagónicos y las reservas de agua dulce locales, la instalación de la planta de carbón en la localidad de Río Turbio, en el suroeste santacruceño.

Conceptualmente no es incorrecto relacionar una situación de riesgo para el agua dulce (y los hielos) con la emisión de CO2 de las plantas de carbono, pero como esa relación es algo compleja, nos proponemos tratar de despejar dudas en los próximos pocos párrafos.

La energía que le da calor al planeta Tierra proviene básicamente del sol. De todas las radiaciones que emite el sol sobre la Tierra, la radiación infrarroja es la que provoca efectos directos sobre la temperatura (la misma que hace funcionar al microondas o al control remoto del tele). La superficie del planeta recibe una dosis de aproximadamente el 50% del total de esa radiación infrarroja, otro 28% es reflejado al espacio exterior (en un proceso lo suficientemente complejo como para volver este post muy aburrido) y el porcentaje restante queda “atrapado” en la atmósfera, cuya composición de gases asentados en estratos le permite retener una dosis del calor y llegar a un estado de equilibrio bastante complejo que para nosotros, seres vivos sobre su superficie, se traduce en una temperatura aceptable.

Cada uno de esos gases que componen la totalidad de la tropósfera (un lugar intermedio de la atmósfera donde tienen lugar esos intercambios de equilibrio) tiene propiedades específicas respecto del calor: están los que lo retienen y los que lo transmiten con mayor (o menor) facilidad. Los primeros, al retener mejor el calor, causan un efecto inevitable de aumento en su temperatura y en la de su entorno: el vapor de agua (las nubes, sí), el metano (ese noble vaporcito que emana de la bosta de vaca en las bucólicas mañanas campestres), los clorofluorocarbonados (prohibidos en la climatización y en los aerosoles por su efecto pernicioso sobre el gas ozono) y el dióxido de carbono, entre otros, son los más importantes.

En rigor este último, el que emana de una planta de carbón como la que se instalará en Río Turbio y de la mayoría de los procesos industriales a lo largo del planeta, si bien no tiene un efecto unitario tan importante, padece una contra: es el protagonista central de las grandes emisiones artificiales que nos acompañan desde el comienzo de la revolución industrial y que han ido creciendo sensiblemente. Además de haber ido alterando aquel natural equilibrio troposférico que mantenía la temperatura media atmosférica en 14 grados y que hoy está en ascenso (hay discusiones sobre este tema que nosostros por ahora soslayaremos).

Esos gases combinados forman lo que se denomina efecto invernadero en referencia a ese artificio humano de aumentar la temperatura media de una huerta cubriéndola con una película de nylon que permita el ingreso de infrarrojos pero que les dificulte la salida. Que es lo que hacía mi abuelo, sin saberlo.

Debe entenderse, de cualquier manera, algo sustancial: el efecto invernadero que se discute a nivel planetario no puede producirse en áreas puntuales debido a emisiones puntuales como deliberadamente deja traslucir la solicitada bajo discusión. En el efecto invernadero, los gases perjudiciales emitidos en un punto deben llegar a su lugar de equilibrio en la tropósfera, unirse con los emtidos en otras regiones y países y aumentar el tamaño del estrato que modifica las condiciones de equilibrio y que aumenta la temperatura media, provocando un derretimiento de hielos milenarios tanto en el Glaciar Perito Moreno como en Alaska.

Se trata de un efecto verdaderamente global y que concierne a toda la humanidad. Asignarle responsabilidad a las emisiones de la futura planta de Río Turbio sobre derretimientos del maravilloso glaciar Uppsala y consignarlo en un diario norteamericano aprovechando una coyuntura, no es más que un nuevo golpe de efecto de los que Greenpeace sabe como administrar.

Para asignarle la correcta dosis de responsabilidad relativa a la planta proyectada en la Patagonia respecto de la desaparición del glaciar Spegazzini, conviene buscar en el siguiente gráfico una franja verde encima de la bandera argentina, que representa las emisiones proyectadas anuales para la planta en discusión.



Quien suscribe está de acuerdo con muchos de los puntos mencionados en la solicitada, la investigación de nuevas y más limpias fuentes de energía, en especial de origen eólico, maeromotriz o solar. Y que aportaría valor que Greenpeace proponga cómo reemplazar los 240 MW constantes previstos a un costo de 1.4 millones de dólares el Mega. Lo que le parece una demasía es que una organización de origen y fondos no del todo claros pretenda erigirse como autoridad moral sobre los recursos energéticos de los que dispone un país y vete proyectos autónomos, soberanos y de muy baja escala cuando una de las cuestiones centrales y críticas del problema reside en el consumo de los países desarrollados (la distorsión que torna no identificables a las banderas de las primeras barras del gráfico anterior es sólo una metáfora de la realidad que enfrenta esta problemática).

Debemos recordarle a Greenpeace que si extendiéramos la tasa de consumo energético de los 300 millones de habitantes del pueblo norteamericano al resto de los 6 mil millones que hoy caminan el planeta, necesitaríamos por lo menos dos planetas extra para extraer los recursos.

Y nadie hace nada!!!




.

lunes, 12 de abril de 2010

Arrésteme, sargento



Podría venirse otro empujoncito a las crecientes mediciones de imagen positiva del oficialismo.

Habría, eso sí, que tirarle unos mangos y dejarse maltratar, golpear y sangrar si es necesario ("prepará la bolsa de hielo y dame acá, que es el perfil que menos me favorece") por el cabo de la Policía Federal al que le toque la bochornosa tarea de sentar de prepo un Pichetto, un Filmus, en su banca senatorial el próximo miércoles.

Porque parece que esa es la forma de concebir la política y construir mayorías que entiende el grupo A ("héroe úuunico, salvaador de la paaaatria" cantaba Alfredo mientras presentaba a Gilberto Manhanttan Ruiz).

Dejarlos ir para el lado que corren, el del republicanismo y la institucionalidad, llenar la Cámara Alta de oficiales azules que agarran a los Senadores de los hombros y los empujan contra el fondo de la silla donde reside el contacto del dispositivo electrónico que marca su presencia y habilita el quórum; obligarlos a punta de pistola a sacar la llave personalizada para activar el módulo de votación y pegarles con la cachiporra en la nuca cuando, en el uso de la palabra, reclamen una cuestión de privilegio .

Solo un mínimo sector social fácilmente caracterizable por su acomodado nivel social, el estratosférico monto que pagan por la amarra en la que guardan el yate y la bronca por haberse visto inhibidos de votar a Luis Patti en las últimas elecciones puede interpretar semejante escenario como favorable a la oposición.

Debería atenderse, por cierto, el único caso en que semejante medida podría conducir a una confusión: alguien deberá informar al cabo que traslada al senador y ex presidente riojano que el lugar de destino es Irigoyen esquina Entre Ríos y no la dirección de la Cámara Federal de Córdoba, donde también lo esperan, pero para otra cosa.

Creemos que todo esto no va a ocurrir.

Y nos parece una verdadera lástima.



.

domingo, 11 de abril de 2010

El federalismo, según Rodríguez Saá

Está instalado el debate sobre la coparticipación federal.

Está instalada, más bien, la idea de que el Estado Nacional recauda un amplio caudal de recursos, de los cuales solo coparticipa una parte pequeña.

Más allá de lo que se coparticipa por ley también hay que decir que los recursos que el Estado Nacional no coparticipa los gasta en el ámbito nacional. Es decir, las provincias (digamos, de paso, que la CABA tiene estatuto de "casi" provincia, de municipio con privilegios, lo cual la hace entrar en la repartija coparticipativa).

Entonces, cuando se habla de fortalecer el federalismo mediante el incremento de fondos coparticipables lo que se dice veladamente es: no que haya más recursos para las provincias, sino para los gobernadores.

Gobernadores que, en algunos casos, quieren tener la ventaja excesiva de poder hacer política con la guita que recauda otro. Es legítimo, es comprensible, está bien que negocien esa posibilidad (repito, desde mi punto de vista excesiva).

Pero no creo que valga recurrir a argumentos parientes de la "antipolítica", ni intentar tocar la sensibilidad de los habitantes de las provincias (a veces postergados, es cierto, y merecen que se lo corrija), cuando en realidad lo que se discute es quién hace política con la plata que recauda quién.

viernes, 9 de abril de 2010

Yo analizo, tu analizas, él analiza...





A laburar, Bergesio, a laburar...

Y Ernestina, parece que a chuparla...



.

Tornado



El tornado que ilustra este blog nos da un poco de julepe, pero el que mostramos abajo (click para agrandar) es un paisaje que vamos a estar mirando con atención en el futuro. Se trata de un diagrama en el que se representa la cantidad de veces que se multiplica el ingreso total familiar de los hogares argentinos del decil más humilde en los 9 deciles superiores y considera la evolución bianual desde el tercer trimestre de 2003 (una selección arbitraria) hasta el tercer trimestre de 2009 más el agregado, en un rojo sangriento, de la última medición (4Trim2009).



Si usted se pregunta por qué nos vamos a dedicar a la observación de tornados, tenemos un par de buenos motivos:

  • A partir de diciembre se empezó a pagar la asignación universal por hijo (AUH) y las mediciones posteriores deberán mostrar un significativo salto cuantitativo en fotografías posteriores

  • Trata de convertirse en hegemónico el discurso mediático que dice que desde 2008, casualmente desde los sucesos de la Resolución 125, se estancaron los parámetros que venían indicando una mejora en la distribución respecto de los índices que se midieron inmediatamente después de la crisis de diciembre de 2001: el olvidable 2002.


En efecto ha ocurrido una "desaceleración de la igualización", hecho que puede ser constatado con sólo observar el decil 10 (el más alto en ingresos) y ver que su reducción año a año va perdiendo "potencia". Dicho efecto es absolutamente esperable puesto que en la medida que van saliendo del infierno familias que entraron en él de manera coyuntural, quedan por rescatar los hogares que lo padecieron por décadas y que la jerga reconoce como "pobres estructurales”. La capacidad de dichos sectores de absorber ingreso de la manera "natural" que deseaba y preveía la administración CFK ha sido ínfima y entonces veremos el comportamiento de este tornado que será el reflejo de la pugna entre AUH y el reflejo ofensivo del establishment: la inflación.

Queda, además, verificar si el rumbo de estos años será convalidado en el futuro por una sociedad que se debate entre la lucha contra la pobreza (que parecía inevitable después de 35 años de arraigo y que, en la medida que se profundiza su perforación, va convirtiéndose en un hueso más y más duro de roer) y el consumo de un perverso y adictivo elixir de desinformación mediática al que el Gobierno no parece encontrarle la vuelta.

Grados mínimos de autocrítica, audacia y pragmatismo en las decisiones, política comunicacional en serio (sin esperar ilusamente la vigencia de la LSCA) y voluntad de reeditar una alianza de intereses transversales que vayan desde el pueblo trabajador hasta los sectores más sumergidos (y que sus representantes liebres del sur sigan en sus madrigueras), podrían ser los factores claves que le permitan a esta administración neutralizarle el instinto de reincidencia adictiva a su mandante.

Reescribamos entonces la tristemente célebre consigna procesista por una nueva y mejor "Angostar el tornado es agrandar la Nación."




.

jueves, 8 de abril de 2010

Cénit y ocaso




Los viejos buenos tiempos...





Jorge Lanata: En 2004 estrenó su ópera prima, un documental que llamó "Deuda" y un nuevo libro, “ADN”. Escribió sobre política en el diario Perfil, condujo algunos programas radiales como Lanata AM (Del Plata) y participó de la Tertulia Latinoamericana en la Cadena Ser de España, junto a Álvaro Vargas Llosa y Jaime Baily. Su sitio web llega hasta 2004, por lo tanto no hace mención a la creación del diario “Crítica de la Argentina” de capitales españoles, a cuya dirección renunció tras corta gestión, ni tampoco mención alguna a la obra teatral del género revista que produjo y protagonizó en el Teatro Maipo y que denominó “La Rotativa del Maipo”, él último trabajo de alta visibilidad que se le conoce.

Ernesto Tenembaum: Es co-conductor, junto a Marcelo Zlotogwiazda, de un programa televisivo en el prime-time del canal TodoNoticias del grupo Clarín llamado “Palabras +/-“. Puso un blog en la plataforma de Arnet también junto a MZ, y lo llamó “Periodistas – La era del blog”, pero después de unos meses suspendieron la actividad (demasiada crítica y muy poco constructiva). Escribió un libro de periodismo de investigación (como el de Luis Majul, mire) que llamó "Qué les pasó?" en el que por sólo 65 mangos te explica los motivos del ocaso político del matrimonio Kirchner. Pero según sus propios comentarios “la pasamos genial, ojalá los oyentes supieran cuanto disfrutamos” en un magazine radial de 13 a 17 en Radio Mitre que se denomina “El Club de la Tarde”: su máxima satisfacción, que puede denotarse en su voz y sus comentarios, pasa por un concurso para oyentes en el que hay que descubrir el nombre de una película en base a su banda sonora. Él se encarga de dar las pistas y las “ayuditas” para que los oyentes logren acertar y llevarse un ejemplar de su libro, autografiado.

Marcelo Zlotogwiazda: El amigo de Tenembaum participa en dos de los ciclos antedichos, mantiene algunas columnas de contenido económico en revistas y diarios (El Argentino, Veintitrés, etc.) y conduce en Radio Mitre a continuación del programa de su amigo, el programa “La Otra Pata”, un periodístico general en el que también le propone un acertijo a sus oyentes, en este caso un problema matemático que entrega premios sencillos (libros, entradas al teatro o suscripciones) al ganador.

Reinaldo Sietecase: Además de alguna producción literaria ("Hay que besarse más" en 2005, "Pendejos" en 2007 y "A cuántos hay que matar", este año) y la co-conducción del programa televisivo “Tres Poderes” periodístico y de actualidad en América (adonde a veces aparece el ojo del amo para confirmar que el ganado está rellenito), tiene un programa radial de información general durante la tarde de AM Del Plata denominado “Mañana es Tarde”, junto a Romina Manguel, Verónica Castañares y el Ruso Verea. Deben estar buenas o lo deben poner cachondo porque el programa consiste esencialmente en indagar en la actividad de las chicas durante el fin de semana o en hacerles comentarios al aire a los que siempre se les puede encontrar un segundo sentido.

Martín Caparrós: El filósofo del equipo editó en 2004 "Valfierno", en 2006 "El Interior", en 2008 "A quien corresponda" y en 2009 “Una Luna” pero no amplió su actividad mediática salvo por apariciones esporádicas en programas radiales, televisivos (el otro día en TVR) y algún que otro reportaje concedido a medios periodísticos en los que a veces ofrece respuestas que nos llevan a pensar en qué está pensando este gran pensador de la izquierda argentina.


Eran el ariete, la vanguardia, de una generación de periodistas de investigación que prometía. La multitudinaria Plaza de 6-7-8 del otro día hubiera sido una reunión de consorcio si estos chicos hubieran hecho una convocatoria durante el lánguido final del menemismo (el video arriba parece confirmarlo). Cada domingo a la noche hacían temblar gobiernos, secretarios, empresarios y ministros. Y las llamadas telefónicas desde despachos oficiales para tratar de postergar la emisión de un informe o averiguar quién había sido el "garganta profunda" estaban a la orden del día.

Hace unos días volvieron a juntarse en una conocida librería de la ciudad para apoyar a Ernestopito en el lanzamiento de su libro. La foto que ilustra el post corresponde a ese momento. Ahí están ellos. Y ahí también están Néstor y Cristina en la tapa del libro, ahí estamos nosotros, todos los que nos ilusionamos y sorprendimos por la prolífica descendencia que nos dejaba el inolvidable Rodolfo Walsh, preguntándonos justamente eso...


...qué les pasó muchachos, qué les pasó?



.

miércoles, 7 de abril de 2010

A ti, Dios



La verdad, no nos gusta hilar fino ni nos gusta el retruque culturoso y hasta nerd. Hay gente que no puede reprimir esa vocación por el comentario supuestamente inteligente, pero esa gente y esos comentarios nos aburren.

Lo que nos encanta es dejar un rato desnudo al autor de una maniobra en la que se huele a kilómetros una dosis de perversión combinada con otra igual de rencor, sentimientos ellos tan mundanos y tan opuestos a la prédica de poner la otra mejilla (como mandar un curita para una extrema unción no solicitada, remember?).

Entonces, amigo lector, tome nota: hay que avisarle a Bergoglio que por más que él invente algo parecido a un tedeum paralelo, lo que intenta hacer es una simple misa. Y que Te Deum, lo que se dice Te Deum, como el Diego, hay uno solo.

Paso a explicarme.

Contrariamente a lo que uno imaginaría como una celebración ancestral y lejana, el Te Deum es joven (en tiempos eclesiásticos digo) y cercano. Nació en Chile en 1811 como la ceremonia que una autoridad secular promueve en acción de agradecimiento hacia la divinidad, por un hecho o un don recibido (en aquel caso una república libre), para lo cual solicita a una autoridad religiosa que “medie” abriendo las puertas del templo y dando lugar a los ritos de invocación necesarios para acercarlo a él y a su comunidad al altísimo.

No es en sí una misa (aunque puede ir acompañado de una) porque no incluye el rito de la eucaristía. Es una ceremonia cívico-religiosa que, para ser tal, requiere que la autoridad secular (i.e.: la presidente, a través del secretario de culto u otra autoridad de su gobierno) la solicite. Motivo por el cual la misa que Bergoglio piensa realizar en la Catedral el próximo 25 de mayo es nada más que eso, una misa del 25 de mayo (eucaristía incluida).

El Te Deum es el que la Presidente le solicitó de manera personal al arzobispo Radrizzani. Desde 1971, primer año de la presidencia de Salvador Allende en el país de origen del Te Deum, a su solicitud la ceremonia se tornó “ecuménica”, es decir que incluye a las máximas autoridades de otras religiones que se profesen en la nación y esa costumbre se extendió luego a los otros (pocos) países que conservan esta práctica. Así, el 25 de mayo debajo de los techos de la basílica de Luján también estarán autoridades judías, ortodoxas, musulmanas, etcétera.

A este ateo que escribe le parece muy razonable y muy oportuno que si esta ceremonia tiene lugar en el cumpleaños número 200 de la Patria, se haga en la casa de su Patrona, la Virgen de Luján.

Pero, la verdad, lo que más nos gusta es que el arzobispo Jorgito, hijo de sus propios pecadillos, siga participando.





.