sábado, 29 de septiembre de 2012

Mala Leche

A esta la conocemos todos. Decir su nombre es, prácticamete, decir "la leche de los argentinos". Montañas de guita dedicadas a crear en el consumidor, a través de campañas mediáticas permanentes, una imagen, una percepción que pretenden transfundir con una mística cuasi-científica: dicen medir no sé que historieta con los bacilos y los gérmenes y anuncian que eso es buenísimo para la salud.

Mírela bien: ultra pasteurizada (le faltó la palabra recontra), homogeneizada, calcio agregado, vitamina C para que no te resfríes (es compatible el ácido ascórbico con la caseína y el L casei?) y libre de gluten por si sos celíaco. Qué lindo!

Bueh, el gallego de la vuelta de casa me la cobra
$ 5,10 

 La Serenísima es de Mastellone, uno de los grandes oligopolios del mercado lácteo. La sede central de Mastellone está en General Rodríguez, pegadito a la Autopista del Oeste allá por el kilómetro cincuenta y pico.

Pero si te tomás un ratito y revolvés la heladera, en lo del gallego, te encontrás con esto:


Rodriguense… mmmhh, rodriguense, por qué me suena familiar? A ver, démosla vuelta:


Esta es La Rodriguense

 Y La Serenísima?

Epaaa!!! Mastellone Hnos! Misma fábrica??

Por supuesto.

Ahora pensemos un poquito: serán vacas distintas? Eso requeriría tambos diferenciados, transportes diferenciados, desde la playa de estacionamiento de la fábrica hasta el proceso productivo, todo diferenciado.

Permita que le diga algo: ni un poquito.

Mismas vacas. Mismos camiones. Misma fábrica. Mismas cisternas en las que se acumula y se trata la leche. Mismo proceso industrial y tratamiento del producto desde que empieza hasta que se envasa. Cualquier mínima variación al proceso industrial, cualquier mínima alteración tendría un sobrecosto económico que ningún director financiero admitiría.

Y entonces por qué lo hacen?

Porque en contracara, tener una segunda marca, más económica, les permite competir ahí donde el negocio es realmente masivo, las clases media baja y baja, con personas mucho menos expuestas al bombardeo mediático.

Y cuál es el precio de esta segunda leche?

$ 2,70 

Cómo?!?! Lo que escuchó: 2 con setenta, casi mitad de precio de la primera marca. Es decir que Mastellone puede vender leche a 2,70 y le garantizo que esta leche la venden de manera absolutamente rentable.

Esto, que en un marco de análisis neoliberal configura una simple estrategia de marketing por medio de discriminación de precios, no puede ni debe ser analizado con la misma óptica en el presente argentino.

En lugar de exponerse a las múltiples operaciones políticas que ocurrieron y seguirán ocurriendo, el compañero Polémico Moreno debe preguntarle a Mastellone cómo y por qué se justifican cada uno de los centavos que van entre 2,70 y 5,10 (recuerde que ni siquiera estamos hablando de leche diet, o con hierro, o con lactobacillus o con pentotatio de pototio, hablamos de un insumo básico y fundamental para la población, en particular para la infancia, como es la leche).

Dos pesos cuarenta de diferencia entre ambos productos por litro vendido, que van directo al beneficio bruto en el cuadro de resultados.

Desde este blog no censuramos la discriminación de precios, las calidades premium, el helado de Recoleta a 80 mangos el kilo que le gusta a la tilinguería y toda esa zaraza noventista.

Pero acá hablamos de leche en sachet, valorizada por una firma que tiene poder de mercado por su sola cuota de participación, y cinco mangos 10 es un abuso.

Buen marketing.

Muy mala leche.

Marche un morenazo ahí.


12 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

Los pelotudos de Harvard en lugar de preguntar porque no se puede preguntar si tuvieran un dedo de frente y ganas de investigar el pais
le tendrian que haber planteado a Cristina si piensa que el proceso de concentracion de la economia que no pudo detener no compromete al pais

Anónimo dijo...

Estas segundas marcas, que a pesar de su precio se venden en ínfimo volumen porque se envasa una pequeñísima cantidad, se hicieron a pedido de Moreno, que las usa para ser medidas por el INDEC para elaborar su índices.
Un 1,6% de la oferta total con un descuento del 47%. Hacé la cuenta.

Eduardo Real dijo...

Guarda que la leche está subsidiada. No sé si subsidiarán todas las leches y marcas, que tal vez explique la diferencia. Yo compro una leche de 2,70, pero si bien las vacas pueden ser las mismas, la cantidad de agua que le agregan no. Posta que se nota.

Dicho ésto, lo de destruir TODOS los monopolios, los de lácteos, fasos, cemento, acero laminado, etc., es lo que vengo pidiendo desde hace años. No quedarse sólo con Mañeto. Hay que ir por todo.

chacall dijo...

En buena parte es así, pasan por el mismo proceso. Lo que en algunos casos varía es el origen (hoy la mayoría de los tambos están trazados, y la leche no se paga al mismo precio toda, sino que el precio varía (proporcionalmente al contenido graso, por lo tanto aguarla te baja el valor) y en determinadas situaciones se selecciona).

Incluso te puedo contar, que muchas veces la leche que tomás de una marca se procesó completa en la planta de la competencia (cuando las plantas están cerca y hay paradas técnicas o problemas con los camiones por ejemplo).

Ahora el punto respecto a la inflación, aún siendo más barata, es porque aumenta (en definitiva la inflación mide variaciones precios no el valor en un instante determinad).

Googleando encuentro este post http://elblogdelfusilado.blogspot.com.ar/2010/02/225.html, y la misma leche en 30 meses, pasó de $1,88 a $2,70, un 44% más en 30 meses, un 1.45% mensual promedio.

El punto es, aún suponiendo que por volumen y costos de marketing, logística, y comercialización la leche aditivada pueda ser más cara, el doble si querés, el punto respecto de la inflación es porque aumenta la más barata. 45% en 30 meses.

saludos!

PD: se me ocurre que la diferencia de precio tiene varias explicaciones, la primera es obviamente, no resignar márgenes, y para hacer esto, se apela a jugar con volumenes, con aditivar leches para cumplir con los requisitos de la sec. comercio, con la distancia, y con la inversión de mkt para vender más volumen de la leche más cara que la más barata. Incluso en esa estrategia no sería descabellado que para que puedas vender una leche a 5.5, te pongas a producir una cuya venta va a perdida (no tengo los datos pero se me ocurre que en el peor de los casos te la venden con margen escaso).

Ana C. dijo...

En realidad, los únicos que se perjudican con eso son los que están dispuestos a pagar 5.1 en lugar de 2.7.

Nada que no se arregle cobrándole más impuestos al monopolio discriminador.

Mariano T. dijo...

No tenemos todos los elementos Ana. para mi es muy lógico lo del primer anónimo. La de 2,70 se fabricaría en poca cantidad, y probablemente a pérdida.
La verdad nos faltan elementos para hacer un diagnóstico de situación. y entretelones de la cambiante relación entre don Pascual y Morenito.

Anónimo dijo...

Las segundas marcas, y en particular las de La Serenísima, existen desde antes del kirchnerismo... que no las veas en Disco no prueba lo contrario ni que son un 'invento de Moreno' (?).

Raúl C. dijo...

"DON PASCUAL"
y
"morenito"

Mejor definición lobbysta e ideológica de Mariano T., casi imposible.
Para otros podría ser 'Pascualito' y 'el Lic. Moreno', por ejemplo...

sin dioses dijo...

Les dejo otra queso Blanco Tregar 8.20. el de Sancor y La Serenísima 13.60 / Mismo Super.

E.P. dijo...

También la rodriguense apareció para sacar del mercado a "la suipachense" que no pudo competir.
Antes Mastellone vendía como segunda marca "La Armonía" y cuando quisieron competir con la suipachense sacaron esta nueva, muchas personas se la confunden.
Entonces acaparan un segmento de mercado y eliminan a la competencia, más monopolio todavía. En este tipo de cosas el estado se tendría que poner más firme y no estar subsidiando tanto como lo hacen con mastellone.
Por otro lado, no creo que sean idénticas las leches, creo que la que es más cara en serio le deben agregar calcio, hierro y todo eso.

Mariano T. dijo...

Antes tenían la marca Fortuna, como segunda marca.
De todos modos, la diferencia que siempre ha habido entre primeras y segundas marcas, ha sido tipo 20%, no 50%.
Por eso digo que lo más probable sea que haya habido un arreglo entre el bruto de patota y Don Pascual.

Serenity dijo...

En mi barrio sale 6,50 una y 4,5 la otra (el chino la tiene a 3,80 pero sabemos que los chinos son mafiosos bla bla)

Sería bueno saber si realmente son el mismo producto. No lo veo comprobado acá.

Me acuerdo que estas tecnicas de discriminacion muchas veces implican deliberadamente empeorar el producto mas barato (como el caso ese de las dos impresoras, la mas barata con un chip que la ralentizaba)¿podrìa ser el caso?

Yo nunca pude notar diferencia alguna entre las dos.