viernes, 3 de julio de 2015

Cronología Mediterránea



El gobierno de Syriza asumió a finales del pasado enero. Las posiciones negociadoras que Tsipras y su ministro de finanzas Varoufakis empezaron sobre una base muy refractaria a los términos de austeridad que venían siendo habituales en las negociaciones de la Troika no sólo con Grecia sino con todos los países europeos en dificultades financieras.

Con el paso de las semanas y en pro de conseguir un acuerdo, Tsipras resignó algunas reivindicaciones de dicha base, preservando un núcleo que considera central al que pretende sea su programa económico de corte keynesiano y aliento al consumo interno. Dicho núcleo se hizo conocido como líneas rojas, que no serían atravesadas. La lógica política utilizada con su partido y la ciudadanía fue honesta: informó en varias oportunidades esta estrategia. Las preferencias populares la tomaron favorablemente y su imagen en las encuestas escaló varios peldaños.

La actitud de la Troika fue rechazar sistemáticamente cada propuesta griega, lo que popularmente conocemos como “correr el arco”. Para quienes lo miramos de afuera, no era muy comprensible por qué durante las últimas semanas de mayo y las primeras de junio la discusión se centraba en la alícuota de IVA sobre bienes de consumo en las islas turísticas.

No es difícil percibir que, considerando lo que está en juego, ese ítem de negociación no era otra cosa que una demora deliberada. Hacia dónde? Con el diario del lunes podemos decir que la Troika empujaba la negociación hacia el 30 de junio, última fecha de pago de un vencimiento con el FMI que de incumplirse ponía a Grecia en default.

El fin de semana del 20-21 de junio fue crucial. Tsipras y Varoufakis viajaron a la enésima reunión con el EuroGrupo (ministros de finanzas de la eurozona) llevando un acuerdo que estimaban cumplía con todo: no cruzaba sus propias líneas rojas y cumplía con las consideraciones de superávit, impuestos y reformas que habían decantado tras 4 meses de negociaciónes. Sorpresivamente el plan no fue aprobado. 

Y el sábado 20 el Eurogrupo le presentó una propuesta que definieron como innegociable y cuyos términos retrotraían todo lo conversado al principio, como si los 4 meses transcurridos no hubieran existido. Es lo que en una negociación se suele denominar “ultimátum”.

En una lectura de lo ocurrido, Tsipras se dio cuenta de la naturaleza del chantaje, seguramente respiró hondo, contó hasta 10, tomó la propuesta, abandonó la sala y se dirigió directamente a Atenas, donde en cuestión de horas informaba a sus aliados y convocaba por televisión nacional al Referendum. Fue su jugada populista. Y por supuesto que la piedra del escándalo con el establishment europeo, que usa la palabra democracia sólo cuando no hay población en las ceranías. 

Desde la convocatoria  al Referéndum la actitud europea cambió radicalmente y están minando el camino griego hacia el domingo 5 desde todos los ángulos posibles. El viernes 19, por ejemplo, cuando Grecia todavía estaba en la mesa de la negociación, las autoridades europeas trataban la delicada situación financiera griega con una cuota de consideración:

19 jun
El Banco Central Europeo (BCE) acordó hoy ceder al pedido de Grecia y aumentar nuevamente los créditos de emergencia (ELA) al país para aliviar la dramática situación financiera que afrontan los bancos helenos por la masiva retirada de depósitos de sus clientes, informaron hoy fuentes cercanas.
El domingo 21, día del Referendum, el Banco Central Europeo empezó a hacer “sutiles” menciones sobre los crecientes retiros de dinero en Grecia.

21 jun
Mientras tanto, el Ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble dijo que Grecia debe respetar "las reglas del juego" que son "compartidas" entre los socios del Eurogrupo, y expresó su convicción de que Atenas sólo superará su crisis si implementa las reformas prometidas. Otras fuentes en Frankfurt dijeron a EFE que una reunión de la gestión del BCE había sido programada para que el lunes por la mañana se evaluara la liquidez del sector bancario griego, teniendo en cuenta las peticiones para retirar los depósitos que para el lunes ya ascienden a "1 billón de euros".
El jueves 25 la Troika jugó su carta fuerte: Jens Weidmann, Presidente del Bundesbank, expresó su queja por el mal uso de los préstamos ELA por parte de Grecia, que todo el mundillo económico-mediático griego reconoce como la única vía de provisión de liquidez genuina de euros para la población.

Utilizando un “inocente” argumento leguleyo, Weidmann sabía que gatillaba una explosión de incertidumbre sobre la resistencia del sistema bancario griego. Al día siguiente, cuando las colas en cada cajero automático se medía en varias decenas de metros, el plan desestabilizador de la Troika pasaba al modo "corrida bancaria". Observe la sutileza en cada movida.
   
25 jun
El Banco Central Europeo (BCE) ha aprobado este jueves la cantidad de financiación de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés) que Atenas había solicitado para los bancos griegos, según una fuente bancaria con conocimiento directo de la decisión, que no facilitó la cifra.
"El Banco de Grecia consiguió la aprobación del ELA que solicitó. Si es necesario, el consejo de gobierno del BCE se reunirá de nuevo en las próximas 24 horas", afirmó la fuente. Los bancos griegos dependen de la financiación de los bancos centrales para mantenerse a flote tras las masivas retiradas de efectivo que se han producido en las últimas jornadas y que a finales de la semana pasada alcanzaron más de 1.000 millones de euros.
El ritmo de las retiradas de efectivo se ha aminorado en los últimos días en anticipación a un posible acuerdo con los acreedores, según informaron participantes del sector bancario, que añadieron que el BCE ha estado celebrando reuniones diarias sobre medidas de financiación.
La ayuda de liquidez de emergencia del Banco Central de Grecia, que es más costosa que pedir prestado al Banco Central Europeo, subió a 77.580 millones de euros el mes pasado, en comparación con los 74.370 millones de abril, según datos publicados el martes.
28 jun
En una reunión extraordinaria, los miembros del consejo del BCE han decidido mantener las líneas de liquidez de emergencia para los bancos de Grecia sin cambios. La medida puede no evitar el corralito, pero da algo de tiempo a la negociación.
El BCE no cierra el grifo a Grecia. El consejo de gobierno del banco ha mantenido una teleconferencia esta mañana en la que ha decidido no cerrar las líneas de liquidez de emergencia para la banca griega. La decisión del banco no es definitiva, y la entidad ha asegurado que está lista para reconsiderar su decisión en cualquier momento.

29 jun
En caso contrario, el martes Grecia no podrá hacer frente a su deuda con el FMI y aunque esto, técnicamente, no conllevaría un «default», sí es factible que precipite los acontecimientos. Si el BCE considerase que ya no cabe posibilidad de acuerdo, y que Grecia es insolvente, cortaría las líneas de financiación de emergencia (Emergency Liquidity Assistance o ELA), con lo que la banca helena se quedaría sin liquidez para hacer frente a los depósitos de sus clientes y el «corralito» sería inevitable. Ni un «default» ni un “corralito” implican la salida del euro -en Chipre ya se impuso un “corralito”- pero probablemente, dada la magnitud del problema, sería la única salida viable para la economía griega
El ojo agudo puede deducir algunas sutilezas: la presión nunca está en boca de funcionarios oficiales de la Troika. Cuando llega la hora del trabajo sucio, por ejemplo chantajear a la víctima, utilizan el trascendido, el off-the-record o la versión despersonalizada de la agencia de noticias. O, como el caso de Weidmann, la alternativa es hacerse de un vocero "no vinculado" que lanza la bomba, recubierta de lenguaje tecnocrático, para darle tiempo a escapar.

Uno de los pocos periódicos oficialistas griegos, EfSyn (www.efsyn.gr), ha mostrado un tándem de dos encuestas respecto del referéndum: las preferencias por el NO (la posición del gobierno griego) pasaron del 57% antes al 46% después de la instalación del corralito vigente desde el lunes pasado.



Ahora bien, si de sutilezas hablamos, la copa de oro se la lleva el presidente del Parlamento Europeo y líder del socialismo democrático alemán Martin Schulz, que ayer dijo que el triunfo del Si en el Plebiscito debería servir para derrocar al gobierno de Syriza e instalar en Grecia “un gobierno de tecnócratas con el cual se pueda seguir negociando”. 

Si estos son los progres alemanes, no imaginamos que la propuesta de la derecha alemana baje de producir jabón con el zurdaje griego.



Así las cosas, las negociaciones están en en un impasse hasta el Referendum y el mundo sabe que de ganar el Si, es el final del gobierno de Syriza, pero nadie se atreve a decir qué pasa si gana la posición del incipiente populismo griego. Lo dijimos hace años y seguimos insistiendo: el clivaje izquierda derecha ha superado su fecha de vencimiento y hoy vale la dicotomía tecnocracia-populismo. Nos avala el adorable Martincito Schulz.

jueves, 25 de junio de 2015

La Ceremonia de los Improbables



La Europa del Bienestar tuvo sentido en el mundo bipolar, cuando la hegemonía occidental requería convencer a los indecisos, los volátiles, que era aconsejable Occidente antes que la Cortina de Hierro.

Ese convencimiento se promovió con recur$o$ abundantes, por ejemplo los que convirtieron a la España de los 90 en el reino de las grúas de construcción y los camiones cementeros. Por supuesto que empujar a los países de la periferia europea dentro de “la Comunidad” significó vastas transferencias de recursos.

La troika (ese maldito nombre que fue retirado a pedido del nuevo gobierno griego en febrero) representa la suma del poder financiero europeo más el FMI (es decir, Washington también ejerce su intervención).

En el mundo unipolar posterior a 1989, cuyo vencedor es el capitalismo neoliberal, la Europa del bienestar dejó de tener sentido. No sólo eso, pasó a ser demasiado onerosa.

Y el nuevo mandato fue que cada país corre a la velocidad que su productividad le permite, de acuerdo al más inmutable principio neoliberal.

Hay que olvidarse de la homogeneización social intraeuropea que se ejecutó hasta 2008. Volvemos a la Europa de ricos al norte y pobres al sur. Y es lo que debe leerse de España, Italia, Grecia, Portugal como principales “perjudicatarios” de los efectos de la crisis financiera desatada en 2008 en Wall Street.

Qué estamos diciendo? Que los programas de austeridad aplicados en esos países no son inocentes y bienintencionados planes para superar la crisis. Esto es claro para John Maynard Keynes y para cualquier argentino que haya atravesado conscientemente el 20 de diciembre de 2001, pero NUNCA debemos perder de vista que el final del neoliberalismo sólo es efectivamente visible en un manojo de países latinoamericanos de los que Argentina es sólo uno más (Bolivia, Venezuela, Ecuador). Afortunados nosotros, aún cuando para llegar a este nivel de comprensión tuvimos que sufrir en carne propia los efectos de planes neoliberales aplicados aquí implacablemente.

Para nuestra información, un español medio digamos, sigue creyendo de buena fe el cuentito que a nosotros nos contaron en plena recesión 99-2001: hacer buena letra vía ajuste del gasto nos convertirá en un país confiable para los inversores locales e internacionales, y sus dólares serán los que nos salvarán. 

En el inconsciente europeo el camino de la austeridad, que ya lleva 6 años, persigue ese objetivo. Algunos se van "des-convenciendo". Paulatinamente. Por ejemplo los que en Madrid caminaron indignados a Puerta del Sol y de ahí siguieron a Podemos. La popularidad de Pablo Iglesias y los suyos es un buen medidor de ese cambio en la percepción.

Pero el ajuste en Grecia fue tan virulento que el “Podemos” griego ya llegó al poder: se llama Syriza y lo lidera Alexis Tsipras.

Fueron tildados de izquierda radical por el establishment europeo antes de asumir, pero el modelo económico que pretende instalar Syriza, de mano de su ministro Varoufakis, es un keynesianismo básico de aliento al consumo doméstico para movilizar la economía. O sea, un kirchnerismo alla 2003.

Con particularidades. Si se busca rigor en la analogía con Argentina, Grecia todavía está en el régimen de convertibilidad. Es la forma en que podríamos denominar al régimen del euro, que no le permite al país banco central, ni divisa propia ni política monetaria disponible. 

Las negociaciones entre el gobierno de Syriza en Grecia y la troika europea van a cumplir 5 meses y no hay ningún avance. Esto radica en un pecado original: la troika no va a admitir ninguna alternativa a una Grecia (una que pretenda mantenerse dentro del Euro, naturalmente), que implique alterar el proceso de pauperización que describimos arriba. Ese es el mandato grabado a fuego en cada movimiento de los negociadores que representan a la troika.

Del otro lado Tsipras y los suyos tienen un plan. Y están muy seguros de su éxito y sus casi inmediatos beneficios para la pauperizada población griega, es decir, re-encender el contraído motor de la economía griega y echarlo a andar a puro keynesianismo. 

Qué necesita ese plan? En rigor no necesita mucho de Europa. Lo que necesita es que durante un tiempo razonable, digamos 12 a 18 meses, tener autonomía y libertad de acción para lograr que los recursos no se dirijan a un superávit primario innecesario (cuando decimos superávit primario decimos lo que ahorramos antes de pagarle a los acreedores), sino que se vuelquen como nafta al Consumo. Aumentar jubilaciones, salario estatal, cualquier iniciativa que promueva el renacimiento de la producción. Es decir, librarse de lo que para nosotros fueron las "misiones" del FMI.

Sí, ya entendió. Exactamente lo opuesto de lo que pretende la troika. Con un agravante: si Syriza logra esa ventana de pax financiera y autonomía para aplicar lo que está en la cabeza de Varoufakis, es mucho más probable un éxito que un fracaso. Y si hay éxito, de eso no se vuelve: los griegos pedirán más, y en minutos los españoles, italianos, portugueses e irlandeses apoyarán la ñata contra el vidrio, contando los minutos para que les toque su turno. En perjuicio de quién?

De manera que sugerimos desconfiar de esa prensa internacional que describe este teatro de operaciones como el dominio en el que la troika campea victoriosa frente a un súbdito algo rebeldón al que tarde o temprano logrará poner en vereda. Es lo que se leé en medios "serios".

La troika también está en un atolladero, porque sabe que Tsipras y sus amiguitos están decididos a aplicar su programa. Por el sólo motivo que saben que va en ello su propia supervivencia. Una sociedad con 27% de desocupación no está dispuesta a otra cosa.

Hasta el momento, como bien lo interpreta Paul Krugman, la táctica del establishment europeo ha sido correr el arco. Minucias, boludeces diríamos, alrededor de si el IVA sobre alimentos procesados debe ir al 13 o al 23%. Se percibe a leguas que es una táctica distractiva que intenta enfriar el partido y llevarlo a ese final del 30 de junio, día D para un pago impostergable de Grecia con el FMI que, saben, las arcas griegas no estarán en capacidad de resisitir. 

Ponerlos en el día del default como quien le da un par de vueltas más al torniquete sobre la tráquea griega, esperando que los sucesores de Heracles golpeen tres veces la lona pidiendo clemencia.

Por su parte Tsipras deja correr tranquilo las agujas del reloj. Sin dejar de actuar preocupación y poner en evidencia ante su pueblo que su gobierno está haciendo lo imposible para permanecer en la zona euro, mientras insta a su pueblo a preguntarse: “qué ganamos con quedarnos?”.

Naturalmente una eventual salida de la UE, eso que denominan Grexit, podría causar enormes trastornos sociales (pero... mayores a haber permitido que el PBI cayera 25% desde que estalló Lehman Brothers?), aunque finalmente les dejará las manos libres para, una vez devaluados y en default, intentar editar la versión helénica del AldoFerrerísimo “vivir con lo propio”. Lo propio y quizás un poco lo de Putin, y un poco lo de cualquier gigante mundial que entienda que la salida de Grecia es como un tatuaje: siempre significa "oportunidad".

Dato que también es leído por el Departamento de Estado norteamericano, que vería con mucha preocupación que Grecia se convierta en una patrulla perdida que vaya a buscar ayuda financiera al reciente Banco de los BRICS.

Es decir que Tsipras tiene muchas más balas que las que le cuentan los obcecados analistas de los diarios financieros británicos, campeones a la hora de embestir contra el populismo.

El 30 de junio será, dijimos, el día D. A quienes, como a nosotros, les encantan estas quijotadas contra los arrogantes molinos de viento alemanes, les sugerimos que estén atentos. Se vienen tiempos interesantes.

sábado, 20 de junio de 2015

Consejos de pesca



La pesca es una actividad con tantas especificidades y detalles que sus cultores, los pescadores, bien podrían asimilarse a artesanos, a artistas.

Pescar es, de alguna manera, desarrollar las mejores artes para obtener los peces más codiciados.

Los pescadores verdaderos buscan siempre hacerse de la mejor presa, usualmente identificada por su tamaño o por alguna característica como su rareza o, mejor, su agresividad y sentido de la supervivencia. Y cuando la consiguen, es usual que quieran registrar ese momento cúlmine en una foto. Se los ve orgullosos, felices, portando la pieza que viene a coronar no sólo la batalla con la naturaleza de los minutos previos, sino también los años de aprendizaje, disciplina y método requeridos para esa coronación.

La pesca con línea es, a diferencia de las pescas con arpon o red, un arte de engaño. En el extremo de la línea el pescador instala un artificio cuyo objeto es hacerle creer a la presa, al objetivo, que es inofensivo y apto para el bocado. Que no representa peligro atraparlo, engullirlo, tanto sea para satisfacer una necesidad orgánica como el hambre, o se trate de una reacción defensiva frente a una potencial enemigo.

En el artificio propuesto al pez radica una parte critica en el éxito del pescador. Puede usar señuelo alimentario, incluso vivo como una lombriz, un camarón, o algún alimento. Pero también están los señuelos que no incitan al hambre sino a la defensa. Los pescadores deportivos en nuestros aguas interiores, en la Patagonia, por ejemplo, usan señuelos que llaman cucharitas, voladores, caimanes, moscas e infinidad de artificios que convocan al pez no ya por su olor o por desprender restos ingeribles, sino por despertar curiosidad y defensa.

Lo importante es que parezcan reales. Y a veces, la búsqueda de verosimilitud por parte del pescador es tan sensible, que ni siquiera el señuelo sabe cuál es su realidad o, peor , cuál podría ser su trágico final. Digámoslo de una vez: el pescador no le dice a la lombriz que su final está cerca. Porque hacerlo sería contrario a los intereses de su pesca.

Lo que puede sorprender, lo que sería inédito, es que una mañana el pez llame por teléfono al Secretario Legal y Técnico de la pescadora y le pida que considere una propuesta de fórmula conjunta. No decimos entonces que estemos frente a una pesca convencional. Estaríamos frente a un caso único de pez que se engancha el anzuelo en la boca, lo asegura, le pega un par de tironcitos a la línea para que el pescador sepa que debe recoger la línea, se sube al muelle, se saca la foto con la pescadora y se mete cómodamente entre los hielos de la conservadora para llegar en buen estado a las GENERALES.

Sería difícil, dadas las características de lo acontencido, decir que esta fue una buena pesca. Más que eso, ha sido una jornada de milagros.

Milagros que a veces ocurren en la pesca. Pero que no han modificado la esencia de la actividad: el señuelo ha sido “usado” y esto lo ofende, lo irrita. Tiene derecho a esa calentura porque se le había hablado de una jornada de nado en aguas calmas y previsibles. Es razonable que decida patear el tablero de la pesca y hasta tener alguna reacción contra el pescador.

Hasta acá hemos hablado de política. Hablemos ahora un poco de pesca.

En primer lugar algunas premisas.

El pescador no se hunde en el agua portando un anzuelo e intenta agarrar al pez para clavarle un anzuelo en la boca.
Desde este blog refutamos absolutamente una línea argumental que pone a CFK como autora intelectual y gestora de la fórmula de unidad Scioli-Zannini. Fue la primera explicación escuchada desde los medios dominantes y su objetivo en esas páginas era indisimulable: una vez más erosionar la figura de Cristina adosándole un determinismo maquiavélico y perverso. Esa misma explicación late en algunos sectores oficialistas. La verdad es que no le consta a nadie. Y uno puede vivir y trabajar en la oficina vecina a la de la Presidente o en Sala de Periodistas de la Rosada, pero hasta ahora nadie confiesa que tejieron esa hipótesis como una conjetura y que el origen e intimidad de las negociaciones solo lo conocen los protagonistas. Desde aquí decimos que es una conjetura falsa. 

El pescador debe tener paciencia y estar listo para una tarde de sol, sin peces.
El denominado bottom line de la estrategia de CFK era, eventualmente, llegar hasta las PASO con un candidato muy propio, arropándolo con símbolos de pertenencia, pero en franca y leal competencia con el adversario, un candidato más díscolo, “volátil” digamos. Lo de competencia franca y abierta no es simple inocencia: la eventual derrota del candidato propio no debe simbolizar la derrota propia. Florencio perdía las PASO como uno más. Y mientras tanto Scioli evaluaba lo desértico que es el escenario político real cuando uno se aleja 2 metros del oasis denominado kirchnerismo.

El pescador también debe estar preparado para un pez que supere lo esperado.
Lo que también estamos diciendo es que una hermosa mañana de junio, mientras CFK degustaba un rico té en su oficina y firmaba quién sabe que resolución o decreto, entró el Chino Zannini con una noticia de esas que son “bomba”. Scioli entregaba TODO (el armado de listas de estas horas lo evidencia) por la banda presidencial y el bastón. Era el éxito anticipado e insuperable de la estratega mayor. Que sólo observaba dificultades menores: decirle al señuelo que la pesca había terminado.
Qué escenarios alternativos, de los que hoy se le reclaman al kircherismo, admitía este final?
Negarse a que el big fish se te meta solito en la conservadora con hielo?
Seguir el artificio y ofrecerle a Randazzo un candidato a vice desde el punto de vista simbólico simétrico, Alicia, Máximo, para continuar el juego hasta las PASO para satisfacer al señuelo y dejar contento a un sector menor del electorado ultrakirchnerista que hoy blande el “a-Scioli-no-lo-voto-antes-voto-en-blanco”?

Cuidar el anzuelo y el tippet
Y qué hay de la reacción de Randazzo? Pudo ser esa que tomó y cualquier otra, incluso una más virulenta. Al fin y al cabo es un ser humano que fue fiel al proyecto, que fue alentado a candidatearse y que fue provisto de medios y recursos para visibilizarse. Está más caliente que una pava de lata y con razón. Sus reacciones inmediatas fueron las de una persona ofuscada pero templada. Su carta es razonable. Intentar operar a CFK a la salida de su reunión es hasta entendible. O qué somos los peronistas kirchneristas? Monjes budistas? Un tipo que tiene ego, vocación de poder y experiencia sufriría de la misma manera que lo que está exteriorizando Randazzo su bronca. Lo dejaron sin el premio mayor.

Los pescadores suelen guardar con celo y orgullo al anzuelo del big fish
Y ahora dicen los opinadores que debe re-alinearse al proyecto y aceptar la convocatoria de CFK para candidatearse a provincia. La pescadora no está en condiciones de imponer nada porque maneja la política y las reacciones humanas mejor que nadie. Lo que pudo hacer (y queda confirmado por los tuits posteriores) es abrirle el panorama de opciones que le ofrece el kirchnerismo. Y el pueblo kirchnerista, insaciable como es, ahora quiere que Floro se cuadre como si aquí no ha pasado nada, haga la venia y marche seguro a gobernar la provincia más difícil del país.

Y si le dejamos estas horas para que enfríe? Para que lentamente recapacite y para que entienda que lo más importante no es ni siquiera hacerlo por Cristina, sino por el proyecto nacional, popular e inclusivo que está en juego? Cuando escribimos estas notas todavía faltan algunas horas para el cierre de listas. No podemos decir qué va a pasar. Podríamos tener un Florencio candidato en la PBA, pero sepa el pueblo kirchnerista y, en particular el opinador de feria, que le estamos pidiendo mucho.


CFK le ha mostrado a Floro a través de Facebook que su altísima estima no mengua y que lo quiere adentro, pero es la última persona que en estas circunstancias podría inducir ese camino. Quizás sirva, más y mejor, una llamada amigable y humana de un amigo, de un allegado, quizás de Wado. Pero tiene que ser alguien dispuesto a escucharlo, a dejarlo sacar el entripado que lleva adentro. Desestimo la existencia de espíritus delicados en la política. Creo que la persona podría ser Aníbal, nada menos. Pero, detalle no menor, es candidato a ese puesto.

Alguien dijo que esto terminó?
Alguien dijo que puedo poner al big fish en la piscina de casa y va a quedarse tranquilo?
La pesca, amigos, es una actividad extraordinaria.


viernes, 12 de junio de 2015

Kant en la Acrópolis



Quienes siguen este blog saben de nuestro interés por Grecia. En particular por la Grecia gobernada por el populismo de Syriza, que admiramos en su justa medida en base a la geografía elegida para ejercerlo. Cualquiera se hace el populista en Toga o Kiribati, pero en los arrabales de Europa, donde el éxito propio es el falllido de todo el resto, sólo los corajudos. Y ese solo detalle nos hizo mantener los radares encendidos.

Desde su ascenso al poder a principios de este año el gobierno de Syriza ha intentado, de manera negociada y consensuada, desplegar una agenda de convergencia de intereses contrapuestos. A un tiempo romper con la política de austeridad dictada por la troika que gobierna económicamente a Europa mientras espera mantenerse dentro de la zona euro y sus normativas. Para ello sólo pide se le respeten excepcionalmente algunas líneas de un programa económico filo-keynesiano (donde resaltan las denominadas "líneas rojas", medidas de ajuste no transables, que de ser tomadas afectarían aún más a sectores humildes e indefensos de la ya vapuleada sociedad griega).

Ningún presidente griego debe haber viajado tanto en tan poco tiempo recorriendo cada cumbre y cada capital de Europa buscando comprensión, entendimiento y una oportunidad. Lo ha hecho sin correrse un milímetro de las formas civilizadas y no se le conocen declaraciones destempladas o amenazantes. Su civilizada persistencia y un cierto desinterés por lo estético nos hace acordar mucho a Néstor, qué negarlo.

Su prédica en el corriente junio es una copia casi exacta de lo que era en la campaña electoral en 2014. Decimos casi porque ha expresado con transparencia al pueblo griego y también a sus contrapartes negociadoras que para llegar adonde están hoy, han debido resignar algunas promesas de campaña (por ejemplo la correspondiente a los procesos privatizadores ya iniciados).

Esa transparencia ha logrado que su imagen en Grecia haya subido a un pico y hoy esté en niveles del 60%. Tsipras sabe que la verdad es su mejor aliada y que cualquier traición, por pequeña que sea, gatillaría un proceso de erosión irreversible no sólo por parte de los poderes griegos sino especialmete por sus adversarios europeos. Algo que nuestro Alfonsín nunca entendió.

Esas conversaciones empiezan a converger a un punto cúlmine: a fin de junio vence un importante pago al FMI que no puede ser postergado (ya lo fue en mayo). Las autoridades euoropeas creén que ese plazo juega a favor de ellos y que van inevitablemente encerrado al borrego en el corral. Juegan un juego perverso que supone ahogar las opcioones de Tsipras y los suyos. La perversión política, que venía in crescendo, llegó esta semana a un punto alto cuando el FMI, comandado por Christine Lagarde decidió retirar a su equipo de negociadores en la mesa de Bruselas. 

En este contexto, el compañero peronista y ministro de finanzas griego Juan Varoufakis escribió la siguiente nota en el NYTimes. Vale la pena leerla detenidamente y disfrutar su retórica, que apela a filósofos alemanes en lugar de griegos para mostrarle a los sobrinos de Merkel que están equivocados.

Escribo esta nota en los márgenes de una negociación crucial con los acreedores de mi país, una negociación cuyo resultado puede marcar a una generación e incluso demostrarse un punto de inflexión del actual experimento europeo de unión monetaria.
Los teóricos de juego analizas las negociaciones con si fuera un juego en el que jugadores egoistas dividen un pastel. Dediqué muchos años de mi vida como académico que investigaba la teoría de juegos y como tal, algunos comentaristas corrieron a presumir que como nuevo ministro de finanzas griego estaba ocupado desarrollando bluffs, estratagemas y vías de salida, esforzándome por mejorar una mano débil.
Nada más lejos de la verdad.
Si de algo me convenció mi pasado en la teoría de juegos es de que sería una verdadera tontería pensar las actuales discusiones entre Grecia y sus socios como un juego de apuestas que se gana o se pierde con bluffs o subterfugios tácticos.
El problema con la teoría de juegos, como solía decirle a mis estudiantes, es que da por descontada la motivación del jugador. En poker o blackjack esta premisa es razonable. Pero en las actuales deliberaciones entre los socios europeos y el nuevo gobierno griego, el punto reside justamente en forjar motivos completamente nuevos. Crear un conjunto de reglas nuevo que trascienda las divisiones nacionales, disuelva la distinción deudor-acreedor en pro de una perspectiva paneuropea y coloque el bien común europeo por encima de políticas miopes, dogmas que serían tóxicos si se universalizaran y razonamientos tipo nosotros-contra-ellos.
Como ministro de finanzas de una nación pequeña y económicamente estresada a la que le falta su propio banco central y es vista por muchos de nuestros socios como un "deudor problemático", estoy convencido de que tenemos una sola opción: evitar cualquier tentación de tratar este momento crítico como un experimento de estrategia y, en su lugar, presentar honestamente los datos de la economía social griega, poner sobre la mesa de discusiones nuestras propuestas para que Grecia vuelva a crecer, explicar por qué son del interés de Europa y definir las líneas rojas que la lógica y la función pública nos inhiben traspasar.
La gran diferencia entre este gobierno griego y los previos tiene dos causas: tenemos determinación para enfrentar poderosos intereses solapados para re-arrancar el motor griego y ganar la confianza de nuestros socios. También estamos determinados a no ser tratados como una colonia deudora que debe sufrir lo que sea. El principio de máxima austeridad para la economía más deprimida sería pintoresco si no causase tanto sufrimiento innecesario.
Me preguntan muchas veces: qué pasaría si la única forma de asegurar financiamiento es cruzar esas líneas rojas y aceptar medidas que ustedes consideran parte del problema, en lugar de ser su solución? Fiel al principio de que no tengo derecho a bluffear, mi respuesta es: las líneas que hemos marcado como rojas no serán cruzadas. De otra manera no serían realmente rojas sino un mero engaño.
Pero, y si esto le trae mucho dolor a la gente? me preguntan. Sin duda deben estar bluffeando.
El problema con esta línea argumental es que presume, en línea con la teoría de juegos, que vivimos una tiranía de consecuencias. No hay circunstancias cuando hacemos lo correcto no como estrategia sino simplemente porque es… lo correcto.
Contra ese cinismo el gobierno griego va a innovar. Desistiremos, cualesquiera las consecuencias, de acuerdos que son malos para Grecia y malos para Europa. El juego de “estirar y disfrazar” que empezó cuando la deuda pública griega se hizo inatendible en 2010, ha finalizado. No habrá más préstamos, no hasta que tengamos un plan creíble para hacer crecer la economía para repagar esos créditos, permitirle a la clase media que vuelva a ponerse de pie y solucionar la crisis humanitaria latente. No habrá más programas de “reformas” cuyos destinatarios sean los jubilados y los negocios familiares, entanto dejamos la corrupción a gran escala intacta.
Nuestro gobierno no le está pidiendo a sus socios una salida para pagar sus deudas. Estamos pidiendo unos pocos meses de estabilidad financiera que nos permitan embarcarnos en una secuencia de reformas que la población mayoritaria griega pueda soportar, así podemos devolverle crecimiento y dar por terminada nuestra recurrente reputación de morosos con nuestras deudas.
Uno puede pensar que esta refracción a la teoría de juegos está motivada por alguna agenda de izquierda radical. No es así. Nuestra mayor influencia es Innmanuel Kant, el filósofo alemán que nos enseñó que los racionales y los libres escapan del imperio de la comodidad haciendo lo que es correcto.
Como sabemos que nuestra modesta agenda, la que da origen a nuestras líneas rojas, es correcta en términos kantianos? Lo sabemos mirando a los ojos a los hambrientos en las calles de nuestras ciudades o contemplando a nuestra pauperizada clase media, o considerando el interés de esforzados trabajadores en cada pueblo y ciudad de nuestra Europa de la unión monetaria. Después de todo, Europa sólo recuperará su alma cuando recupere la confianza de su pueblo en poner sus intereses en el centro de la escena.

jueves, 11 de junio de 2015

Carta a Angelita



Mi querida Angelita:


En este momento me intiman que dentro de una hora debo morir; ignoro por qué; más la Providencia divina, en la cual confío en este momento crítico, así lo ha querido. Perdono a todos mis enemigos y suplico a mis amigos que no den paso alguno en desagravio de lo recibido por mí.


Mi vida: Educa a esas amables criaturas; sé feliz, ya que no lo has podido ser en compañía de el desgraciado

Manuel Dorrego




Un día como hoy de 1787 nacía el primer populista argentino.

En Navarro, el 13 de diciembre de 1828 sería el fatídico día en que los poderosos decidían que la sangre y la violencia eran la forma de disciplinar ese populismo.


miércoles, 10 de junio de 2015

Una pobreza alemana



Adaptando la frase de Clemenceau, digamos que la pobreza es un tema demasiado delicado para dejárselo a pobres de información o peor, a indigentes de análisis.

Hay mucho zanguango opositor alardeando sobre el tema en estos días. No nos preocupan tanto esos cómo sí nos preocupa algún referente oficialista, que por embarcarse en defensor, mea fuera del anillo.

La estrategia opositora es, en estos términos, simple (no parece gente con muchas veleidades por lo sofisticado, dicho sea de paso). Se busca empujar la discusión al (sólo en apariencias) frío y racional terreno de las estadísticas en los que el gobierno se supone “arrinconado” y debe ser conminado a responder la pregunta “cuántos pobres hay?”

Cualquier respuesta a esa pregunta dará pie a un escarnio inevitable (a veces saliendo de las bocas más indignas, por ejemplo de personajes nefastos que le bajaron el 13% de los ingresos a jubilados y estatales cuando la desocupación trepaba el 22%). En esencia porque la presencia de un solo pobre en una sociedad que viene haciendo grandes esfuerzos por mejorar la situación de todos es un lunar en al conciencia de cualquier bien nacido.

Responder a esa pregunta es entrar a jugar en la cancha que pretende el adversario. Y es de inteligente evitarse ese paso innecesario y erróneo. Simple y llanamente NO NECESITAMOS decir cuántos pobres hay. No nos interesa esa pregunta, toda vez que la sola definición de "pobre" es demasiado compleja.

Hace unos días me topé con un artículo en El Cronista, correctamente planteado por Javier R. Petersen (@jorpetersen), que en su afán de una supuesta desmentida a los dichos de CFK en la FAO en Roma y luego los dichos de Aníbal Fernández, trasvasando la forma en que se mide la pobreza en Alemania a Argentina el dato de pobreza daría levemente por encima del 35%. Todo escrito así, en horrible modo potencial, puesto que la base estadística argentina no prevé esa medición y por lo tanto se debe hacer una interpolación para tener una aproximación razonable.

Lo primero para remarcar es que la forma en que se mide la pobreza en Alemania es una forma conceptualmente muy deseable para el “modelo” argentino. En Alemania es pobre el hogar cuyos ingresos no superan el 60% de los ingresos medios de la población. Es decir la pobreza alemana es un dato corolario de la distribución del ingreso: las sociedades con una estructura social cohesionada y homogénea tienen baja pobreza. Las sociedades “africanizadas” con una élite riquísima rodeada por bolsones gigantes de hogares con bajos ingresos tendrán un índice de pobreza muy alto.

Asumiendo que nuestra Pobreza Alemana es, según nuestros cálculos, del 33,9%, lo que queremos notar en este post es la evolución de la misma en cada sucesiva medición de la EPH en el tercer trimestre del año, desde 2003.

Y el gráfico es contundente: con las naturales variaciones estacionales, la pobreza no ha hecho otra cosa que bajar monótonamente, con excepción del último año, en el que se ha dejado de crecer y han disminuido las políticas activas de redistribución.


Así que, compañeros, nos excusamos de decirle al vivaracho opositor de turno cuántos pobres hay. No se nos cae ninguna bandera por ello.

Pero no se preocupen, sabemos taxativamente dónde están y cómo se hace para ir sacándo a esos pobres de esa terrible situación. 

Es más, ellos también lo saben. Y parece que se obstinan en que sea ELLA la que los saque de la invisibilidad y el olvido permanente.



*Notas técnicas: los valores interpolando linealmente valores entre mediana y extremo del decil.

jueves, 4 de junio de 2015

Seccando los números



Hace unos días me topé con un tuit de un tal Luis Secco. No conozco al hombre y en un punto tampoco es necesario conocerlo. Este blog promueve el “no-me-corras-con-tus-chapas”.

Allí el Sr. Secco presentó el sig. gráfico, con el que pretendía demostrarle a su tuiterplatea que los argumentos esgrimidos desde el Ministerio de Economía (en particular Kicillof) respecto del impacto que sufre nuestra economía a causa de un marcado enfriamiento en la economía mundial eran falsos. El título de su gráfico es irónicamente elocuente “El mundo se cae a pedazos?”



El mensaje latente es que el mundo va bárbaro y que la responsabilidad de nuestros males sólo se le puede adjudicar a la inoperancia e ineficacia del Ministro, en el manejo de la botonera económica requerido para que finalmente nuestra economía vuelva a remontar.

Después de un intercambio no demasiado amigable, imaginarán (la incomodidad que siente el mago cuando un nene de la platea le descubre el  truco a viva voz), pudimos identificar algunas, digamos, “pelusitas” en el argumento (usté evalúa si son relevantes o no):
  • Las fuentes son “Perspectiv@s Económicas”, el FMI y la consultora de Orlando Ferreres,
  • El PBI seleccionado para el cálculo es la variante PPP (paridad de poder de compra) que incluye inflación local en la comparación,
  • Las agrupaciones de países fueron realizadas arbitrariamente (agrupó Brasil+Chile+Mexico, no se sabe si China está en “Emergentes”, en fin)
  • Y los valores de crecimiento, según dijo, fueron sumados de cada PBI de los países (¿?) y promediados “geométricamente” (se lo notaba nervioso durante el intercambio, quizás quiso decir otra cosa, pero es lo que publicó)


Uno suele masajear los números para que reflejen lo que se quiere mostrar, es natural. Eso sí, el exceso puede generar que uno sea imputado por “Violencia de Número” (que no de género) y las cosas empiezan a reflejar medias verdades que son mentiras, en rigor mentiras.

Vamos a los papeles. En el análisis quantum de cómo nos afecta lo que está pasando en el mundo uno no elige los bloques de países arbitrariamente. De qué me sirve saber que el PBI de Marte se triplicó si a los marcianos no les vendo ni una lata de tomates. La ponderación de impacto se hace sobre la base de participación en el intercambio comercial total. Así, podríamos suponer el comercio exterior argentino dividido en cuatro grandes cuartos, denominémoslos bloques:
  1. Brasil
  2. EEUU+UniónEuropea
  3. China+Latinoamérica (naturalmente excepto Brasil)
  4. Resto del Mundo.



Analicemos como les va a estos cuatro grupos: el promedio de crecimiento del PBI de Brasil durante los años felices 2003-2010 inclusive fue de 4.1%. El mismo valor para 2011-2014 (este último año tomando las estimaciones CEPAL) fue de 1.6%. Acaba de llegar a nuestra redacción cartonera una estimación de crecimiento del PBI brasileño en el primer trimestre de 2015: -0.2%.

Sí, señores, esto es equivalente a decir que uno de nuestros cuatro caballos (el verdeamarelo) bajó el acelerador de 100 al 39% y parece que se sigue cayendo a pedazos.

Tomando el segundo bloque (países desarrollados EEUU + ZonaEuro) para los mismos períodos tenemos que creció hasta 2010 al 1.5%. En el último cuatrienio viene al 1.3%, muy ayudado por Estados Unidos (con quien comerciamos 9%), muy castigado por Europa (con quien comerciamos 14%).

Este segundo caballo está al 85% de la potencia previa.

El bloque China más Resto de Latinoamérica pasó de un increíble 9.8% de crecimiento promedio anual a un no despreciable pero menor 7.4%.

El tercer caballo se cayó del 100 al 75%.

No es fácil tener los mismos cálculos para resto del mundo, ni nos pagan por el laburito, de manera que nos tomamos la libertad de simplificar usando el proxy de crecimiento de la economía mundial: pasó del 3.1 al 2.7%.

Este cuarto caballito bajó del 100 al 87%.

Tomando el promedio de nuestra cuádriga de tiro del comercio exterior, que es de donde vienen los dólares necesarios para nuestra economía, tenemos que los caballos están tirando al 71.5%

Hasta acá la conversación se basó en quantum, en cantidades. No hemos hecho ninguna observación del otro factor central: los precios. Cuántos dólares le reporta o le cuesta al país mover un embarque de soja, de autopartes o de minerales, por ejemplo. No vamos a detenernos mucho en la cuestión porque es un dato recontrasabido: ninguno de los productos que exportamos tiene hoy mejores precios de los que tenía en la década pasada. Los precios han caído sensiblemente.

Una parte sustancial del enfriamiento que transitamos se debe a la restricción externa, es decir la falta de dólares para adquirir los bienes productivos indispensables para mantener girando la rueda productiva.

Para no ser catalogado de kicillofista acérrimo, que no lo soy, admito que el cuadro resultante podría ser distinto y mejor si durante el período se hubiese aplicado una política industrial consistente, verticalizada y robusta. Hemos sermoneado reiterativamente sobre este asunto. Pero nos atenemos a la realidad.

Esto es lo que hay, amigo Secco, y un alto número de ciudadanos confía en que aún en épocas de sequía, este gobierno los está llevando por buen camino.