martes, 30 de diciembre de 2014

Ultimo Acto


Empieza 2015 y el calendario republicano marca el último año de mandato de Cristina F. de Kirchner; de no mediar tsunamis políticos naturales o provocados los ciudadanos enfrentarán en algunos meses en el cuarto oscuro tres opciones fuertes en las que encauzar sus preferencias de futuro.

Una es el neoliberalismo suavizado, pletórico de tecnocracia pero vacío de ideología, cuyo olor a década del 90 es por momentos indisimulable y sólo queda vagamente eclipsado por un cierto perfume a eficiencia y operatividad ejecutiva metrobusiana, que desaparece frente a cada tormenta intensa o a cada reclamo colectivo expresado en los parques indoamericanos y los hospitales psiquiátricos.

Otra cuya principal virtud hasta el momento ha sido una cuidadosa esloganización de la política que en aguas calmas de debate preelectoral (todavía en modo soft) ha soportado con cierta integridad los barquinazos del camino, pero en la medida que el fragor de la lucha política vaya tomando temperatura camino a octubre, no podrá evitar traslucir controversias significativas. En particular si la estrategia oficialista va a ser la de tensar la cuerda ideológica para convertir un triángulo en un segmento: pocos e incómodos lugares le quedarán a una construcción que reune ex funcionarios con anti kirchnerismo furibundo para ubicarse en un lugar redituable y ganador en la tensión que va entre kirchnerismo y neoliberalismo.

Si la opción macrista no tiene, ni le interesa, ningún arraigo con las mayorías trabajadoras que se reconstruyeron en la última década, la segunda opción presenta dificultades de convocatoria y permanencia: salvo sindicatos liderados por impresentables como el Momo Venegas o Luisito Barrionuevo, o transfugas como Hugo Moyano, es poco lo que el municipalismo expandido de Massa puede ofrecer como vinculación peronista con el mundo del trabajo.

Si a la primera opción podíamos etiquetarla como noventista, en la segunda podemos mantener ese estilo temporal y denominarla herminioiglesismo ochentista: un líder casi luderiano con poco control de sus comandantes, entre los que se encuentran algunos con irrefrenable tendencia a la quema de urnas.

A la vez que es muy difícil disimular las orejas de lobo que emergen por detrás de la blanca y suave lana que puebla la cabecita del cordero, y si hay algo que tiene las personas, incluso las que preferirían un ecosistema con menos crispación y más ancha avenida, es percepción: no hay asesor de marketing político que pueda refrenar prolongadamente la verdadera naturaleza de la bestia y la procesión dura 10 meses.

Queda por describir la opción oficialista, aunque es prematuro cualquier juicio hasta que la maduración de proceso de lugar al candidato definitivo, que emergerá de factores tales como la performance macroeconómica durante 2015, la capacidad de alianzas políticas de los precandidatos previo a las PASO y la capacidad de articulación simbólica de la líder.

No se trata de esquivarle el bulto a una definición de preferencias, que en este blog las tenemos, se trata de describir lo que hay y no lo que habría. Creemos que CFK también tiene sus preferencias in pectore, pero claramente el contexto y el escenario no son en nada propicios para una definición. Y no lo serán hasta bien entrados en la carrera a las PASO. Es más, podrían no serlo nunca.

Lo que está claro es que la de 2015 no es una elección presidencial más, sino la batalla final por el control del desarrollo nacional, por el rol del Estado en dicho desarrollo y por la capacidad de inclusión y ecualización social del modelo emergente.

Como ocurre a escala global el ágora política no es un territorio aséptico y neutral en el que se debaten de manera democrática variantes ideológicas. Es antes que nada el teatro de operaciones de los medios de comunicación tradicionales, que desde el siglo pasado se han convertido en la cabeza de playa por donde desembarcan las interpretaciones de realidad que el poder fáctico pretende convertir en sentido común (con muchísimo éxito, nobleza obliga).

Dichos medios de comunicación articulan su poder urbi et orbi sobre tres ejes ordenadores de realidad y satisfacción: corrupción, inseguridad e inflación. No es una elección inocente, son tres parámetros sobre los que el poder tiene un control casi pleno y los gradúa casi a discreción.

Un delito con aristas conmovedoras es sólo un delito, dos y luego tres en cadena nacional mediática son lo que conocemos como inseguridad. Delitos hay en todas las sociedades, en todas las épocas. Ordenarlos y coordinarlos en la grilla de novedades publicadas de manera que escandalicen cuando sea necesario es una estrategia premeditada.

Algo similar ocurre con la corrupción. Existió, existe y existirá. El impecable trabajo de convertir una coima (real o no, nunca quedaría claro) en corrupción generalizada es un trabajo de orfebre que merecería mayor reconocimiento: que Lanata no haya recibido todavía un Oscar es una injusticia universal que alguna vez deberá zanjarse.

La inflación viene con otra parametrización, pero fuerte control mediático. Un kilo de tomates que muestra un aumento de precios rampante por un cambio estacional pone en ridículo cualquier índice, tanto el del INDEC y el del instituto noruego de estadísticas. Nadie en el mundo cree en los índices de inflación que se publican en su país. Y, adicionalmente, el poder de erosión política de la inflación es mayúsculo.

Los tres se operan en dosis adecuadas sobre los mecanismos de selección de preferencias de los votantes que, como sabemos, no tienen el más mínimo interés en leer plataformas políticas ni creen en compromisos de campaña. Cartoneros, electricistas y doctores suma cum laude seguiremos votando a nuestros líderes con el meso-encéfalo, de la misma manera que elegimos jabón en polvo. Y somos testigos del desarrollo pleno de una operación a la que le faltan todavía algunos actos para la caída final del telón. Se trata de conectar elegantemente los vínculos de Cristina, de su familia, de Lázaro Báez y de cuanto integrante del gobierno que tenga un ticket de estacionamiento mal rendido, para luego echar a todos en una misma bolsa de mierda, tras lo cual no haya posibilidad de análisis riguroso sobre hechos, sino que predominen las percepciones.

Jueces que más bien parecen un dudoso cartel se reúnen y organizan almuerzos conspirativos a la luz del día para planificar su estrategia de ataque al PEN. Cualquier reunión con el 1% de carga simbólica en la que participe un miembro de tercera línea del ejecutivo sería tapa de matutinos sin dilación y con fuerte presencia de la palabra “embestida”.

Lo que eriza la piel de los pedestres sería el eventual éxito de la movida y para muestra basta un botón: detrás del mani pulite italiano vino el vaciamiento de la política peninsular en manos de una indefinible derecha al mando de un inefable Berlusconi. Nos estremece pensar lo que los gerentes mediáticos argentinos tendrían para ofrecernos si la opus magna de Magnetto y Mitre tiene éxito.

Por suerte la pugna real es por valores políticos que son claros a los ojos de la población, y esos valores no son los que mayor capacidad de centimetraje mediática ostentan.

lunes, 29 de diciembre de 2014

Salmón Turco


El día anterior hay que comprar yogur natural (y, naturalmente, sin azúcar), digamos medio kilo. Si la consistencia es muy floja hay que buscar que sea firme, estilo yogur griego, casi una crema untable.

Surgen dos caminos. Hacer el yogur en casa o concentrar yogur comprado. El primer caso es otra receta que usté tiene que buscar en otro blog, acá no, pero cuando lo tenga hecho, en ambos casos se trata de pedirle una media de mujer tipo cancan en desuso a la compañera de vida o a la amante. Debe estar limpia (la media, la mujer no es imprescindible) porque le vamos a verter el yogur y la vamos a dejar atada de la canilla de la cocina colgada y goteando suero en la bacha durante por lo menos un par de horas. Tiempo suficiente para aprovechar que la dama se sacó las medias y puede tener ganas de seguir sacándose prendas y también tiempo para picar muy finito un manojo de ciboulette o, en su defecto, la parte de hoja verde de una cebolla de verdeo. También hay que picar muy finamente una cabeza de ajo, un manojo pequeño de nueces y dos o tres hojitas de menta fresca.

Todo este picado, junto a un par de cucharadas de aceite de oliva, otro par de jugo de limón y sal y pimienta a gusto, debe vertirse y mezclarse bien en un bol con el yogur que ahora es consistente. Toda la noche en la heladera el preparado. La compañera no, que se enferma o se pianta.

A día siguiente se prepara el salmón. En su sartén o plancha de confianza (todos tenemos un montón de ollas conocidas, pero sartenes amigas, una sola) sofritamos en buen aceite de oliva un poco de cebolla y pimiento morrón cortados en juliana (y eventualmente, si gusta, hongos tipo champignon). Fuego medio, después de la primera fritanga en temperatura puedo adicionar un poquito de agua (nunca antes, no es sopa) para que la cebolla y el morrón no se quemen, sino que se doren. 

Ahí llega el salmón, que si fue comprado en filetes de lomo se pone a asar con la piel hacia abajo durante un buen rato y no se requiere dar vuelta (si son rodajas no se lo voy a explicar). Es buena práctica cada tanto ir recubriendo el salmón con el sofrito para que vaya tomando ese sabor.

Cuando el salmón está listo no lo retire, ahí cubre con el yogur sazonado para que el conjunto tome temperatura, pero no por mucho tiempo, que apenas caliente.

Ya está listo para emplatar, puede adornar con un restito de ciboulette finamente cortado sobre el preparado. Esto lo puede acompañar con cualquier verdura de sabores alcalinos para compensar la acidez del salmón, hervida al natural: lo usual es papas, a mí me gusta con brócoli.


Fíjese @rinconet que estoy amigable y no le pedí que compre hojas de parra para sofritar con la cebolla y el morrón, antes de la entrada del salmón, como nos pide la gente.

sábado, 13 de diciembre de 2014

El Tornado no se detiene


El 10 de abril de 2010 publicábamos esto que, según este blog, es uno de los parámetros más eficaces para balizar nuestro camino a un desarrollo inclusivo y sustentable.

En ese momento hacía sólo 4 meses que se había instaurado la AUH, un tiempo estadísticamente pequeño para registrar su efecto en la DESEADA homogenización de ingresos de la población.

Hace pocos días la OCDE, ese club selecto de países desarrollados que también incluye algunos países modelo latinoamericanos (Chile y México), emitió un informe que tituló como "Tendencias en Desigualdad de Ingresos e Impacto en el Crecimiento Económico" y que contiene interesantes datos de lo que ha estado ocurriendo con la desigualdad en sus países en los últimos 30 años.

Inmediatamente recordamos nuestro viejo post y fuimos por una actualización, cartoneando los datos del segundo trimestre de 2014, que son los últimos publicados de la encuesta permanente de hogares, EPH.

Digámoslo claramente: el paradigma de la evolución económica para los dueños del mundo siempre ha sido el crecimieto. Ni la OCDE, ni el Banco Mundial, ni el FMI, ni ninguna orga multilateral jamás había prestado atención a lo que venimos remarcando desde este culo del mundo: condición necesaria (y remarcamos que no suficiente) para el desarrollo es la distribución progresiva del ingreso.

Las sucesivas administraciones de la letra K han tenido eso en claro y, a pesar de los insoslayables efectos de la crisis financiera de Wall Street en 2008 que el gran gendarme mundial ha sabido trasladar y reconvertir en otras crisis como la de burbuja inmobiliaria en España o de competitividad en Grecia, se mantiene con el rumbo firme y preciso que se demanda.

Para ilustrar las tempestades que venimos navegando, algunas viñetas del informe de la OCDE:

  • La brecha entre ricos y pobres es hoy la más alta de los últimos 30 años. Mientras la relación de ingresos entre el 10% de los hogares más ricos de los países de la OCDE frente al 10% más pobre era en los años 80 de 7 veces, hoy es de 9.5 veces.
  • La desigualdad no sólo se percibe cuando se la mide en los "hogares del extremo": también se mide en los hogares de los deciles intermedios, medidos por el índice Gini (100 absoluta desigualdas, 0 absoluta igualdad): en los '80 el Gini de la OCDE era de 29%, hoy es de 32%.
  • En ese período, Gini creció (aumentó desigualdad) en 16 de los 21 países de la OCDE, se mantuvo estable en 3 y mejoró en 2.
  • El estudio de la OCDE (64 páginas en inglés aquí) le pone cifras al impacto en el crecimiento que provoca esta desigualdad. Estima que a México y Nueva Zelandia le restó 10% de crecimiento en 30 años. Estima en 9% el golpe sobre Reino Unido, Finlandia y Noruega y entre 6 y 7% en EEUU, Italia y Suecia. 
  •  El efecto de los perjuicios de la desigualdad se hace patente en el 40% de los hogares más pobres, que es donde reside un motor central del crecimiento: el consumo. 
  • El estudio hace foco en las dificultades que la desigualdad impone a la promoción educativa de las clases pobre y la fuerte posibilidad de que se congele el efecto de ascenso social que dinamiza las sociedades.
Cositas con las que este humilde blog, decíamos, viene hinchando las pelotas hace tiempo. En cuanto a la evolución Argentina, los números retratados en el post de abril de 2010, comparados a los últimos disponibles, son los siguientes:
  • En 2003, por cada 1000 pesos promedio ingresados en cada hogar más pobre, el ingreso de uno más rico era de casi 28 mil pesos. El efecto post-crisis de convertibilidad nos ponía cerca de Haití.
  • Para 2010 esta proporcion había caído de 28 a casi 16 veces, apenas superior al de Estados Unidos (sí, Estados Unidos, 15,9 en 2010, la tan mentada sociedad liberal).
  • Para el segundo trimestre de este año esa proporción siguió cayendo, ahora de 16 a 13,2 (recordemos que el denostado promedio actual de OCDE es 9.5). Nuestra posición actual es levemente mejor que la de España (13.8 en 2011), que se viene desintegrando con los pasos del Gato con Botas.
Ahora bien: estamos diciendo que estamos mejor que esos países? No. No es necesario tergiversar estos datos de esa manera.

En primer lugar una mejor distribución del ingreso es condición necesaria pero NO SUFICIENTE para un desarrollo inclusivo. Y nosotros podemos decir que estamos en la senda correcta: necesitamos muchos años con los parámetros de igualdad social en este cimiento para que la dinámica interna de una sociedad se encauce. 

En este punto sólo se nos ocurre seguir colaborando con este proceso. Y ya que el kirchnerismo se ha caracterizado por la reinstauración de derechos y conquistas sociales, se nos ocurre sumar al menú una que está faltando, que ha sido muy poco mencionada y que no inocentemente fue volteada de nuestra legislación por Martínez de Hoz durante la dictadura: IMPUESTO A LA HERENCIA.

Se lo decimos con el tonito NelsonCastro: "pienseló, Señora Presidenta".



martes, 9 de diciembre de 2014

Parece que Podremos



El video con el que iniciamos esta entrada es un reportaje realizado el viernes 5 pasado por la señal RTVE (canal oficial del Estado español) al líder político y Secretario General del jovencísimo partido Podemos, producto del movimiento de indignados que llenó parques y plazas durante la crisis de la burbuja inmobiliaria española que todavía hoy campea.

El reportaje tiene un trasfondo que explica la tensión e incomodidad de los participantes, y que se percibe a largo de sus 65 minutos: hasta el momento de la entrevista hacía más de un año que ningún programa de la señal oficial invitaba a algún referente de Podemos.

Esa nada inocente inercia fue quebrada por 24Horas, el programa político ubicado en el prime time de la grilla de la TV estatal española, conducido por el periodista Sergio Martín, acompañado por un grupo de panelistas que no hacen mucho esfuerzo por esconder sus simpatías oficialistas.

Pablo Iglesias y el partido Podemos representan hoy en España una línea política de total antagonismo a lo existente y vienen creciendo de manera rampante en imagen y votos, mes tras mes, elección tras elección. Sin ir más lejos fueron los ganadores de los últimos sufragios para eurodiputados.

Pero Pablo Iglesias la tiene al mismo tiempo fácil y difícil:
- fácil porque la tristísima realidad española de corrupción, desempleo y aumento de la inequidad y la pobreza es el efecto de las políticas que Podemos rechaza;
- difícil porque 30 años de neoliberalismo disfrazado de Estado de Bienestar han sido fructíferos para cargar de prejuicio y simbolismo negativo términos que deberían ser tratados con más neutralidad en el debate político. Así, palabras como Comunismo, Cuba, Castro, Marxismo, Populismo, Venezuela, Latinoamérica, Kirchner, etc., que deberían participar con mayor fluidez del ágora, todavía tienen en la opinión pública peninsular una connotación que las emparenta con el Demonio.

En ese mar de tensiones debe moverse este sosegado pero firme profesor universitario y el propósito de este post es mostrar la suficiencia y robustez discursiva con la que Iglesias lo navega y, al mismo tiempo, poner en evidencia el papel patéticamente pobre y perplejo que deben jugar quienes se embanderan en políticas de austeridad, en la defensa de la zona euro, en la seducción de empresarios e inversores y las "señales a los mercados".

Como única herramienta de erosión contra quien enfrenta con posibilidades crecientes de éxito las políticas del establishment peninsular, sólo les queda un recibo de fotocopiadora y una malaleche de último minuto cuando, sobre el final de la entrevista, el conductor le despacha a Iglesias una pregunta que sugiere conexiones o connivencia entre Podemos y la ETA.

Vale la pena esta pequeña clase de 65 minutos de comunicación política.


lunes, 8 de diciembre de 2014

Fugadores Compulsivos



Los acontecimientos relacionados con la filtración de una lista de 4040 clientes argentinos de la sucursal ginebrina del banco inglés HSBC adquieren, en el contexto de la historia económica de nuestro país, una relevancia inusitada.

En primer lugar por su carácter inédito: es la primera vez que esto ocurre de una manera ostensible; en segundo lugar por su oportunidad: durante una administración de gobierno que es considerada enemiga de los intereses de estos “ahorristas”.

Este dinero no declarado encontrado en Suiza no es una travesura de 4000 piolas, más bien es la punta del iceberg de un proceso robusto y estable que se inició con la aparición de la valorización financiera en 1976, tuvo coto en 2002 y ha reaparecido de otra forma desde 2006. 

Vale hacer un poco de historia.

Hasta el Rodrigazo (1975) los flujos crecientes de endeudamiento encontraban  correlato con la incipiente industrialización liviana primero e intermedia después, que había vitaminizado el peronismo.

Pero desde el golpe del 76 los tradicionales factores de poder económico y fuerte injerencia política modificaron radicalmente su patrón de acumulación local, el cual quedó entonces estructurado por una sustancial brecha entre las tasas de interés internacionales y nuevas tasas de referencia en el mercado local.

En esta nueva ingeniería, que no era otra que un test pionero de lo que luego se atestiguaría a nivel mundial, la deuda externa y en particular la deuda externa privada desempeñó un rol decisivo porque el protagonista del nuevo patrón fue el capital oligopólico local (no sólo empresas locales sino también intereses extranjeros radicados en el país), que tomó deuda del exterior a tasas de interés internacionales para luego colocarla en el mercado local en forma de títulos, bonos y depósitos que se valorizaron con inauditas tasas de interés local.

El paso siguiente de este ajedrez fue dolarizar esas ganancias y fugarlas al exterior.

Este proceso no hubiese sido posible sin la complicidad o al menos la pasividad del Estado, el cual funcionó cooptado por dichos intereses en ese interregno. Alcance con identificar los antecedentes y el desempeño de los sucesivos ocupantes del sillón de ministro de economía desde 1976, con la única excepción del primer cuatrienio alfonsinista.

La complicidad imprescindible del Estado se reflejó por un lado en su endeudamiento sistemático con el mercado financiero local avalando las tasas de interés extraordinarias, y por otro el endeudamiento sistemático con el mercado externo, proveyendo el flujo incesante de dólares necesarios para realizar la conversión y fuga en moneda dura.

El tercer y definitivo golpe lo dio el superhéroe representante de esos sectores, Domingo Cavallo, al estatizar la deuda privada en 1982 y durante su último reinado en el gobierno de la Alianza, al ordenar y sistematizar la extraordinaria fuga durante todo el año 2001.

Puede decirse entonces que la virtual parálisis de la economía real en Argentina en el período 1976-2001 se debió a que un Estado cooptado y anestesiado estaba siendo desangrado por dos vías: el pago de intereses de una deuda externa que desafiaba la ley de gravedad (honrar el compromiso con los cómplices extranjeros dotaba de sustentabilidad al modelo) y la realización de activos en la forma de fuga de capitales.

Para ponerle datos duros a este proceso, en el mismo período (76-2001) en el que el PBI de la Argentina creció algo más del 40%,

- El pago de intereses de deuda creció desde 2 mil hasta 117 mil millones de dólares,
- La fuga de capitales creció desde 5 mil hasta 138 mil millones de dólares 
- Y la deuda propiamente dicha creció desde casi 8 mil hasta 140 mil millones de dólares

Como la mera expresión de porcentajes linda con el ridículo (1700%, 2100%), sirva ilustrar el afano diciendo que la suma de intereses más fuga en 1975 rondaba el 5% de nuestra economía y que sobre el final de la convertibilidad mas que duplicaba el producto de nuestra economía.

Más cerca en el tiempo, da la sensación que 25 años de esta corrupción blanca se arraigó en el ADN de nuestro establishment y las poderosas señales que Néstor Kirchner como presidente les transmitió a partir de 2006 (bye bye, Lavagna, bye) fueron suficientes para reinstalar un nuevo proceso de fuga que los defendiera de este populismo insoportable. Eso sí, imposible desde el control absoluto del Estado, ahroa sobre la base de los espectaculares excedentes que sus firmas produjeron durante el brillante recupero de la economía real desde 2002.

Habiendo confirmado que se enfrentaban a un adversario agudo, las facciones de poder recibieron la mala noticia del denominado “cepo” cambiario y debieron recurrir a todo tipo de parches, entre ellos el CCL, o contado con liqui. Cuando decimos cepo ya sabemos quiénes son los que se sienten prisioneros.

El segundo efecto visible es la filtración de información de una parte condensada de fugadores seriales sobre operaciones llevadas a cabo entre 2006 y 2007 con una sucursal suiza del HSBC. No se trata de haber encontrado la punta de un pasivo e inofensivo ovillo, más bien podríamos decir que tenemos un puma agarrado de la cola. No sé si podemos estar contentos, pero es seguro que debemos estar alerta.

Se escucha por ahí: lo reprobable no es que hagan lo que quieran con su dinero, sino que evadan el pago de impuestos.
Judicialmente puede ser un razonamiento correcto.
Moralmente es deplorable.
Y esa catadura moral tiene por único juez a la opinión de la sociedad.
Es imperativo exponer a la luz pública actores, métodos y objetivos.

Y ahorrémonos la inocencia de pretender que va a ser nuestro Poder Judicial el garante de la disciplina. Están más preocupado por ordenar y garantizar su supervivencia frente a la transición política hacia el 2016. Debe ser un poder político de cuño popular el que empuñe el cuchillo.

Por eso es necesario que la Comisión Bicameral en proceso de formación tome cartas en el asunto y desnude de una vez la verdadera naturaleza pusilánime de esta plutocracia. Y que lo haga de una manera expeditiva, legítima y concreta, a la luz pública, mostrándole a la sociedad dónde quedaron los hospitales, caminos, escuelas y parques con los que algunos candidatos opositores diseñan espejitos de colores.

Es un deber no sólo judicial, sino ético y político ir hasta el hueso de esta realidad: ahí se esconden las verdaderas causas de un cuarto de siglo de decadencia nacional orquestada. 




domingo, 7 de diciembre de 2014

Sueñan los próceres latinoamericanos con tucanes de banda ancha?



Párrafos azarosos del discurso de Lula en la noche previa a la Conferencia de Unasur e inauguración de su Sede Oficial.

"Antes de entrar al tema de esta conferencia, quiero rendir homenaje a dos compañeros que ya no están con nosotros, pero sin quienes no habríamos llegado tan lejos: Néstor Kirchner y Hugo Chávez. Cada uno a su manera, fueron figuras clave en este proceso, prestando su energía, generosidad y visión sobre el fortalecimiento del Mercosur, la creación de la UNASUR y la creación de la CELAC. Líderes de orígenes y países diferentes, Kirchner y Chávez mostraron, sobre todo, un espíritu de fraternidad y de compromiso con el desarrollo y la emancipación de los pueblos de América Latina y el Caribe, con especial atención en la lucha contra la pobreza y la desigualdad."

"A pesar de las consecuencias de una crisis mundial que no fue creada por nosotros, sino por la especulación desenfrenada en los principales centros económicos, a pesar de la dureza de la disputa con la radicalización de la derecha cada vez más estridente, a pesar de todas las dificultades, las personas renuevan la confianza en los gobiernos de la transformación social. Pero no debemos engañarnos a nosotros mismos: el conservadurismo de los ataques no se dirige a cada país aisladamente. Son ataques contra la soberanía de toda una región del planeta, que está construyendo un proyecto alternativo al neoliberalismo fuerte, respaldado en la democracia, el diálogo y la búsqueda de formas más justas de desarrollo."

"En tan sólo 10 años, el comercio entre los países del Mercosur pasó de 15 mil millones a 66 mil millones de dólares. Con la entrada de Venezuela, el bloque se fortaleció y las posibilidades comerciales aumentaron aún más. Una expansión comercial similar ocurrió en todos los bloques regionales del continente. En diez años, el comercio entre los países de América Latina y el Caribe aumentó de 50 mil millones a 189 mil millones. Más de la mitad de estos intercambios implican productos manufacturados, una lista diversificada de casi 10.000 artículos."

"Hasta 2004, el intercambio de inversiones entre los países de la región representaba sólo el 4% de la inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe. Hoy en día, superó el 14% del total, y puede expandirse más, si hacemos lo que hay que hacer.
En diciembre de 2004, en la reunión de presidentes sudamericanos en Cuzco, hemos dado un paso político importante, con la creación de UNASUR. Constituir un órgano democrático multilateral, sin ningún tipo de supervisión externa. Es muy significativo desde el punto de vista de nuestro desarrollo histórico que una de las primeras iniciativas de UNASUR ha sido la instalación del Consejo de Defensa Sudamericano.
Pronto estará trabajando en Quito, la Escuela de Defensa Sudamericana. Con tales medidas audaces - impensables para muchos de mi generación - definimos el territorio de soberanía, el diálogo y la paz en nuestro continente."

"Mis amigos, mis amigos, todos los avances mencionados son importantes para la evolución histórica del proceso de integración. Pero no son suficientes. Podríamos y deberíamos haber hecho más. La verdad es que el avance de la integración no está a la altura de nuestro potencial y sobre todo de nuestras necesidades.
La crisis económica mundial ha tenido un efecto negativo en las iniciativas de integración. Como si tuviéramos que esperar el fin de la crisis para volver en dirección de la integración. Estoy convencido de que es precisamente lo contrario: cuanto más nos integramos, mejores serán nuestras condiciones para enfrentar y superar la crisis.
La integración no es el problema, es parte de la solución. Lejos de mantenerla congelada, a la espera de tiempos mejores, lo que debemos hacer es acelerarla."

"Llama la atención, por ejemplo, el tiempo que Brasil vivió de espaldas a los vecinos en el continente - y creo que lo mismo es cierto para la mayoría de los países de la región.
Durante cinco siglos, (Brasil) tenía más conexiones con las viejas metrópolis y con Estados Unidos que entre nosotros - en la economía, el transporte, la política e incluso en el campo de la cultura y el pensamiento.
Estábamos apartados unos de otros, incluso físicamente. Imagínense que tuvo que llegar mi gobierno, ya en el siglo XXI para que se construyeran los primeros puentes de los ríos que unen Brasil a Perú y Bolivia.
Esto hizo posible la conclusión del Eje Interoceánico Sur, que une la costa peruana a la amazonia brasileña. Y también la conclusión del Corredor Bioceánico, desde el puerto de Arica, en Chile al puerto de Santos, en Brasil, a través de Bolivia."

"Mis amigos, mis amigos, nuestra región representa aproximadamente el 30% del potencial hidroeléctrico del planeta. Esta fuente renovable corresponde al 52% de nuestra capacidad instalada de generación de electricidad, que está en el orden de 325 Gigawats. Pero aún no aprovechamos el 40% de ese potencial, con la construcción de centrales eléctricas y líneas de transmisión para el aprovechamiento integral y compartido de este recurso."

"Del mismo modo, necesitamos integrar la red de gasoductos y oleoductos, para aprovechar el potencial de los combustibles fósiles, y también estimular y coordinar la generación de otras fuentes de energía renovables: eólica, solar, biomasa, geotérmica y marina.
También, para avanzar al ritmo necesario de la expansión económica, debemos ampliar y conectar a la banda ancha a la red de comunicación entre nuestros países."

"Es muy importante definir nuevas fuentes de financiación para proyectos estratégicos, incluso los que están confinados al territorio de un solo país y que son importantes para la región. En este sentido, se requiere el pleno funcionamiento del Banco del Sur. Pero también hay que hacer más con las fuentes existentes, nacionales y multilaterales, y aprovechar las oportunidades que ofrece el Nuevo Banco de Desarrollo establecido por los BRICS.
Le cabe a los países más desarrollados, con las mayores economías de la región, adoptar políticas para facilitar el acceso de los países más pobres a los mercados de consumo."

"Mis amigos, mis amigos, estos primeros años del siglo XXI marcaron el inicio de una nueva era para los pueblos de América Latina y el Caribe. En la mayoría de los países que han adoptado la política de distribución de la renta activa, el empleo y la inclusión social, la economía creció por encima del promedio mundial.
El desempleo urbano en la región, que alcanzó el 11,1% en 2003, se redujo a 6% en el tercer trimestre de 2014. En el mismo período, el salario mínimo tuvo un aumento real del 20% en el promedio de los países latinoamericanos.
Estamos eliminando el hambre de nuestros países del mapa mundial. Reducimos fuertemente la pobreza y la desigualdad."

"A diferencia de lo que ocurrió en el pasado, los países latinoamericanos están mejor preparados para enfrentar la crisis financiera mundial que comenzó en 2008.
La mayoría de nuestros países rechazaron la receta de la recesión y el recorte de la inversión pública, que se cobró millones de puestos de trabajo y arruinó a millones de familias en todo el mundo.
Un estudio de la CEPAL en algunos países de América Latina y el Caribe muestra que entre 2009 y 2013, hubo un crecimiento promedio de 7,8% en la generación de empleo. Considerando sólo los empleos formales, el crecimiento fue del 12,5% en el período.
Esto demuestra el acierto de las políticas adoptadas para hacer frente a los impactos de la crisis global: política soberana, decidida sin la interferencia del FMI, cuyas imposiciones hicieron infeliz a toda una generación de latinoamericanos."



Uia, me dejé estar


En los últimos días ha tomado cuerpo un en apariencia anacrónico debate que fogoneó el lobbysta máximo de Techint Luis Betnaza. En una primera instancia “tranquilizó” a sus socios del Foro de Convergencia Empresarial asegurándoles que “en el próximo gobierno, el Mercado le va a ganar al Estado”.  Y luego aprovechó la realización de la vigésima Conferencia Industrial de la UIA para continuar su obra con otra expresión casi tan feliz: “no habrá un debate por achicar al Estado, aquí se trata de liberar las fuerzas del mercado”.

Anacrónico decimos porque voceros de la industria nacional están planteando un debate que tuvo lugar en los períodos 76-83 y 89-2001 con resultados demasiado obvios como para ser expuestos aquí.

Los industriales argentinos, al menos los que opinan desde la UIA, vienen a advertirnos que algún tipo de contención tácita los tiene amarrados, sujetos e imposibilitados de entregarle al país todo lo que tienen para darnos.

Una forma interesante de evaluar su potencial, su capacidad de gestión y su eficacia consiste en identificar la magnitud, despliegue y articulaciones que la propia cámara industrial ha podido desplegar en estos 127 años de vida. Y para eso nada mejor que las comparaciones.

Cruzando el río Iguazú toma cuerpo la entidad que nuclea a los industriales brasileños, llamada CNI. Esta institución, que es 49 años más joven, ha desarrollado algunos emprendimientos institucionales notables.

Por ejemplo el SENAI, Servicio Nacional de Aprendizaje Industrial, que es el brazo institucional a través del cual los industriales brasileños configuran y formatean los recursos humanos que necesitan para encauzar su desarrollo industrial. Junto con otros organismos que dependen de la CNI (SEBRAE, SESI, IEL) el SENAI se ha convertido en una prestigiosa institución que ha llegado a los rincones más inhóspitos de Brasil para llevar la cultura de la educación y el aprendizaje de oficios y tareas técnicas requeridas en la industria. Ningún brasileño que desarrolle una tarea técnica en la industria, por básica que sea, ha dejado de atender algún curso del SENAI, y en general más de un curso, varios.

Para ponerlo en su verdadera dimensión, mencionemos algunos números reflejados en su Reporte Anual 2013. En ese año SENAI contuvo:
  • Más de un millón y medio de alumnos en sus cursos ordinarios de Educación Continua para operarios industriales (son los cursos estándar para formar desde clarkistas básicos hasta matriceros),
  • Más de 1.6 millones de participantes en acciones educativas focalizadas (por ejemplo visitar escuelas medias y presentar a la comunidad educativa el SENAI y sus posibilidades, una forma de inducir a las personas al trabajo industrial),
  • Cerca de 1.6 millones de alumnos participaron del programa de Salud y Seguridad Laboral,
  • Casi 3.4 millones de alumnos en cursos cortos en alguna de las 500 unidades de atención distribuidas por todo el país,
  • 10 Institutos SENAI de Innovación y 14 Institutos SENAI de Tecnología en todo el país,
  • 800 mil matrículas extendidas en aprendizaje a distancia sobre una cartera de más de 250 cursos,
  • Convenios de asociación estratégica con la Sociedad Fraunhofer de Alemania y el MIT de Estados Unidos,
  • 150 unidades de biblioteca móvil trasladándose por todo el país,
  • El Programa SENAI  de Acción Inclusiva identificando e incluyendo personas con capacidades especiales en su sistema de educación profesional,
  • 320 unidades móviles de educación llegando a lugares de difícil acceso del territorio y
  • Presencia en 12 países a través de convenios de cooperación.

Uno  nunca podría pensar que semejante despliegue institucional es hijo de la filantropía empresaria verde-amarela: claramente se trata de masificar el acceso al aprendizaje técnico con el objeto de ampliar hasta niveles impensados la oferta de trabajo, lo que debería inducir a una inevitable baja en los costos laborales brasileños. Es un dato de la realidad. Pero al mismo tiempo plantea un beneficio insoslayable para la población, que puede acceder a conocimientos y ofertar servicios de calidad en el mercado de trabajo. Es lo que necesita un país que pretende industrializarse.

Una y otra vez escuchamos a los empresarios argentinos quejarse de las dificultades y el costo para conseguir mano de obra calificada en nuestro país. Lágrimas de cocodrilo: como efecto nunca vimos ningún esfuerzo para modificar ese estado de cosas.

Después de semejante listado nos vemos tentados a invitar al lector a recorrer la página web de la UIA tratando de identificar su accionar institucional: preferimos evitarle al lector ese triste paseo. Ni siquiera diviéndo por 5 los número antepuestos (para mantener las proporciones de magnitud entre ambas economías) la cámara empresaria argentina tiene algo para mostrar.  

La UIA no pasa de ser una clásica institución de apriete y lobby al poder político argentino.

Es lo que fueron. Es lo que son. Es lo que los grandes empresarios industriales argentinos nunca dejarán de ser: los hijos tecnificados y dilectos de una inoperante oligarquía rentista.



sábado, 6 de diciembre de 2014

Trabajo, nos cohesiona Trabajo


El último informe “Reporte Global de Salarios 2014/2015”, emitido ayer por la Organización Internacional del Trabajo, parece redactado por Kunkel.

No es para menos, pues pone a Argentina, junto a Brasil, Rusia y China como los países que lograron mejores avances en equidad por vía de mejoras en el salario real de los trabajadores.

El informe contiene información precisa respecto del crecimiento comparado entre desarrollados y emergentes. Queda claro que la recesión es global y los efectos de la crisis financiera que se inició en Wall Street en 2008 están lejos de desaparecer.

En el gráfico, en rojo los países desarrollados, en azul los emergentes y las barras con el agregado global del crecimiento de producto bruto.

El informe toma los países del G20, que se pueden dividir en dos grupos claramente diferenciables: los desarrollados y los emergentes, y analiza las variaciones de salario real en el período. Las diferencias a favor de los emergentes, liderados por China, son contundentes.     

Las barras rojas son los países del G20 desarrollados, y las verdes los emergentes.

En su segunda parte el protagonismo lo cobran Argentina y Brasil, pues se habla del efecto real de salarios en la estructuración progresiva de la distribución del ingreso: en una comparación de 130 países se muestra como Argentina es el país cuyos asalariados lograron una mejora del 87% de reducción de la desigualdad, seguidos por Brasil con el 70%.

El informe es, además, devastador respecto de las políticas de salario y empleo en países centrales y no se priva de castigar a Estados Unidos, Japón, España e Italia en cuanto al pobre acompañamiento que hicieron los valores salariales respecto al aumento de productividad de esas economías.

Recordamos que productividad es la tasa de producción del factor trabajo, medido por unidad de tiempo de servicio, un valor que crece constantemente; y salario real es el salario nominal afectado por dicha tasa. Si los trabajadores españoles de una terminal automotriz, dedicando las mismas horas aumentan la cantidad de autos producidos, el lógico que su salario debiese acompañar de alguna manera esa mejora que le generan a su empleador. Pues no es el caso en esos países (desarrollados) y el gráfico a continuación lo pone en evidencia.


En este blog no nos cansaremos de es objetivo principal una distribución del ingreso homogénea en la estructura social nacional, antes que crecimiento, como camino a un desarrollo sustentable. Y el trabajo es el instrumento clave de esta estrategia, que explica la obstinada defensa de parte del gobierno de los niveles de empleo y la lucha contra la desocupación. 

Que la representación política del FPV esté abocada a esta tarea, dificilísima en el contexto mundial y regional que transitamos, mientras otros se preocupan en endulzar los oídos de los votantes con consignas casi xenófobas, es lo que se refleja semana tras semana y encuesta tras encuesta.

La sociedad percibe esta asimetría y determina sus preferencias en consecuencia.

En este link el resumen del informe de la OIT en español (recomendable).
En este link el informe completo, que todavía no fue traducido del inglés.

Y este video, con su presentación, muy bien guionada y subtitulada en español.




domingo, 30 de noviembre de 2014

Armas


La lista de nombres de la entrada anterior no es un plano para diseñar un tren fantasma. 

Es, más bien, la secuencia cronológica en forma de protagonistas, de los sucesivos liderazgos que, iniciándose en un hecho personal, social, político o incluso como consecuencia del azar, fueron aupados y apalancados por el poder y en particular por el poder mediático para convertir en símbolo más o menos tácito, más o menos voluntario, de liderazgo opositor.

Algunos llegaron hasta allí sin premeditación, sin excederse en su prédica: su causa contenía una justicia insoslayable.

Otros trabajaron afanosamente, con equipos profesionales, coaching, focus groups y toda una estrategia, delineando hasta los detalles más sutiles, para convertirse en la bala de plata que le pondría fin al kirchnerismo.

Una palabra es factor común de la serie: efímeros.

Once años y seis meses, los mismos que este gobierno en el poder, lleva este proceso que ya se ha tornado predecible, aburrido e infructuoso. Podríamos descontar algunos meses al inicio de la gestion de Néstor: nos imaginamos un Duhalde frente a los círculos rojos, pidiendo que lo dejen encargarse de todo con gesto de suficiencia, como si se tratara de pescar un cazón. Para las elecciones de 2005 él y su esposa se convertían en las nuevas estatuas de sal de la política.

Lo que no deja de ser notable es que siguen apareciendo, uno tras otro, como en un interminable tren fantasma que en la próxima curva nos aterrorizará desde la oscuridad con un nuevo esperpento. Más temprano que tarde descubrimos el truco, los piolines que manejan a la bestia, y pronto nuestra angustia se torna sonrisa cómplice.

Los dejamos atrás y nos pasa lo mismo que con las viejas películas de terror: hasta nos inspiran cierta ternura.

Pero hay compatriotas que revistan en las clases elegidas de nuestra sociedad, ABC1 urbanos, sometidos a este martilleo diario, que viven toda esta puesta en escena con pleno realismo y vivacidad, que creen a pies juntillas que la corrupción es el mal mayor de la política y que leen los mensajes que se les proponen desde el poder subyugados por las dramáticas imágenes de la pobreza en Formosa o el delito en González Catán.

Y dentro del ofertón que les entrega el delivery televisivo malaonda diario también se llevan el ticket de descuento, el rebate: preséntese con este ticket el 10 de diciembre de 2015 en nuestras tiendas, y verá cómo todo ha cambiado, como la pesadilla ha sido superada. Guardan esos tickets con la fe de un monje en un cajón de la cómoda.

Vamos a decirlo corto y sencillo:

Todavía no podemos darnos una idea, protagonistas de nuestra propia historia, de la enorme potencia ideológica y política que el kirchnerismo le heredará a la política argentina.

No está en nuestras posibilidades, marineros en aguas tormentosas, reconocer y exaltar el sorprendente derrotero de nuestro barco, ni comprender los efectos y consecuencias que semejante viaje tiene y tendrá en el futuro político.

Hemos recorrido paisajes que necesitaban de manera urgente la reaparición con vida del principal desaparecido de la dictadura: el Estado.  

Podrán darse una idea aproximada quienes testificaron las consecuencias del peronismo 1945-1955: cuando el padrecito Estado llega a esos rincones, cuando la justicia, la comida, la educación y la seguridad llegan a esos arrabales, ya nada vuelve a ser igual.

Y nada volverá a ser igual.

Por eso, en el deseo de los cerebros ideológicos opositores, se intentan crear las condiciones para un escenario de final de época pletórico de imágenes de camiones celulares que van y vuelven de alcaidías, declaraciones de jueces en escaleras de comodoro py, prisiones domiciliarias, esposas y rejas.

No tienen mucha idea de lo que dicen. No tienen ninguna.

Todavía hoy, décadas después, hay cuadros de Perón y Evita en hogares humildes de gentes mayores. Ese 30% de kirchnerismo duro que la oposición mediática no se cansa de desestimar o vapulear, según sea el caso, es mucho más intenso y eficaz que 40 mil caceroleros en las pantallas de TN.

Lamento informarles no sólo a los furibundos opositores, sino a los descreídos, a los ventajeros, a los cobardes, que el kirchnerismo vino a reconstituir y reponer la mística peronista que intentó ser arrasada por Rojas, Onganía, Videla, Massera, Alsogaray o Macri. El muerto que ellos mataron goza de buena salud.

Y descreemos que esta lectura sea nuestra afiebrada aventura. El blog de Manolo, ácido y crítico con el oficialismo cuando debe, pone en evidencia con cada vez mayor contundencia el hecho que se madura en las intuitivas narices de nuestra fauna política: la bajísima tasa de garrochazos provinciales y locales cuando faltan apenas meses para el final de una administración que supuestamente finaliza.

No es amor ni pleitesía a CFK.
No es "la caja".
No es oportunidad.
Es la comprensión de que por fuera del kirchnerismo no hay garantía de continuidad, siquiera revisionada, de las condiciones para un desarrollo económico y social homogéneo y cohesionado, el único apto para el salto seguro al país serio con el que nos ilusionaba Néstor.

Y lo que hay por dentro es materia prima más que suficiente para aplicarlo, para mejorarlo, para afilarlo y convertirlo, a un tiempo, en motosierra y bisturí con los cuales modelar un Estado que, desde 1945, es nuestra única arma contra nuestro principal enemigo: esa patética aristocracia rentista.

Afilame el cuchillo que ahora viene lo mejor.


viernes, 28 de noviembre de 2014

11 años y 6 meses


Raúl Castells

Chiche Duhalde (que en su peinado de alta peluquería escondía a Duhalde)

George Bush desde el portaviones frente a Mar del Plata

Eliaschev, desde Sierra Maestra cuando lo echaron de Radio Nacional

Botnia y Batlle

Lavagna (que debajo del traje llevaba el vestido de SuperTechint)

Blumberg, casi ingeniero, casi especialista en derecho penal, casi serio

Botnia y Tabaré

El asesino Etchecolatz

El foreign office inglés y el gobierno títere de Malvinas

Sobisch y el asesino de Fuentealba

Antonini Wilson

La Mesa de Enlace completa

Buzzi solo

El Mellizo De Angeli

Barrionuevo solo

Ocaña (sí, Ocaña)

El finado estadista Raúl Ricardo Alfonsín

De Narváez

Los troskos de Kraft

El arzobispo de Buenos Aires Jorge Bergoglio

El humorista Alejandro Borenzstein, también desde Sierra Maestra

Barrionuevo + Moyano

Mauricio Macri, que esconde al HSBC, al Citi, al Santander y al poder financiero internacionalizado.

El Pollo Sobrero, que esconde las ideas, bien escondidas

Micheli (el de la CTA disidente, sí)

El rabino Bergman (el rabino Bergman, sí)

Los cacerolos

Betty ConmigoNoBarone Sarlo

El supremo Lorenzetti

El mejor CEO de la galaxia, Aranguren de Shell

El fiscal Campagnoli

Paul Singer, el que le digita políticas a los gobiernos norteamericanos

Sergio Massa, que lo esconde a Duhalde que a su vez lo esconde a Lavagna que a su vez lo esconde a Techint, uff…

Jorge Lanata


Martín Insaurralde

Y ahora...
ahora Bonadío

Amén

lunes, 17 de noviembre de 2014

Alma Mater


Este blog se está poniendo pesado, aburrido…

Un post a las mil y quinientas, y cuando viene, llega denso y aburrido…

Por ejemplo hoy, que le toca el turno a esa institución a la que le da lo mismo que en el gobierno esté un Kirchner, un Menem, un Alfonsín o un Videla. Inmutables ellos, se mantienen en su feliz autismo gracias a dos o tres recursos retóricos que arrastran desde principios del siglo pasado.

Nos referimos a nuestra prestigiosa e inmaculada Universidad. Ese bunker en el que tanto florecen el conocimiento racional como kioscos y fotocopiadoras.

Por supuesto que este post está dispuesto a bancarse todas las descalificaciones que ya vienen, empezando por "tibio", y seguramente terminando en reaccionario, burgués o mejor, facho.

Pero lo cierto es que ese parece ser el recorrido la institución en los últimos años se ha ido convirtiendo en todo aquello que combatió en 1918. Amparada detrás de su autonomía, el cogobierno y de una pretensa independencia institucional (todo muy elogiable), la universidad pública argentina no es más que un ancla obsoleta, desdibujada y malograda.

Para no detenernos en pareceres subjetivos, comencemos con preguntas. Y busquemos respuesta a las siguientes:
  •  Por qué los egresados en ciencias básicas y aplicadas (tooooodas, desde agronomía hasta meteorología) representan el 23% de los egresados universitarios?
  • Por qué los egresados en ingeniería representan el 11% de los egresados totales?
  •  Por qué el 39% de los egresados en ingeniería lo son en especialidades industrial, informática o civil, las que menos impacto tienen en el desarrollo científico y tecnológico?
  • Por qué un sector como el textil, que representa el 7% de la actividad manufacturera nacional, tenga una sola carrera de ingeniería en esa especialidad en el país, con un total de 0 egresados? 
  • Cuáles son los programas universitarios para promover las especialidades de ingeniería de interés?
  •  Piensan aportarle al complejo de Vaca Muerta, en el que vamos (todos) a invertir 5 mil palos verdes en los próximos 4 años, sólo 50 ingenieros en petróleo por año?
El grado de responsabilidad e importancia de los puntos nodales en los que se produce conocimiento nuevo y se multiplica conocimiento existente en nuestro desarrollo no puede ser más enfatizado. Es, virtualmente, nuestra cortada para acercarnos al pelotón de los que corren adelante. Es evitar la escalera que ya patearon desde el mundo desarrollado.

En manos de quiénes está? Qué nivel de compromiso y adhesión tienen quienes dictan sus políticas? Cuál, si existe, es la estrategia? Y todos saben que no estamos pidiendo rectores de La Cámpora.

Y para no tildar a este blog de rebo, falto de propuestas, tengan una a mano: sigan con los kiosquitos de psicólogos, contadores, arquitectos y politólogos que ya armaron y tan bien funcionan... y dejen todas las carreras en ciencias básicas, naturales y de la vida en manos del Ministerio de Ciencia y Tecnología; le harían un invalorable favor a la sociedad.

Como dije, este blog se anuncia tormentoso.
Sus preguntas aburren.

Mejor ir abriendo el paraguas.


sábado, 8 de noviembre de 2014

Sinapsis



A fines de junio de este año, cuando las perspectivas de recuperación de la actividad económica del segundo semestre se confirmaban pobres, el gobierno lanzó su enésimo programa contracíclico para tratar de sostener, desde el Estado, la actividad económica.

Decidió hacerlo apuntalando al sector automotor, al que el gobierno ha venido tratando con guante de seda a lo largo de toda su gestión en base a su pretensa importancia en la creación y multiplicación de fuentes de trabajo, para lo que delineó y lanzó ProCreAuto, un programa de incentivos para la adquisición de vehículos con plataformas fabricadas en el país.

Este programa no trajo novedades respecto de lo que nos tiene acostumbrado el kirchnerismo: tracción directa sobre la demanda por vía de fijación de precio y condiciones de venta. Una estrategia básica y sin mayores sofisticaciones que, por otra parte, no tuvo consensos garantizados con los grandes jugadores sectoriales que son las terminales automotrices, pero las niñas mimadas de la década ganada tampoco ofrecieron resistencia porque, pelados con peine, saben como re-encauzar esa demanda firme, fresca y adicional.

En efecto las terminales utilizaron todas sus tácticas e instrumentos habituales para convertir al Plan ProCreAuto en una suerte de campaña de invitación personalizada a potenciales clientes con altísima latencia de compra, que iniciaron su ronda de visita a las concesionarias para empezar preguntando tímidamente por “el autito del gobierno” y terminar firmando por el vehículo que mejor le cuadraba al Director Comercial de la concesionaria/terminal. De manera que el gran esfuerzo invertido desde la administración gubernamental terminó siendo una eficacísima y gratuita campaña publicitaria pública en favor de señores que, cuando hablamos de quid pro quo, tras 11 años no han mostrado un sólo acto de reciprocidad. Peor: azuzan el fantasma de las suspensiones, la reducción de turnos y el recorte de producción cada vez que los convocan a un encuentro en el edificio de Diagonal Sur.

Los paupérrimos resultados reales del ProCreAuto, además de la asignación de responsabilidades que los adjudicatarios hacen en Cristina y no en Rattazzi cuando no les entregan el autito, en términos cuantitativos son la confirmación de la falta de verdadero rigor por parte del gobierno para disciplinar actores que vienen mal acostumbrados desde los 90 (en particular de la Ministra de Industria, que parece socia en lugar de policía), como también de la comodidad con la que se mueve un sector automotor que funge de industria argentina pero que no es más que el engranaje de un amplio, robusto y complejo tejido productivo transnacional, con muy poco interés por atender demandas locales específicas.

Pero también debe resaltarse la patética falta de ideas en el diseño e implementación de políticas estratégicas, sea de localización de autopartes, de intensificación de desarrollos tecnológicos básicos, de promoción para la creación de los recursos humanos especializados que requiere el sector, o de la producción de conocimientos que esta industria demanda, políticas con las que la Ministra debería aburrirnos todos los días en los medios, mostrando pasos efectivos en el camino a la independización de las arbitrariedades de un sistema creado por y para las multis.

Lo hemos dicho en otras oportunidades en este mismo blog: el Ministerio que mayor jerarquía simbólica debería alcanzar en un modelo de desarrollo industrial como el propulsado por el Kirchnerismo es, justamente, el de Industria. Ni por asomo. Inclusive si nos pusiéramos a relevar los avances en cada una de las líneas directrices del Plan Estratégico Argentina 20/20 (es decir si decidiéramos jugar en la cancha de la ministra) sería goleada en contra.

Afortunadamente, Dios, que es argentino y generoso, envía un nuevo bondi que sin duda nos dejaría bien. Es imperioso subirse y hacerlo de manera inteligente.

[Abrimos aquí un paréntesis que creemos oportuno: es un dato histórico casi excluyente desde la Primera Revolución Industrial que sólo han ocurrido procesos de "catch up", de alcance y/o superación en la carrera por el liderazgo global durante las instancias de cambio de paradigma, una de las cuales anticipamos, está por ocurrir. Pensemos en cómo Alemania y Estados Unidos lograron alcanzar a la, en apariencia invencible Gran Bretaña del siglo XIX.]

El transporte vehicular va camino de un irreversible e inminente cambio de paradigma: en pocos lustros se dejará completamente de lado la termodinámicamente ineficiente y ambientalmente inviable motorización individual por combustión interna para pasar a vehículos potenciados por un único gran motor central que ya existe y se denomina Sistema Eléctrico Interconectado.

Se trata de evitar el rol de trailer y posicionarse en lugares de relevancia en el cambio que se avecina. De ser protagonistas del nuevo paradigma: juntar las neuronas que operan en nuestros salares, los más ricos del planeta en litio, elemento medular de la transformación, con las neuronas que operan en nuestro dinámico e hiperflexible tejido autopartista, con las que alojan capacidades de desarrollo para vehículos eficientes, pequeños y populares, que las tenemos: si podemos poner satélites en órbita geoestacionaria no hay dudas de que podemos diseñar, desarrollar y producir nuestros propios autos eléctricos, incluyendo en este desafío a nuestros hermanos estratégicos verde-amarelos, que no dejan de ser la cuarta potencia automovilística mundial.

Esta es la sinapsis que nuestros hijos y nuestros nietos nos reclaman, y es una formidable plataforma para, desde el kirchnerismo, hablarle a la sociedad durante 2015.

Confiemos en ella, confiemos en nuestro pueblo: es lo suficientemente maduro para distinguir con sólo pestañear entre las apuestas mediáticas de un Golden Gay Boy con dos novias y un sueño de nación común que proponemos tejer entre todos.

La sociedad está lista.
Lista para entender qué camino la invitamos a seguir.
Lista para ser seducida con proyectos que se construyen sobre lo que ya se puso de pie, que cimentan la autoestima y confirman la continuidad del horizonte social común.
Proyectos que con sólo revelarlos, automáticamente desintegran el discurso de candidatos buenos alumnos que leen el guión que recibieron desde Techint o desde la Embajada.

Es AHORA.
No sabemos cuándo pasa el próximo bondi.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Serrat es mi viejo


Ese catalán le cantaba en la cocina de casa, mientras mi vieja cocinaba y ofrendaba el perfume a cebollas y morrones dorándose en aceite, que llegaba hasta nosotros, todas las mañanas, cada mañana, esa que éramos cowboys, o la que éramos agentes secretos, o la que fuimos malditos soldados nazis.

Desde Radio Nacional, la única que existía en mi pueblo por aquellos años, Serrat embrujaba a mi vieja con frases como “esa muchacha típica”, o la engañaba como a una nena, diciéndole que se la llevaría con él de aquel “pueblo blanco”, o, mientras la seducía entre ollas y especias, se equivocaba y la llamaba “Lucía”. Creo que hasta la manoseaba de camino a la habitación.

Sus hijos parecíamos no darnos cuenta de que mi vieja engañaba a mi viejo cada mañana, cuando él se iba, a la vista de todos, con Serrat, en la mismísima cocina. Queríamos creer que esas lágrimas eran por la cebolla. Negadores, cuando era obvio que eran por “Penélope”.

Es que nosotros estábamos concentrados planeando nuestro próximo, definitivo y exitoso golpe: ralear el cerezo del vecino. Dejarlo sin una sola fruta. Y reventar del dolor de panza pocas horas más tarde. La planificación, la coordinación, la seducción del botín anulaba todas nuestras otras percepciones, y no nos dábamos cuenta que mi vieja tenía un affaire con el Nano.

El único hombre que alguna vez puso en duda ese amor casi incondicional de mi vieja fue Daniel Toro, que llegó a engañar a Serrat, que a su vez engañó a mi viejo, que estaba “Caminito de la Obra”, laburando. Pero fue efímero, sólo duró un verano. 

Y se portó como un caballero. Al despedirse le dejó como prenda de su pasión “Zamba para Olvidar”. Ella lo perdonó.

Creo que Serrat nunca se enteró. Siguió campeando, imperturbable, en esa cocina, en ese patio, en ese Sur enorme, salvaje y feliz.

Creo que mi viejo tampoco se enteró.


Con el tiempo, con los años, mirando las cosas desde otra altura, sus hijos supimos la verdad.

La que nunca es triste.

La que no tiene remedio.

Que Serrat nunca había engañado a mi viejo. 

Que Serrat ES mi viejo.

El día que caminé por Ciutat Vella, lo terminé de entender. Y de querer. 

Lo vi ayer en la tele. Ultimamente lo veo poco a mi viejo. Está grande, canoso, y entero. Dice las mismas, enormes, sencillas cosas que decía hace 40 años. La misma coherencia que aplasta. 

La risa por las mismas cosas. 

La preocupación por las mismas otras.

Su amor por Boca. O por el Barça (a veces me confundo).

Serrat, mi viejo, él, o ellos, siguen siendo esa enorme, inexpugnable montaña de sentido común.

De criterio.

De amor.

De sabiduría. La mansa sabiduría de un obrero 

(Ayer él, que es un obrero de las palabras, se preguntaba dónde quedó el orgullo de proclamarse obrero).

Hoy es ese insoslayable faro que me indica el puerto al que debo rumbear cuando la tormenta arrecia. Mi viejo me enseñó a ordenar las velas, a asegurar los cabos y las jarcias, a cuidar el rumbo. Y a ser siempre un caballero.

Cuando la mano viene dura, él siempre aparece, se sube a la cubierta, se acomoda con su guitarra en la barandilla de popa y entona "Aquellas pequeñas cosas". O me lleva de nuevo a aquel patio donde está "Mi niñez".

Todo se aclara. Nada puede ser más fácil.

Como les digo: mi vieja tuvo un amante. Mi vieja tiene un amante.


Con el que pronto cumplirán 50 años de secreto y pasión.


domingo, 26 de octubre de 2014

Delicias de fin de campaña

La revista Veja es un tradicional semanario de Editorial Abril que se distribuye en todo Brasil desde 1968. Es la revista política por excelencia en los hogares y los consultorios de dentistas verde-amarelos, y durante los últimos 12 años se ha convertido, junto a la gigantesca Red Globo, en la punta de lanza de los factores de poder brasileños contra los 3 gobiernos del PT.

Su línea editorial guarda un poquito más de recato que nuestra revista Noticias (al menos Dilma no ha sido dibujada teniendo un orgasmo o acusada de bipolar TODAVÍA), pero es una aceitada máquina de operaciones opositoras de una virulencia que nos suena familiar por estos pagos.

Veja sale los miércoles y en su edición del pasado 22 mostró en tapa un supuesto caso de corrupción del gobierno del PT, en la que un arrepentido que busca reducción de su pena sostiene que hubo un triángulo de transferencia de dineros con origen en Petrobras que pasaron a grandes empresas constructoras que a su vez lo usaron para donaciones al PT en la campaña presidencial del 2010. El delator alega que las constructoras disfrazaron la maniobra como legal para ocultar un fraude.

La tapa de la revista del miércoles 22, es decir la carnada de captar inocencias, es la que se muestra a continuación.

No es otra cosa que la vieja historia de destapar un caso de corrupción a semanas del final de campaña, buscando profundizar la erosión del prestigio de los candidatos que representan todo lo que los factores de poder brasileños quieren boicotear.

Hasta acá, nada del otro mundo, diría Fontanarrossa. Cuando decimos hasta acá, decimos hasta el viernes 24 pasado, a 48 horas de la fecha de las elecciones, cuando en una maniobra inédita en sus antecedentes (sólo quebrada frente a noticias de conmoción internacional o a un triunfo futbolístico mundial) la revista Veja saca una nueva edición en cuya tapa se observa un armado digital de las caras de Lula y Dilma con una acusación en rojo con letras negras: “Ellos sabían todo”, en obvia referencia a la denuncia de corrupción que la misma revista empujaba dos días antes.


La maniobra es tan grosera en la búsqueda de volcar votantes en favor del candidato del establishment, Aecio Neves, que las autoridades del PT decidieron no dejarla pasar. Y se presentaron ante el Supremo Electoral Federal en una acción de amparo urgente para pedir derecho a réplica en la versión online de la misma revista, a igual tamaño y en igual jerarquía que el capcioso título del viernes.

Tuvieron la suerte de ser recibidos favorablemente por el juez de esa instancia, que declaró la nota de Veja como “delito electoral” por encuadrarse como una acción encubierta a favor del resto de los candidatos (léase Aecio) sin consistencia de pruebas y sin espacio de defensa para los incriminados (Lula y Dilma) y dictó una manda para que tal derecho se ejerciera ayer sábado por la tarde. 

Recién esta mañana Veja publicó la nota emitida por Dilma Rousseff y reconoció su responsabilidad.
Mientras tanto el hashtag #VejaForaDaLei (Veja fuera de la ley) se convertía en trendtopic mundial desde ayer.


Por su parte el noticiero de horario central de TV Globo, el miradísimo JN (Jornal Nacional, la versión brasileña de nuestro TeleDiario) anoche presentó un especial de 7 minutos con estas denuncias, en tanto, blogueros y tuiteros favorables al candidato Aecio esparcían ayer a última hora por las redes sociales la información de que el garganta profunda del caso, Alberto Yourssef, había sido secuestrado e internado compulsivamente por la policía federal.

Interesantes lecciones que deja el proceso eleccionario brasileño, tanto para nuestra propia experiencia (para el salvaje poder local es mucho lo que está en juego, vayámonos preparando para este umbral de falsedades) tanto como para la mismísima Dilma, que ha tenido una actitud más que contemplativa y errática respecto de la concentración de poder mediático desplegada por estos gigantes mediáticos en su país, cuya principal tarea de los últimos años ha sido su incansable desgaste.



Preguntontas


Por estos días, en las pantallas de las diversas señales del Grupo Clarín, que resiste a la adecuación dictada por la ley más que de lo que resistió Terminator, se irradia un spot que es la respuesta corporativa a la decisión de la AFSCA de rechazar la propuesta de adecuación presentada por el Grupo.

El spot dura 2 minutos y pico y a lo largo del mismo el holding declara su rechazo a la decisión del AFSCA, utilizando duros términos y una semántica legalista que lo convierte en un spot sólo apto para legistas académicos, desde el punto de vista publicitario un desastre sólo comparable al balbuceo del colorado que los defendió durante la ya histórica Audiencia Pública citada oportunamente por la Corte Suprema.

Suena interesante darle una vuelta a esa pieza publicitaria y tratar de entender el revés de la trama, pues lo que recibe el televidente viene en su habitual formato de canción-del-corderito-huérfano-que-busca-un-alma-caritativa-que-lo-proteja.

Y en estos casos el abordaje económico de la cuestión resulta impiadoso. Veamos…

- Quién paga los costos de ese spot publicitario de 2 minutos y medio en la tanda de TN?

- Y no sólo los costos: quién asume el lucro cesante por reemplazar los ingresos de 2 minutos y medio de publicidad de clientes genuinos por un “institucional”?

- Los costos los asume el Grupo Clarín?

- Qué gana el holding velando lo que serán los intereses de los futuros dueños, si estos según los dictados de la ley deberán ser económicamente independietes y autónomos? Un súbito ataque de solidaridad?

- O será que la totalidad de los costos está asumida por alguno de los futuros dueños, independientes y autónomos?

- Con ese nivel de virulencia mediática contra la autoridad gubernamental de su sector arrancan los nuevos dueños su relación? 

- En tal caso, por cuál de ellos? Quién es esa almita caritativa que asume a costo propio la defensa de sí mismo, pero también la de sus futuros competidores?

- O será que TODOS los futuros dueños han logrado un acuerdo económico y estratégico cuyo efecto sea el spot que se presenta en sus pantallas?

- En tal caso, si los futuros dueños llegaron a ese nivel de entendimiento, la autonomía, independencia y búsqueda de la competitividad esperable se prefigura una incógnita de solución improbable, no?

O será que el actual Grupo Clarín convenció a sus futuros dueños de una acción conjunta, con el impacto mediático que tiene esta campaña?

O será que el Grupo y los futuros dueños son lo mismo y todo se decide en un cuarto piso?

O será que piensan que somos boludos?

No, no creo...


domingo, 19 de octubre de 2014

ARSAT 1: Satélite Caminodependiente


La pregunta que quienes hemos asistido por estos días al evento que enorgulleció a buena parte de la sociedad argentina (y al resto la mantuvo en respetuoso silencio), y por supuesto nos referimos a la puesta en órbita de nuestro primer satélite geoestacionario de comunicaciones, la pregunta clave ES, decíamos, y DEBE SER…

Por qué satélite sí y por qué aviones no?

Por qué satélite sí y por qué automóvil de diseño nacional no?

Por qué satélite si y por qué computadoras de diseño nacional no?

Pregunta de la que luego se desprenden otras, tan hirientes y tan contraindicadas para la autoestima como “cuál es la enorme diferencia tecnológica entre un satélite de comunicaciones y un avión, esa que nos inhibe de fabricar los últimos?”

Por qué se llega a coronar ese intrincado y sensible proceso de poner un satélite de esas características en órbita?

La respuesta es que se completa el camino y se cierra con éxito porque, aunque suene a verdad de Perogrullo, dicho camino se pudo recorrer en su totalidad.

Lo central desde el punto de vista de acumulación de conocimientos y activos científicos y tecnológicos para ubicarnos en las puertas de esta nueva etapa es que el camino que nos trajo hasta aquí se pudo realizar, con marchas y contramarchas, con velocidad para ejecutar y también con pausas para repensar, con debates y con dudas, pero siempre sabiendo que la mañana siguiente estaba ahí, disponible, para seguir mejorando lo conseguido y diseñando lo que faltaba.

La clave está en que ese proceso nunca se abortó.

Es la misma clave que conspiró contra otros proyectos que Argentina tuvo, aunque hoy parezcan irrazonables y hasta levemente paródicos: desde los años 50 nuestro país tuvo más de un proyecto de automóvil de diseño nacional (el Justicialista, Siam Di Tella, Rastrojero...) 
Y en esas mismas décadas se concretaba el diseño del prototipo del Pulqui, primer avión a reacción en Latinoamerica. 
Más tarde, en los años 70, existió por ejemplo Fate Electrónica, que inició su curva de aprendizaje con máquinas calculadoras y registradoras pero siempre tuvo como objetivo el diseño de una electrónica más compleja para concretar nuestras computadoras. 

Ninguno de estos tres esfuerzos, con los que se busca ilustrar las preguntas iniciales, vio coronar con éxito una etapa definitiva de escala piloto y mucho menos de producciones en serie.

Y el motivo es que se los abortó antes de completar etapas críticas.

La foto que ilustra este blog corresponde al primer automóvil diseñado y construido por la industria coreana en los años 50, el Sibal (Daewoo 1955). Obsérvelo, una “retro-ingeniería” del Jeep americano. No mucho que envidiarle a nuestro rastrojero de la IKA.

Hoy Corea disputa agresivamente el mercado norteamericano premium de camionetas utilitarias suburbanas (lo que aquí denominamos 4x4) con marcas locales y japonesas. Y nosotros tenemos balanza deficitaria de autopartes.

Qué pasó en el medio?

Corea incubó, defendió, protegió y finalmente, con éxito, desarrolló una industria automotriz propia, cuya tecnología le es un activo intransferible. Con muchos errores y regresiones en el camino, porque en ciencia y tecnología nadie nace sabiendo.

Argentina abortó aquellos impulsos iniciales. Y luego trasladó el poder de las decisiones en industria automotriz a multinacionales extranjeras. Que deciden qué, cuándo, dónde y cómo fabrican y qué cantidad de componente importado utilizan.

Algo similar se podría parangonar con la industria aeronáutica, esta vez no ya con Corea. Con nuestros hermanos brasileños: es difícil la historia contrafáctica, pero si se hubieran mantenido y defendido los avances en tecnología aeronáutica argentina hasta 1970, probablemente en lugar de una Embraer, 4 productora mundial de aviones, hoy estaríamos hablando de una EmARaer.

Recorriendo las oficinas y los pasillos de los edificios técnicos y de gestión de la empresa brasileña, uno escucha mucho acento argentino, che: son los viejos cuadros técnicos de nuestra fábrica de aviones en Córdoba que se vieron obligados a conseguir trabajo en el exterior; hoy peinan canas y ocupan funciones ejecutivas y de decisión estratégica en Sao José dos Campos. Allí donde el diablo nos cuenta nuestros pecados del pasado al oído.

La tecnología no es algo que se compra y se vende, como dicta la escuela neoliberal: es un complejo camino de aprendizaje sin maestros ni trayectorias seguras. 

Es el que recorrió INVAP a partir de que el accidente de Chernobyl, en 1986, pusiera en riesgo el futuro de su actividad principal, la nuclear. Hoy, 28 años más tarde y gracias a la defensa tenaz de lo logrado en tecnología aeronáutica, tenemos nuestro primer satélite geoestacionario de comunicaciones en el espacio.


Más que festejar el despegue, hay que festejar el camino que nos llevó hasta allí.

domingo, 12 de octubre de 2014

65 años


Escena. 

La belleza madura de Orietta conduce sutilmente a Jep, en la complicidad de la noche, hacia su casa. Detrás de la cadencia y la invitación de su cintura, nuestro hombre entra en su recámara. Otro nuevo fuego de vida, irrenunciable para él, que se tutea desde hace años con la belleza y la fragilidad femenina.

Vuelta de la escena. 
Él recostado, semidesnudo, relajado, manso, contra el respaldo de la cama. 
Ella, sentada en un borde, angustiada, ensaya una suerte de disculpa por un sexo quizás tibio, desapasionado.

Jep, cuya única certeza en la vida es ser un caballero, contendrá y reorientará con suficiencia a una mujer compungida por un sexo ávaro.
Cuando ella recupera el aliento y reordena deseos, vuelve a la provocación descuidada:
-sabías que me gusta tomarme fotos?
-no, no sabía. Ahora que lo sé, imagino que en algunas apareces desnuda…
-pues sí, quieres verlas?

Él asiente leve, casi imperceptiblemente con la cabeza. Con esa aprobación, Orietta abandona la habitación en busca de su computadora. Entonces Jep se levanta y camina hacia el apacible balcón nocturno. Enciende un cigarrillo y libera las dos enormes líneas siguientes:

-El más consistente descubrimiento que he hecho pocos días después de cumplir 65 años es que no puedo perder más tiempo haciendo cosas que no tengo ganas de hacer…

Orietta vuelve instantes después con sus secretos, pero Jep ya no está. No está en la cama. Y tampoco está en el balcón. 
Jep camina, vestido y tranquilo, por Piazza Navona, en un destino que lo llevará a su hogar.


Sirva como recuerdo neblinoso de una escena más de “La Grande Bellezza”, una película italiana que hace algunos meses ha logrado entrar en frecuencia con algunas de mis cuerdas íntimas. Un film que recomiendo.

Me encantaría decir que, habiendo llegado a la misma conclusión, siento que le gané a Jep por 22 años. Falsa ilusión: quien pone esas palabras en boca del gran actor Toni Servillo es el director, Paolo Sorrentino, sólo un año mayor que yo. Nunca gané nada.

Sorrentino ha hablado sobre su película. No siempre es algo bueno que los artistas expliquen su obra. Sobra con el ejemplo de Fito Páez. 

Pero este en un hombre prístino: 

“aparentemente en la película no hay destino, la gente flota sobre la vida. Aparentemente están siempre en el mismo lugar, están destinados a no ir a ningún lado. Sin embargo Jep, sin siquiera percibirlo, se mueve hacia un destino muy preciso. Una cita con el punto más alto de su juventud, de su adolescencia y de su pureza. Así que el destino son esos acantilados donde encontrará a esa joven mujer, el amor de su vida cuando era un hombre joven”.  

Sorrentino antes que un italiano, es un napolitano, un enamorado del vino, del cine de Fellini y del fútbol de Maradona. En un punto respeto esas elecciones. Y creo coincidir en la premisa puesta en boca de Jep en la habitación de Orietta.

Me permito agregarle a su luminosidad otra luz personal que también he encendido hace poco con una fuerza muda pero irreversible. 

Quizás esto agregaría Contradicto en el balcón de alguna habitación amigable.

-Mi segundo descubrimiento es que no puedo perder más tiempo con gente que no me habla con el corazón.

No sólo hablo de mujeres, de romances, de fotos sensuales en computadoras. Hablo de gente que cuando me hable, haga hablar a su corazón.

Hablo de suspender indefinidamente esa instrumentalidad tan funcional como vacía. Congelar los artilugios pletóricos de racionalidad, las frías carambolas a tres bandas hechas con sentimientos de otros. Hablo de poner las cosas en el orden cierto: el carro-mente detrás del corazón-caballos. Y de decirlo.

No sólo hablo de esas charlas cada vez más frecuentes y más profundas con mi hija, en las que termino confesándole lo feliz que me hizo verla crecer como lo hizo.

No sólo hablo de esas charlas que parecen la armonía de Bach, cuando hablo con mis dos grandes amigos del alma, aunque hayan pasado meses desde la última vez. Aunque sepa que nada concluirá hasta que Migue nos deje por un partido de fútbol. O hasta que Fer me haga ver que soy un obsesivo pelotudo.

No sólo hablo de esas charlas con mi amante, que se seca en secreto las lágrimas cuando parto, porque íntimamente sabe que el destino le jugo un mal truco con el reloj, y que nunca seré totalmente suyo. Pero sus lágrimas salen de su corazón.

No sólo hablo de mi padre, que no necesita todos mis cuidados, mis provisiones, mis homenajes. Pero los acepta en silencio, escuchándome con el corazón.

No sólo hablo de mi madre, a quien dos minutos después de cortar una larga y volátil charla telefónica vuelvo a llamar, ansioso como un chico que ganó un premio en una rifa de la escuela, y cuando me atiende, sólo le confieso que me olvidé de decirle lo afortunado que soy cada día de mi vida por haber heredado su sabiduría.

No sólo hablo de gente que voy cruzando en mi viaje, que me habla de su trabajo, de su arte, de sus pasiones aún por las cosas más nimias. Cuando lo hacen, se les escucha latir el corazón.

No sólo hablo de grandes científicos que, cuando juega la selección se ponen por encima de su ya sempiterno y raído guardapolvo una camiseta argentina y así pasean por los dominios de su reino-laboratorio.

No sólo hablo del humilde honesto operario que tiene que asentir cuando el jefe habla mal de la presidente, pero escucha por radio, sigilosamente escondido en el pañol, sus discursos en cadena. Porque creé que la señora le habla con el corazón.

No sólo hablo de las hermosas mujeres que quedaron atrás en mi vida. De las que me hicieron un hombre mejor. De las que me hablaron con el corazón. Y con algo más.

Se puede pensar que soy muy exigente. Que es muy difícil hablar todo el tiempo y a todos con el corazón. 

No lo creo. 

He visto odontólogos hablando con el corazón. He visto políticos hablando con el corazón. He visto administradores de consorcio hablando con el corazón. He visto abuelas hablando con el corazón.

Tome nota. Se les ve en los ojos. En el tono grave. En la comisura de los labios.

...

Yo no sé si estas premisas son muy tempranas.

Yo no sé cómo serán mis próximos 22 años, si es que están allí. Ni sé que diré en el balcón de una bella mujer pocos días después de cumplir 65.

Pero este es el único juego que estoy dispuesto a jugar.


Y el destino ya me ha entregado mis cartas.