domingo, 14 de febrero de 2010

Reenciende la pasión: 7 tips infalibles


Muchas veces, querida lectora, el simple paso del tiempo y el inevitable desgaste que causa la convivencia son los peores enemigos de una pareja. Cuánto nos cuesta, muchas veces, romper los cercos que la rutina le tiende de manera silenciosa a nuestra vida de pareja y que van apagando la pasión y el fuego que tan bien recuerdas de las primeras citas.

Pero no desesperes, amiga, este San Valentín nos ofrece una oportunidad ideal para reescribir la historia de nuestra pasión. De sacarlo a él del letargo y esa monotonía tan cómoda y sin embargo tan letal, de la que ambos son responsables: el desayuno de siempre, la misma llamada telefónica a la misma hora para saber que todo está bien, el mismo almuerzo del domingo en la casa de sus padres, el mismo cine y la misma pizzería de cada viernesa, el mismo lugar de vacaciones. Todo tal como lo pensaste, y sin embargo la repetición y el tedio pueden romper ese mundo de cristal que tú y tu chico construyeron con tanto amor el uno para el otro.

Por eso, no dejes pasar un minuto más. Empieza hoy, este domingo de San Valentín es ideal. Lo único que necesitarás, querida amiga, es un poco de audacia, creatividad y un poquitín de desparpajo. Sigue los tips que te brindamos a continuación y verás, en contra de lo que supones, que a él le encanta y que está dispuesto a acompañarte en esta aventura.

  1. No te recluyas, salí, cambiá. Hablá con los dos Hugos. Son dos tipos inteligentes. Se conocen bien. Y hasta te diría que se quieren. Pelearon juntos contra La Rata. Primero conversá con el Hugo negro y decile que tenés que hacerlo. Después hablás con el Hugo blanco y comprometelo a que, después de hacer lo que vas a hacer, hagan un gran acto los dos Hugos y las dos centrales. Para mostrarle al establishment que no vamos a ceder un milímetro en los logros de los últimos años. Y después sí, personería gremial a la CTA.
  2. Apuesta al cambio de aire. El siempre te ha dicho que no le gustaba esa maceta ahí, en ese rincón. Tu la adoras porque allí florece un Moreno aguerrido y perenne. Pero quizás sea el momento de cambiarlo. En especial ahora que pretenden pasar en rastrillo para llevarse los 180 pesos de la asignación universal por hijo. Rostros nuevos en la Secretaría de Comercio, pero la misma cara de perro para enfrentar los mercados concentrados y volver a agarrarlos de los huevos. Acordar a los tortazos una canasta alimentaria básica con precios fijos para los beneficiarios de la asignación. A veces es cuestión de maquillaje.
  3. Pregúntale a sus amigos. Muchas veces, quienes son sus amigos tienen una perspectiva distinta de sus deseos y voluntades, que a ti no te ha contado (no debes ofenderte por esto, te ve tan ocupada, tan enfocada). Ahí existen lugares donde explorar. Una llamada telefónica a Binner, a Yasky, a Sabbatella. Un viejo proyecto de ley que desempolvar juntos. Apoyos cruzados y buena onda con ellos son fundamentales.
  4. Qué tal un paseo juntos, bajo la lluvia? Lo que hizo popular a Churchill en la Segunda Guerra no sólo fueron sus esperados discursos radiales y el éxito militar, sino empatizar y confundirse con su pueblo. Sus paseos en bicicleta por una Londres semidestruida, identificando necesidades y arengando a su gente. No te parece que es el momento de recorrer las calles, propias y de los adversarios, para que la gente te conozca en toda tu fuerza y toda tu debilidad? Sin inauguraciones, sin actos, bañándose en la gente.
  5. Redescubre su cuerpo. Masajes localizados con tus dedos. Recorre el país. Busca los problemas e identifícalos. Hazlos públicos. En los rincones más lejanos. Una máquina envasadora para un emprendimiento frutícola en una tribu toba. Un par de helicópteros para combatir el fuego en un lejano Parque Nacional. Una salita de primeros auxilios en un lugar que tanto la necesitaba. Ahí donde las calles son siempre de tierra (y si es posible de barro)
  6. Cambiá la táctica. Andá a Expoagro, que se hace en breve. Recorré los stands. Valete de tu ascendiente como mujer. Las cámaras te van a seguir. Y van a mostrar de qué se trata. Qué se vende y qué se negocia, vas a ver y vas a mostrar las 4X4, las cosechadoras con aire acondicionado y las avionetas que se comercializan. Vas a poder charlar con muchos y mostrar quiénes son los que se quejan. Y seguramente vas a tener capacidad para tender un nuevo puente.
  7. Un gran proyecto juntos. Eso también le da vida a una pareja. Nada faraónico, nada que sea pasible de ser criticado, pero un proyecto identitario conjunto siempre es la oportunidad de aunar esfuerzos. No sabes qué podría ser? Liberá tu imaginación, lo que se te ocurra.

Suerte, amiga, y apúrate, que el 2011 no está tan lejos.



.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

genial si cristina te hace caso ganamos el 2011 con 65% de los votos lastima que seguro que te va a dar poca bola.
pero creo que serian los pasos que tiene que seguir el gobierno.
julio g.

Maricé dijo...

Yo agregaría en el punto uno a D´elia que conoce mucho de esa gran cantidad de argentinos que no estan en ninguna de las dos centrales obreras y son los trabajadores en negro, informales, desocupados, que no tienen el amparo de ninguna organización gremial y suman muchos. Ellos también merecen ser incluidos.

Tomás dijo...

Es-pec-ta-cu-lar. De lo mejor que se ha escrito este año.