jueves, 4 de noviembre de 2010

Orgullito



La mañana del triste 28 de junio de 2009, este cartonero casi perdido por las deudas y la bebida, escribió esta nota.

Creemos que lo que allí se dijo (léalo pensando que la derrota electoral de esa noche era inesperada), refleja y replica de manera tan cercan como contundente los sentimientos que surgieron estos días al ver esas columnas de jóvenes y no tan jóvenes acercándose a la plaza de mayo a despedir al ex presidente.

Estamos, dentro de la tristeza, contentos.

Aquel fueguito hoy arde con fuerza. Pero hay que seguir cuidándolo.

Abrazo a todos y gracias por saber esperar.


.

2 comentarios:

De Vierde Man dijo...

Mantener el fuego encendido, sin duda. Ahora, Néstor nos tiró un compromiso a nosotros y tenemos el deber histórico de cumplirlo. Un abrazo.

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Dale, querido.