sábado, 11 de mayo de 2013

Placer salvaje


Desde julio del año pasado, cuando el Banco Central decidió finalmente la prohibición de la venta de dólares al público con fines de atesoramiento, tuvo lugar el sablazo último y definitivo a un vicio que nuestro país arrastra desde la última dictadura militar y que, de no mediar la terapia que estamos experimentando, iba camino de convertirse en enfermedad crónica, con perspectiva de convertirnos en un país vegetativo.

El gabinete económico, ese que hace un par de días tuvo la buena idea de aparecer como bloque homogéneo para presentar en sociedad las medidas de blanqueo (accesorias a la problemática central, no las mencionaremos y mucho menos las explicaremos) y que está compuesto por los funcionarios más pérfidamente criticados del gobierno, es el equipo que mejor y más robusto diagnóstico posee de la actualidad económica argentina.

Bajo el liderazgo de la Presidente, posee además disponibilidad y autonomía para operarla.

Conscientes del difícil trance que les(nos) espera, también reconocen los enormes beneficios que conlleva el éxito en esta que es “la madre de todas las batallas”. No les toca una gesta heroica, un cruce de los Andes matizado por caballos blancos y tronar de cañones. Más bien se trata de una puja árida y solapada con lo peor de nuestra sociedad.

El punto final a la fuga de capitales es el desafío más significativo que un gobierno genuinamente nacional y popular puede enfrentar. Un resultado exitoso será la señal más contundente de que finalmente hemos decidido darles un futuro digno y promisorio a nuestros hijos.

La renacionalización de YPF, la estatización del sistema de AFJP's, la asignación universal por hijo, el aumento del presupuesto en educación son medidas enormes y, no obstante, todas juntas no alcanzan a eclipsar la potencialidad que representa un país en el que la fuga de divisas pasa a ser nada más que un capítulo negro en sus libros de historia económica.

Disciplinar a los amos y señores de la Argentina desde el 55 hasta el 2003 es una tarea no exenta de dudas, amarguras y contradicciones. Lo estamos viendo: somos testigos por estos días de la brutal virulencia que han desencadenado en una campaña salvaje, cuyo principal ariete retumba en sus medios de des-comunicación y que, por supuesto, intimida.

Muchos de los nuestros viven semanas de angustia y parálisis, que no sentían desde el amargo otoño del 2008. Ya hemos hablado aquí de los yerros comunicativos del gobierno, que deben enmendarse a la brevedad.

Para entender el diagnóstico nos basta un gráfico. El que evoca los datos de formación de activos externos no financieros (el eufemismo con que el poder bautizó a la fuga). En él, el círculo rojo muestra los últimos dos trimestres de 2012. Los datos del primer trimestre 2013 todavía no disponibles, pero todo indica que se mantendrán en niveles cercanos a cero.



Debemos entender que la estrategia elegida por el establishment conservador es la de mostrar un gobierno temeroso, con dudas y sin respuestas. Basta leer las columnas de opinión en los diarios tradicionales. Repitiendo que llega el "final de ciclo" como un mantra, y esperando ilusamente que se haga realidad.

A no confundirse. Son los Cinco Jinetes del Apocalipsis Oligárquico quienes realmente están en comando de la situación. Y en plena ofensiva. Toda la histeria mediática desplegada por estos días, los gritos que ensordecen y la violencia discursiva no son otra cosa que la confirmación de que este tipo de relaciones sexuales que los estamos proponiendo, no son precisamente de su agrado. Una verdadera lástima, porque no se podrán negar.

De este lado no recordamos que, en el pasado, tuvieran algún tipo de escrúpulo para someternos y violarnos. Con relatos (en el sentido flagrante que lo utilizan hoy) como el riesgo país, las señales positivas a los inversores, la necesidad de mejorar la productividad, el millón de dólares diario de los ferrocarriles o Neustadt desarmando un teléfono. Con esos eufemismos se afanaron un año-país: la fuga que lideraron y en la que arrastraron a nuestro irreflexivo y cacerolero ABC1 urbano, tiene el tamaño de nuestro PBI.

Expertos en sexo con adolescentes, los responsables del curro del megacanje, del blindaje, de la venta a precio vil del patrimonio estatal y, en línea histórica, los autores mediatos de la desaparición, tortura y muerte de 30.000 compatriotas, hoy gritan, esperando que los socios (fondos, bancos y embajadas que han visto licuar en los últimos años su prédica regresiva y su capacidad de daño real) vengan en su auxilio y nos piden que, al menos, usemos profiláctico. No va a ocurrir.

Lo único que les queda es el dólar ilegal y el humo de los cigarrillos de Lanata.
Toda esa jugada no vale un siete de copas.

Pero hay algo peor. Nuestros Cinco Jinetes lo saben. Y, si en el camino no cometen ningún error, se los van a llevar puestos. O sea. Nos los vamos a llevar puestos.

No hay que asustarse con los barquinazos y convulsiones que ofrece el sexo salvaje. Si la ansiedad y los nervios se lo permiten, disfruten este momento, que es inédito e histórico.

Nos estamos cogiendo a la Oligarquía Diversificada, fugadora, evasora, esclavizadora de trabajadores rurales y partícipe necesaria en la desaparición y muerte de 30 mil compañeros.

Acabamos en octubre.



8 comentarios:

El Canilla dijo...

Buen polvo....digo, post.

jfc dijo...

Gracias!

jfc dijo...

También quiero comentar que respecto a la campaña, que se debería corroborar, de ataques o represiónes a la población cercana a la triple frontera, espero que el ministerio de seguridad implemente una investigación y posible protección y acompañamiento a estos compatriotas, considerando los accionares en paises de medio oriente, donde a travez de situaciones, creo que mas o menos parecidas se generaron focos rebeldes que derivan en lo que se ve como o casualidad, Primavera.

Anónimo dijo...

grandioso benedicto. contundente y necesario ademas que de ud provengan esos arengues en momentos de tanto bullicio e intento desmoralizador
pedro p

Diego de Laurentis dijo...

Imbéciles, ¿no se dan cuenta?

Legamos al final de la mentira K, todo el espasmo se debe a las inocsistencias acumuladas durante años, ahora es tiempo de pagar.

Espero que el pueblo argentino saque conclusiones valederas de tanto sufrimiento por venir, espero que la yegua vaya presa... no como el turco Menen que disfruta de su libertad...

Mariano T. dijo...

Ni tanto ni tan poco. o hay estallido a la vista, ni tampoco euforia, seguiremos mediocremente desinflándonos de a poco, salvo que se manden alguna cagada grande.
Cerrar la canilla y después asomarse y cantar victoria porque no gotea parece de gallegos, con perdón de mis bisabuelos. Sería muy facil para cualquiera. Pero la cuenta hay que verla completa. No sale, pero tampoco entra, como a los países vecinos que no tienen problemas de reservas, sino al contrario estan frenando la entrada de dólares. Si no no habrían hecho el blanqueo, acá siguen faltando dólares.
El que quiere fugar tiene que comprarle a uno que haga el movimiento inverso, por eso el precio del blue, tiene que ser caro para que se equilibren los movimientos.
El problema es que después de un tiempo las canillas gotean si la presión es alta. Y las estadísticas no miden sobrefacturación de importaciones, subfacturación de exportaciones, solo se ve una balanza comercial cada vez peor, un balance turístico negativo, etc.

Carlos Balmaceda dijo...

¡Mariano T. volvió Mundo perverso! ¡Se terminó tu peregrinar por blogs donde eternamente te cagan a trompadas! ¡volvé adonde los golpes te son conocidos y la humillación es tu pan diario!

Mariano T. dijo...

Balmaceda, cada comentario tuyo es una copia del anterior.