jueves, 20 de junio de 2013

Quién se ha robado mi yogur griego?...


Mientras se prepara una nueva misión de la inefable Troika, compuesta por el FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, al país griego a finales de este mes para analizar técnicamente la viabilidad de un nuevo desembolso al tesoro griego de 3 mil trescientos millones de euros, la organización activista antiglobalización Attac, en boca de su representante austríaca Lisa Mittendrein ha presentado un estudio en el que indica que casi 8 de cada 10 de los 276 mil millones de euros enviados a Grecia hasta el momento por los organismos multilaterales ha terminado en manos de los Bancos.

Attac indicó el pasado 17 que las élites financieras se las han arreglado para que

  • 58 mil millones de esos fondos terminen en el programa de recapitalización de bancos en Grecia (sin que necesariamente su capital sea griego), 
  • 55 mil millones se usen para recompra de títulos soberanos del gobierno, 
  • 11 mil millones se usen para repagar deuda acumulada, 
  • 35 mil millones adicionales se usen para hacer más aceptable el esquema de reducción de deuda griega por parte de los acreedores y 
  • otros 35 mil millones se dediquen a pago de intereses por deuda de los tenedores actuales de bonos del gobierno.
Contrariamente a la creencia generalizada de que la Troika está haciendo esfuerzos cuyo objetivo es ayudar directamente a los griegos de a pie, que son quienes sufren ajustes, desempleo y ejecuciones bancarias, la realidad del estudio indica que lo poco que les llega a las generaciones actuales y futuras de la Hélade es deuda blanda en camino de endurecerse.

Desde estas lejanas playas observamos no sin cierta exasperación cómo el establishment financiero internacional reincide en la misma y única receta fracasada que probó en Argentina: convertir deuda de bancos en deuda pública para luego tirarla sobre las espaldas de la población griega.

El gobierno alemán reaccionó a la presentación de Attac, argumentando que por un lado la estrategia de préstamos y ajuste ha servido para que el gobierno griego "compre tiempo" para implementar reformas y ha permitido salvar al sistema financiero de su destrucción.

Para quienes creían que Megacanje y Blindaje eran dos ideas demenciales pero exclusivas de un gobierno autista e imbécil como el de De La Rua, Grecia nos obliga a reconocer que la exclusividad es el cuento del tío. 


1 comentario:

elbosnio dijo...

Solo como aclaración. Ningún gobierno argentino tiró deuda privada de bancos sobre las espaldas de la población griega.
De haberlo hecho (sin preguntarme como) quizas De La Rua seguiría gobernando hoy. Y quizas aquí reside la virtuosa enseńanza, que proviene del exito aleman, tirar deuda privada sobre los hombros de la población griega.
Quizas se puede modificar ese ingrediente sin grandes diferencias, mientras no se utilice la población propia.