lunes, 16 de septiembre de 2013

Comerse los mocos


Antes de las PASO del último agosto, tuve la extraña suerte de escuchar este diálogo:
- Estamos interesados en invitar a X* a nuestro programa Y en la televisión, para que hable del tema Z. Podría participar?
- No, X no va a hacer declaraciones.
- ????!!!!! Y por qué?
- Desde el gobierno no vamos a hablar sobre este tema.
- Pero, estás seguro? Mirá que desde la oposición hacen cola para venir al programa a criticar la medida.
- No importa, nosotros no vamos a hablar.
- Y se puede saber por qué?
- Porque con esta política ganamos por el 55%.
- (...)

La contundencia de la respuesta no dejaba lugar a réplica. No la deja.

Pero no era contundencia construida sobre la base de un razonamiento crítico y criticado, sometido al stress de compañeros opinando, cascoteándolo con fuego amigo para validar su robustez.

Está construída sobre la base de la arrogancia y la soberbia.

La misma soberbia que se conviritió en comisariato político, levantando el teléfono para bendecir al emisor de una opinión genuina. O para ningunearlo y enviarlo a las mazmorras de Calafate.

La misma soberbia que lenta pero paulatinamente clausuró el debate interno, ese que logró que florezcan mil flores y que sigue siendo lo mejor que tuvo el kirchnerismo.

Ojalá que el tipo que dio en aquel momento esa respuesta haya podido ver en la última semana a Filmus, Echegaray e Insaurralde en las pantallas de TN.

Ojalá que haya podido ver a Cristina entrevistada por Brienza en televisión pública y radio nacional en simultáneo.

Ojalá que haya podido ver toda esta puesta en escena urgente, desprolija y desnaturalizada...

Porque de esa manera habrá podido percibir lo nociva y costosa que resultó su soberbia.

Quizás ahora entienda lo patéticamente idiota que resulta convertirse en la vanguardia iluminada que llevará a los laburantes de Las Catonas al paraíso que diseñaron en una oficinita de Puerto Madero.

Y no vengan a echarle la culpa a Clarin. Ni a Magnetto. Ni a Rocca o Techint. Ni a AEA ni a Blaquier.
Son errores propios.

...

* Notas:
X es alto funcionario del Ministerio de Economía.
Y es programa político de rating aceptable en tv por cable.
Z es tema candente de actualidad económica
    
**El videoclip es la canción Paraíso en Retro, del excelente trío cordobés Eruca Sativa