jueves, 26 de septiembre de 2013

Moebius


No, no, pibe… olvidate
No queremos tener razón

No. Razón, no

No queremos alzar orgullosos, enhiestos, el laurel largamente anhelado y distante, el que despierta conciencias y esculpe en piedra objetivos irrenunciables, adornados de banderas trémulas que baten al viento

No queremos ser los primeros, los mejores, hermanos eternos del frente imbatible y épico de una generación que abrió camino a gloriosas batallas, a vida o muerte, con el Goliat insensible y mezquino que nos condenó y nos condena a un martirio periférico

No queremos levantar en la tierra
una nueva y gloriosa Nación,
Ni coronarnos la sien de laureles,
Ni allí abajo rendido un león

No queremos la estrella eterna, brillando de rabia, sobre la tundra inhóspita de la igualdad sacrificial
No queremos al sargentito preguntándonos por qué no apretamos los dientes, por qué no ajustamos el paso, por qué no lloramos al mártir

No, pibe… no
Olvidate
No queremos la vanguardia
No queremos tener razón.

Queremos ser felices

Queremos mearnos de risa 
de todo y de todos
Empezando por nuestras manos

Queremos equivocarnos y puteando, volver a empezar
Queremos decir lo indecible, lo prohibido
Ver como cae 
Y luego, en un tris, levantar las cejas

Queremos contarle al otro nuestras miserias
Y queremos escuchar
Queremos tocar el timbre
Y salir corriendo
Y reírnos otra vez

Queremos que el colesterol nos encuentre 
en un asado y nos abrace
Y nos diga “hermano, sabés como te quiero?”

Queremos ganarle al truco
Y perderle discusiones
Queremos empatarle
Y olvidarnos de la revancha
Hablando de la infancia
En la que habríamos empatado autitos, pelotas y muñecas

Queremos  mentir 
Y que nos mientan
Y que nos perdonen
Y que nos escuchen
Y que lo sepan

Queremos amar eternamente
Y tocar algún culito

Queremos reventar de vida, 
de azahares en primavera 
y de hojas secas en otoño.

Queremos hacerle un caño 
Y después un sombrero
Y después conseguirle un laburo 
Para poner las cosas definitivamente en orden 
con mi cuñado

Queremos llevar los pibes al zoológico
Para mostrarles lo que es un gorila
Y lo que es una hiena
Y lo que es un zorro
Y que un pibe nos diga
a mí me gustó el zorro
por zorro

Queremos ser felices, pibe 
Nada más que eso, pibe
Es tan fácil
Felices

Y cuando la felicidad sea esa
Enorme
Infinita
Dantesca
Irreparable…

Recién ahí 
como un chico 
moqueando 
podrás entender

que teníamos razón

4 comentarios:

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Muy bueno.

Metacortex dijo...

Excelente!

Dana dijo...

Me gustó !!!

Politico Aficionado dijo...

Desde siempre el peronismo plantea como objetivos:
La Felicidad del Pueblo y
La Grandeza de la Nación
(en ese orden)