sábado, 3 de mayo de 2014

Pubricitos lus noruegus


Los voceros mediáticos sine die de los intereses concentrados siempre tienen un paisito modelo a mano para mostrarnos lo equivocado que es nuestro rumbo y la enorme brecha que hemos abierto frente quienes hacen los deberes con criterio, prolijidad y a conciencia.

Hace casi una década esos países modelo eran Irlanda y España. Autodenominados periodistas se babeaban encima por una notita en la que el subdirector de la Agencia Irlandesa de Control Aeroportuario nos contara a los torpes argentinos las bases del exitoso modelo irish.

Luego, por razones obvias, tuvieron que mostrarnos otros ejemplos: allí aparecieron Brasil y Chile, países con los que todavía hoy el capital concentrado hace pingües negocios financieros.

Desde la creación de la Alianza del Pacífico, en 2011, agregaron a esa lista de honor a sus otros miembros, Perú, Colombia, Costa Rica y México, que ya están pensando seriamente en un Acuerdo de Libre Comercio con Estados Unidos.

Nosotros, que tenemos la maldita costumbre de revisar la letra chica antes de hacernos socios de la Asociación Vecinal Las Gaviotas, nos tomamos el módico trabajo de analizar, con los últimos datos publicados por Cepal, de qué porcentaje del total de producto se apodera el sector 20% más rico de la población, o dicho en el lenguaje de la calle, con qué porción de la torta se queda el quintil superior.

Los sugestivos datos, que mostramos aquí, nos llaman la atención...



Será que el diagnóstico de nuestros honestos economistas y periodistas económicos es que ese 20% más rico la está pasando realmente mal y deberíamos pensar en cederles, digamos, 5 a 10 puntitos extra?

También pensamos en los pobres ricos noruegos.
Nos late que indudablemente la deben estar pasando muy mal.
Y sospechamos que tanto silencio ante tan poca riqueza no debe ser otra cosa que el disciplinamiento de un régimen tipo Chávez.

Como dijo el sapo