domingo, 6 de julio de 2014

Es una cadena ya



Aquí donde el mar brilla
y sopla fuerte el viento
sobre una vieja terraza
que da al golfo de Sorrento

un hombre abraza a una muchacha
después de haber llorado
se aclara un poco la voz
y recomienza el canto.

Te quiero mucho,
pero tanto tanto, lo sabes...
es un cadena ya
que funde la sangre en las venas, y lo sabes...

Vio las luces dentro del mar,
pensó en las noches allí en América
pero sólo era el reflejo de algun barco
y la blanca estela de su espuma

Sintió el dolor en la música,
se levantó del piano
pero cuando vio la luna salir tras una nube
le pareció dulce incluso la muerte.

Buscó en los ojos de la muchacha,
esos ojos verdes como el mar
de repente brotó una lágrima
que él creyó ahogar.

Te quiero mucho
pero tanto tanto, lo sabes...
es un cadena ya
que funde la sangre en las venas, y lo sabes...

Potencia de la lírica
donde cada drama es falso,
con un poco de maquillaje y con mímica
puedes convertirte en otro.

Pero dos ojos que te miran
tan cercanos y tan auténticos
te hacen olvidar palabras,
confunden los pensamientos.

Así todo parece tan pequeño,
también las noches allí en América
miras atrás y ves tu vida
como la estela de espuma de un barco

Sí, es la vida que se acaba
sin embargo él no lo pensó así
por el contrario, se sentía ya feliz
y volvió a comenzar su canto.

Te quiero mucho
pero tanto tanto, y lo sabes...
es un cadena ya
que funde la sangre en las venas, y lo sabes...