martes, 2 de julio de 2013

WD40



El triunfo de Cristina con el 54% de los votos en octubre de 2011 fue útil para cotizar las cualidades de su proyecto político. No obstante, al mismo tiempo representa riesgos y vicios potenciales que emergen de un hecho inevitable: con esos guarismos está obligada a conducir la hegemonía.

Dichas tendencias, las negativas, se magnifican cuando quienes representan las ideas antagónicas, natural en cualquier proceso democrático, son representantes que (a) no pueden o (b) no saben exponer a la luz pública las ideas centrales de aquello que nos invitan a aspirar como sociedad del conjunto.

No pueden en el sentido de que no sería aceptable ni digerible para las mayorías el retorno de un modelo socio-político de carácter regresivo que, por lo tanto, tienen la obligación de esconder debajo del poncho.

No saben, los restantes, y que las limitaciones de sus virtudes políticas, su carisma y su empatía con la sociedad los tornan pacatos, inexpresivos o lisa y llanamente ininteligibles.

Pero la cuestión de la hegemonía también conlleva riesgos que, si la percepción de quien escribe no es errónea, nos aprestamos a comprobarlos in vivo en las próximas semanas.

Para ilustrar el tema me permito un simple y marginal ejemplo televisivo ocurrido ayer a la noche en el programa del Gato Silvestre en A24, donde los televidentes pudieron asistir al debate planteado por quien se proclamó novel representante de la línea económica de Sergio Massa en la cuestión, Ricardo Delgado, a quien se le enfrentó para defender la gestión económica oficialista el ya decano diputado Héctor Recalde.

Esta vez el análisis de los personajes resultó más jugoso que el de sus exposiciones, pero vale anticipar que si hay que ponerle un resultado, en el debate de ideas el Director de Analítica ganó por puntos. Veamos.

Delgado es uno de esos profesionales con mucho pavimento y horas de vuelo en estudios de televisión, sagaz tanto para chicanear como para sacarse el lazo retórico que tira el adversario. Por supuesto que en estas características don Héctor tiene tanta o más experiencia, pero buscamos puntualizar que Delgado no es un bebé de pecho.

A eso debe sumarse que su mirada es mucho más templada y criteriosa que la de la mayoría de los gurúes del fracaso que pueblan nuestras pantallas. Para una referencia indolora, entregamos resuelta la siguiente regla de tres: si Sturzenegger es el Gringo Heinze, Delgado es el pibe Pastore.

Nunca se desboca y raramente se va al pasto. Es un desafiante que da el peso y un acierto de Massa, que sólo podría haber sido superado si Miguel Bein hubiera dicho sí.

En este blog no vamos a redundar en halagos al maestro Recalde, ciertamente no los necesita, pero claramente la discusión económica con Morales o Ricardito Alfonsín le son en bajada y con Delgado la pendiente se invierte.

La clave del entuerto reside en preguntarse por qué el representante del modelo económico vigente es Recalde. Quien sabe del tema dice que no se trata de un capricho de Gustavo Silvestre ni de una asimetría provocada por los directivos del canal. Nada de eso. Don Héctor es uno de los pocos cuadros del oficialismo que tiene palabra permitida sobre cualquier tema en cualquier lado.

En oposición, recuerden nuestros lectores cuando fue la última vez que vieron en el aire, en cámara, en debate, en un medio audiovisual a alguno de los personajes que trabajan todos los días para robustecer el modelo económico vigente? Estoy hablando de exposición, no de esa puesta en escena híper-protegida que se llama 6-7-8, en la que las preguntas más incisivas las hace el pulóver de Barone. No es casual: la directiva inobjetable es no aparecer, no declarar, no dejarle frases a los editores de medios opositores.

Y no se trata de las razones de un gobierno stalinista. El rationale es mucho más simple, casi naïf, pero nos deja azorados: “es la política de comunicación, funcionó exitosamente en 2011, funcionará esta vez, no hay porque cambiar”.

Lamentamos decir que es un argumento mucho más cercano a Caruso Lombardi que a Marcelo Bielsa, y que es tristemente perdedor.

Esa estrategia, llevada hasta el paroxismo durante la instalación paulatina pero firme del denominado “cepo” cambiario, sin que nadie le explicara a los votantes propios cómo se hacía para ahorrar cuando no hay más doláres, es un error no forzado que el oficialismo nunca tendrá la oportunidad de comprobar cuántos votos le ha barrido.

Máxime cuando, en circunstancias específicas, uno comprueba las cualidades comunicativas, la claridad y la empatía con las que un personaje vituperado al extremo como Guillermo Moreno puede sorprendernos. O el hitazo de un Kicillof dándole cátedra en el Senado al jujeño Morales sobre las ventajas del control de los recursos hidrocarburíferos por parte del Estado.

Para el gobierno las elecciones de este año no son un hito más en una larga carrera de elecciones favorables. Son el crucial primer peldaño de un puente de plata con el que buscamos cristalizar definitivamente un kirchnerismo sin K. No es poca cosa.

Lo dijeron en otros blogs compañeros más preclaros que nosotros: este es un gobierno que despliega sus mejores virtudes cuando la presión a la que se lo somete es mayor. Su creatividad y despliegue son infinitamente mejores cuando es libertino y desprolijo. Y se vuelve torpe y berreta cuando intenta que los alumnos tomen distancia.

No sentimos ningún escozor en decir que ha hecho mucho más por el Kirchnerismo un Lucas Carrasco que un Cuervo Larroque.

Y ahora, a Dios gracias, emerge un opositor joven, inteligente y bonito. El yerno que cualquier suegra querría votar. Un jovencito mucho más zorro y audaz de lo que muchos creen.

Si necesita muestra basten un par de botones: se cargo a tres pesados (MM, DOS y FDN) en un fin de semana, hasta ahora no ha cometido ningún error político y viene con los bolsillos bien llenos de tarasca (que no preguntaremos de donde llega) para llenar horas y horas de noticieros de cable con inauguraciones de jardines maternales en algún lugar de Tigre. Si Sergio logra la sencilla tarea de acallar a los Tundis, a los Gianola, a los Adrián Pérez y deja hablar a los Delgado, a los Giustozzi, a los De Mendiguren, el kirchnerismo volverá a estar, felizmente para quienes abonamos la tesis, bajo presión.

Ojalá que las blackberrys, los contratos y los debates por las pecheras no les hagan olvidar a algunos dónde había quedado el WD40.

Suerte, Omix, ojalá que pierdas.


ACTUALIZACIÓN EN TIEMPO REAL


La selección de Brasil acaba de ganar la Copa Confederacion, venciendo en la final 3 a 0 al último campeón del mundo, que venía a Sudamérica a comerse los chicos crudos.

Uno de los artífices de este enésimo éxito deportivo brasileño fue su entrenador, Luiz Felipe Scolari. Según un reportaje hecho esta semana, Felipao atribuyó una cuota significativa del éxito en la motivación que logró aportarle a sus jugadores. Dice que encontró una España que llegaba muy confiada y victoriosa a esta copa, y que en ese exceso de confianza residía la clave del éxito.

Decidió colgar en el vestuario, antes de la final, el cartelito que se muestra en la foto, cuya primera frase queremos traducir:

LA PRIMERA REGLA DE LA SUPERVIVENCIA ES CLARA: 
NADA ES MÁS PELIGROSO QUE EL ÉXITO DE AYER. 


5 comentarios:

PoliticamenteIncorrecto dijo...

Mi estimado Cartonero, debe ser la primera vez que no encuentro coincidencias con un escrito suyo.
Dudo que Massa haya elegido a Delgado (http://www.analyticaconsultora.com/web/clientes.php), primero dudo que el haya decidido que este era su momento, no solo dudo que se haya cargado DOS sino creo que fue al revés lo entretuvo con Karina hasta el cierre, ahí se la negó y lo dejó solo, con la declaración “antes de traicionar me voy a casa”.
Dudo de los problemas de comunicación, nadie se mantiene en el gobierno por una década con problemas de comunicación, cometen errores de gestión y después los van solucionado a los ponchazos.
Los medios, creadores de sentido común son todos adversos, tienen los buques, los tanques, los aviones, infantería, paracaidista, los topos, la tecnología,… los medios favorables a la gestión defienden con gomeras, flechas, cebitas… y dan la batalla que pueden, de foco, de guerrilla, le pegan algunos gomerazos a la cabeza y en todo momento a todos los que pueden en los tobillos, tovadía andan, caminan cada vez peor, cuanto más esfuerzo hacen más les duele.
Cualquier convite a estos medios es pérdida, siempre te mueven el arco, para nosotros cualquier numero que acompañe el 4 sería un éxito, ellos te van decir bajó el %, cuando en las intermedias es la lógica dispersión, si el FPV lograra un imposible 55%, te dirán no pudo crecer más de medio punto ahora empieza la debacle y así es con todo.
Me guardé para el final, donde se fue realmente a la mierda, comparar al Honorable Heinze con ese Miserable, es imperdonable, el Gringo volvió a jugar Gratis al Club que lo formó para sacarlo del descenso y de yapa se llevó un campeonato, no tiene Ni Olvido Ni Perdón.

Anónimo dijo...

"Ha hecho mucho más por el Kirchnerismo un Lucas Carrasco que un Cuervo Larroque"... Seamos buenos. No nos "versiemo'" entre nosotros.

ram dijo...

Comunicar mal tiene precio, en guita y votos. Que no se note mucho si el contrincante es una ameba como ricardito, o una delirante como la obesa platinada, o un pavote con plata como el colorau.... no es precisamente un mérito, es suerte.
Ahora, si al frente no está un minusválido argumental, sí o sí, necesitarás lo mejor, lo más ducho, a un player de la A, ponele otro de la A, aunque más no sea por prudencia.
El voto, mejor dicho el votante, no es un "analista" ni un "calculador" avezado, es alguien mucho más emotivo y superficial que racional y no suele ser caritativo ante las imágenes de los perdedores - drama opositor si los hay - pero, ojito, si se avivan y reciclan con mejores caras, mejores presencias y chamuyos, llamá ligerito a Houston que tenés un problema.
Supongo que ése el el sentido del post, ¿cómo era aquello de "cocodrilo que se duerme...."?

elbosnio dijo...

Primero coincido con usted en "sólo podría haber sido superado si Miguel Bein hubiera dicho sí".
Ví el programa y ya habia visto a Delgado en otras oportunidades (es imposible no verlo estos dias) y me llevé su misma impresión.

Creo que con Massa aparece un adversario con mejor estrategia, pero eso es inevitable cuando uno reina tanto tiempo. Así como De Narvaez tuvo una mejor que Duhalde. Hay un aprendizaje que viene con la evolución.
Massa va a intentar no mostrarse confrontativo con el gobierno pero guiñando al electorado antiK para que lo vea como un limite. Es un arte dificil que tiene en Delgado su mejor equilibrista y en Gianolla a su peor.

Mas alla del equilibrio en el discurso que parece posible (si callan a Gianolla y evitan los periodistas demasiado habilidosos que le hagan el test de replicantes a Delgado), creo que hay una dinamica de enfrentamiento en el electorado y en los medios que le van a hacer muy dificil rentabilizar esta estrategia. Porque los medios opositores le van a ir exigiendo definirse como antiK y el electorado puede exigirle muestras de limites a la dictadura mayores que solo decir estar en contra de la Re Re. Si eso ocurre irá virando hacia el único lado donde puede crecer sin mayores limites.
Lo veremos en estos meses.

Comparto con usted el deseo de que Feletti aparezca mas, que bajen los coroneles a dar pelea y sentí lo mismo de usted con Recalde, quien hizo un gran papel, pero podriamos haberle puesto un adversario mas complicado que este. Pero no me atrevo a sostener que sea un error de estrategia, porque se trata de un equipo de gestion que viene victorioso desde hace 10 años y 200 peleas, en las que la comunicación fue clave. Me inclino mas a pensar que deseo cosas que no son buenas para el kirchnerismo electoralmente hablando.

Lamento perderme los debates interesantes que podrian ocurrir, pero confio que estos tipos de ganar elecciones entienden y su sintonia con la sociedad es mayor que la mia.

A Massa lo va a jaquear De Narvaez, no el gobierno. Si FDN logra instalar la idea que Massa es el caballo de Troya del FPV, el caballo de troya va a tener que salir a decir lo que realmente piensa. Si creyese que sé mas que el gobierno, les sugeriría darle mas television a FDN que a Feletti para frenar a Massa.


Anónimo dijo...

¿se lo cargó a scioli?, no lo den por muerto a ese pibe, que puede salir muy bien parado de esta, y el papucho lo quiere. =)