martes, 26 de enero de 2010

A desalambrar




La Tribuna de Doctrina nos informa sobre la situación en Venezuela. En su edición online titula la nota “Nuevas protestas tras la muerte de dos jóvenes”.

La volantea con “Estudiantes universitarios emprendieron una marcha en medio de los reclamos contra la suspensión de la señal de cable”.

Y luego, para rematar la escena, en el primer párrafo de la nota resume:

“En medio de un gran despliegue policial centenares de universitarios emprendieron una marcha en la capital venezolana, luego de que dos estudiantes murieron ayer en una jornada de violentas protestas callejeras contra la suspensión de la señal de cable de Radio Caracas Televisión Internacional (RCTV).”

La foto que ilustra corresponde a unos opositores vestidos con remeras blancas que muestran la inscripción “No al cierre” (de RCTV, se entiende).

Después de leer esta nota, uno podría suponer un montón de cosas. Excepto que uno de los muertos del lunes era un joven militante del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), que con ese nombre no podía ser otra cosa que oficialista, es decir chavista.

Yosinio Torres, así se llamaba, tenía 16 años y fue ultimado con un tiro en el pecho, en un acto atribuido a un autodenominado “Movimiento 13” y a factores de la oposición que rondaban la zona donde se llevaban a cabo actos a favor y en contra del levantamiento del aire de RCTV.

El Ministerio Público ha designado a cuatro fiscales para analizar las causas de los 2 decesos y los motivos que expliquen que, de los 9 policías heridos durante las tareas de prevención y represión de los desórdenes, cuatro presenten heridas de bala (?).

RCTV fue sacada del aire acusada de no respetar lo estipulado para medios audiovisuales nacionales respecto de la emisión en cadena nacional. Sus propietarios la etiquetan como “cadena internacional” (lo que la exceptuaría de tales obligaciones) pero CoNaTel, una suerte de Comfer venezolano ha dictaminado que más del 70% de sus producciones son locales (y este hecho sería suficiente motivo para que la cadena se ajuste a las regulaciones locales).

Como se ve, la situación en Venezuela es confusa y es difícil poder escuchar las dos caras de una noticia. La gritería impuesta por una de ellas, sistemáticamente la de la elite reaccionaria, replicada prolijamente por colegas de países vecinos, confunde y difunde. Por ejemplo, ABC de España, El Espectador de Colombia, El Mercurio de Chile y, por supuesto, en el top de la desinformación, el diario del inefable Andrés Oppenheimer, el Miami Herald.

Todo esto nos deja picando una última pregunta: estudiantes universitarios que se rebelan al levantamiento de una señal de cable? Qué daban? MTV? El canal del reggaeton? Peter Capussotto?

Parece que el cerco informativo para las democracias revoltosas sudamericanas se hace cada vez más resistente y más entramado.



.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y el cerco informativo a los argentinos? ¿Cuando publicas el DCD de Enero?

Contradicto de San Telmo dijo...

Eeepaaaa, what crispation, anonym!! The wave of calor is tremend, drink some water...

Ahí fue...

Maricé dijo...

Contradicto, creo que aca nadie ve el fondo de la situación porque, claro, a la dictadura mediatica no le conviene.
Los estudiantes y la oposición en general protestan porque se cumple la ley. Están cuestionando la vigencia plena de una ley los muy democráticos.
Si un canal se niega a integrar una cadena nacional, el gobierno está perfectamente autorizado para sancionarlo.

Saludos