martes, 3 de agosto de 2010

El Fondo de Garantía de la ANSeS



La decisión de capitalizar a la ANSeS estatizando la administración de los fondos que manejaban esas entidades financieras de ahorro forzoso llamadas AFJP, fue una de las decisiones más trascendentes que se tomaron en los 7 años de “era K”.

Muchas cosas se dijeron y se dicen sobre el tema, lo cual nos impulsa a hacer un pequeño punteo.

Con la decisión el Estado recuperó un stock que en aquel momento era de 90.000 millones de pesos aproximadamente. Este stock estaba repartido en distintas inversiones: más de la mitad eran títulos públicos, y el resto se repartía entre plazos fijos constituidos en el exterior y acciones u otros activos financieros (las inversiones menos conservadoras, digamos).

Por el otro lado, la otra pata del asunto es el flujo, que podemos dividirlo en dos, de acuerdo a las fuentes de donde proviene: por un lado, están los aportes de la población activa, y por otro lado, los rendimientos de las inversiones que mencionábamos cuando hablábamos del stock.

El cambio de sistema (de capitalización a reparto) significó una modificación esencial de tipo financiero. Simplificando mucho, decimos:

En el sistema de capitalización, el stock se ve potencialmente afectado al pago de jubilaciones, mientras que el flujo es el dinero disponible en el corto y mediano plazo para la inversión.

El sistema de reparto cambia esa concepción: le sustrae al (mini) mercado de capitales el flujo (que se usa para pagar jubilaciones actuales, por lo cual ya nadie financia con esa plata, digamos…, al Grupo Clarín comprando sus acciones), y deja disponible el stock, que se ve liberado de obligaciones futuras. Esa guita es la que constituye el llamado Fondo de Garantía.

Esta situación ha provocado que cada vez que la ANSeS decide invertir parte de este stock, desde la oposición y algunos medios de comunicación se infundiera la idea de que la plata se va acabando. Esta falsedad queda desmentida, primero, en el hecho de que el Fondo de Garantía hoy es bastante mayor a cuando se realizó la estatización (150.000 millones de pesos). Esto se debe a varias cosas: las inversiones realizadas van rindiendo (los plazos fijos pagan intereses, etc.), muchos títulos y acciones se encontraban deprimidos en su cotización en aquel momento y la han mejorado (esto es meramente contable por lo pronto, digámoslo también), etc.

Y el otro elemento que desmiente la idea falsa es que en el cálculo de la ley de movilidad jubilatoria por la que se dan dos actualizaciones anuales de las jubilaciones, se incluye como uno de los componentes el resultado financiero de ANSeS. Si el Fondo de Garantía se fuera licuando, si las obligaciones de ANSeS crecieran más que sus ingresos, los aumentos del 25% anual (de 2010) serían imposibles (a ver, no es solamente que no se podrían pagar, la ley está pensada justamente para que, si no se pueden pagar, directamente no existan).

El proceso que la ANSeS está haciendo con el Fondo de Garantía, entonces, es el de ir aumentando la proporción de inversiones en actividad productiva. Este tipo de inversiones tienen un retorno “doble” para la ANSeS: una parte, a través de la simple devolución del préstamo por parte del prestatario, al interés estipulado (en general menor al del mercado), y otra parte (que compensa el subsidio de tasa), a través de engrosar los aportes que ANSeS recibe por los nuevos trabajadores que su financiamiento de actividades productivas vaya generando.

Este proceso será lento, pero la decisión está tomada. Los ahorros argentinos irán dejando de financiar las hipotecas subprime norteamericanas, o las operaciones financieras de grandes grupos económicos cuyas acciones cotizan en bolsa, para pasar a ser una fuente de financiamiento para la generación de empleo.

Lógicamente, no todo el Fondo podrá afectarse a esas inversiones, sino que una buena parte permanecerá en papeles más seguros.

Pero lo mejor de todo el proceso es que hay condiciones para mantener la virtuosidad del círculo.

El gráfico lo obtuvimos de http://www.comercioyjusticia.com.ar/

8 comentarios:

Marcelozonasur dijo...

Buen post, se agradece.

tatiana dijo...

Hola que tal¡

Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.

Si estas de acuerdo no dudes en escribirme tancha2009@hotmail.com

Exitos con tu página.

Un beso

Contradicto de San Telmo dijo...

Le manda un beso Tatiana y usté nada...

Contradicto de San Telmo dijo...

Le paso un chisme...

De ese fondo de garantía de sustentabilidad salió la guita que, en la cima de la crisis financiera que arrancó con Lehman Brothers hace ya casi un par de años, fue a la Planta de General Motors en Rosario, que sirvió al mismo tiempo para apoyar el incierto proyecto del Agile en Argentina (Brasil pujaba fuerte por quedarse con el proyecto) y sostener (aumentar en rigor) las fuentes de trabajo asociadas al mismo.

Hoy, año y pico más tarde y con la tormenta allá atrás, GM de Argentina está haciendo las averiguaciones para cancelar el préstamo (que era a 5 años).

Y como usté sabe, nadie devuelve un préstamo si no le es demasiado oneroso.

Esa, sólo esa, es la prueba más contundente que con "la plata de los jubilados" se están haciendo algunas cosas interesantes.

Debe ser "La Kaja", debe ser...

El Canilla dijo...

Para seguir, además de agarrar la plata de los jubilados hay que entrar a mandonear a los bancos con ese espiritu k-ilombero que caracteriza al Gobierno para que quede claro que van por toda la torta. Total, que le hace una mancha más al tigre ?

Cristian dijo...

Muy bueno el post, con su permiso me llevo algunos parrafos del mismo.

Mariano dijo...

Llevá, Cristian, y no me cites, así te putean a vos solo.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Interesante articulo, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)