miércoles, 15 de enero de 2014

Silencio Hospital


prefiero abrir camino a brazo y machete
en la invicta selva de tus abrazos
escalar tus mentiras y tus miedos
y desde la cima mirarte sin medir cuánto te deseo

encender la llama
azuzar la bestia
calentar la tarde
gotear sangre en la arena
ofrecer un vientre lacerado
sentir las lanzas adentro
clímax urgente de una ceremonia
verónica final de un amor ansiado

prefiero todo eso, el trueno y la herida
el grito y la llama
a la patética paz de este hospital
donde amontonamos sobrevivientes
amputados
lúgubres
resignados
esos que un día supimos

que tu amor para nosotros había terminado