lunes, 1 de junio de 2009

Desde lo alto de un pino



Foto: Buzzi (con nenito en los hombros) y Solanas. Afanada a Fotolog.



El cineasta Fernando Pino Solanas tiene una trayectoria respetable, como expresión de una postura nacionalista de defensa del patrimonio nacional. Lástima grande que haya decidido poner fin a esa trayectoria y convertirse en un peón de la reacción.

Tal vez él ya no tenga retorno, pero esperemos que sí lo tengan, y antes de que sea tarde, los que piensan votarlo, atraídos por su trayectoria.

Durante los primeros años del ciclo kirchnerista, Solanas cumplió un destacable papel de crítica y reclamo. A él y, sobre todo, a sus votantes les pareció que no se llegaba suficientemente lejos en la defensa del interés nacional. No es una percepción totalmente equivocada. Hay mucho por hacer, en especial en lo que hace a la recuperación de los recursos naturales del subsuelo. Una política audaz de recuperación del petróleo y el gas es indispensable para resolver el ahogo energético con que las empresas privadas amenazan al país con la falta de exploración y el agotamiento de las reservas.

Así, Solanas llenó una función de oposición responsable y progresiva, de reclamo de una postura nacional más decidida. Hasta que llegó el conflicto de los empresarios agrícolas. En esa curva, Solanas se fue al pasto. Dicen que la Federación Agraria financió su campaña electoral de 2007 y que eso explica su claudicación. Si fuera cierto, por lo menos sería una explicación. El caso es que Solanas se puso del lado de lo más reaccionario del país en el conflicto político y económico más importante desde 2003.

Allí Solanas incurrió en una contradicción enorme. Cuando insiste, con razón, en que deben defenderse los recursos naturales de la Argentina de la avidez empresaria, ¿por qué excluye a la tierra? ¿No es la tierra un recurso natural tan decisivo como lo es el subsuelo? ¿No es tan importante proteger al medio ambiente de los daños del cultivo irresponsable como de la minería irresponsable?

Misterio. Pino no lo explica. Apenas si, en algún reportaje, ha admitido que tal vez fue un error votar contra la 125 y que hubiera sido mejor abstenerse. Esto se parece mucho a un capricho o a una inaceptable timidez ante el poder económico. ¿Abstenerse en la arremetida más fuerte que lo peor de la derecha reaccionaria llevó adelante desde el fin del período neoliberal en 2001? Debe ser una broma. Solanas les toma el pelo a sus votantes progresistas, les hace el cuento del tío del nacionalista tenaz y quiere envolverlos en la telaraña de un falso arrepentimiento.

Diarios, radios y canales se disputan la palabra de Solanas. Nunca sus opiniones políticas gozaron de tanta difusión. Es un premio por la claudicación y el uso de una figura con trayectoria nacionalista como cebo para peronistas y progresistas confundidos.

Solanas abusa de su propio pasado y del presente de sus simpatizantes. Si fue antes un pino alto y erguido, ahora es un pino bonsái.





.

11 comentarios:

Fernando Bonatto dijo...

Dias pasados hice un esfuerzo y lo vi muy meloso con Lanata...
a esta altura no es mas Pino,
es PINOLITO una mezcla de Pino y Lilita

El Conurbano dijo...

durante los últimos tiempos he tratado de encontrale una explicación a las posturas actuales que tiene Pino Solanas. No las había encontrado sino hasta el sábado, cuando vi su asistencia al programa TVR. Allí encontré la respuesta a todas mis dudas:
¡¡¡Es Pincha!!! Sí! lo dijo como al pasar, en voz baja y mirando para otro lado: Soy Pincha.
Listo muchachos, ¿que otra cosa necesitan?

PD: un abrazo a mis amigos hinchas de Estudiantes ;P

Udi dijo...

Es que el humo en las películas queda bien, pero en política tarde o temprano se disipa, y uno tiene que mostrar de que lado de la trinchera se pone.
Lástima, asi se les va la gente que hace dos años se entusiasmaba como en Rosario, donde Carlitos Del Frade, un pingazo con un coraje y garra demostrados a lo largo de los años, perderá muchísimos de los votos que en 2007 lo llevaron a arañar la diputación.

MOO dijo...

Andres, subi el corto que les conte el otro día, a ver que te parece, gracias

Anónimo dijo...

No vean fantasma donde no hay, lo llaman al Pino porque cuando necsitan poner a alguien de izquierda no quedó nadie despues que Heller se fue con el gobierno.

Anónimo dijo...

Este post es impresentable, no hay argumentos, usás una foto vieja, chicanas pobretonas, de cuarta.

un pablo dijo...

Yo lo voté en 2007, con 22 años, y tuve retorno. Sospecho no ser el único.

Laura dijo...

Eeesaaaa! 2 anónimos en un post! vamos bien, se van p´arriba! Para cuándo la balanza comunitaria?
Ahora, de verdad, a Pino no le llama la atención tanta cámara? O se creyó que los buenos argumentos son los que tienen siempre cabida en los medios? Mmmmmmmmm....

Andrés el Viejo dijo...

Fernando: tenga cuidado con esa exposición a espectáculos obscenos.
Conu: ¿usted cree que todos los pinchas son así? Usted, sin duda, es del Lobo.
Udi: es el viejo y cruel destino de los centroizquierdistas, ir de decepción en decepción.
Moo: gracias por el video. Ya te comunicaré mi impresión.
Anónimo I: de eso se trata. Lo invitan tanto porque representa la esperanza de limar a los candidatos K por izquierda. Ad maiorem gloriam del poder económico.
Anónimo II: es curioso que usted me quiera dar lecciones sobre la necesidad de argumentar, porque su comentario se compone sólo de epítetos y carece de argumentación. Haga un esfuerzo y explíquenos por qué el post es todo eso que usted dice.
Un pablo: retorno suena feo, busque otro sinónimo.
Laura: ¿su teoría es que para recibirse de blog hay que recibir visitas de anónimos? A Pino le parece que él mismo es suficiente motivo para la cobertura, argumentos o no de por medio.
Gracias a todos por pasar

El Hippie Viejo dijo...

Creeo que en mi casi larga vida
nunca se me vinieron abajo tantas personas
como en estos últimos tiempos.

Saludos Andés

El Conurbano dijo...

no Andrés, por supuesto que hay excepciones, como los amigos blogueros El Ingeniero y DOS, pero le tiro una listita cortita y al pie:
Tenembaum
Pino
Bilardo
Ernesto Sábato
Luisa Delfino
... y siguen las firmas (?)