jueves, 27 de mayo de 2010

¿Qué discutimos?

Vengo siguiendo animadamente las discusiones que se plantean en lo de Luciano.

Encuentro algunos postulados superadores. En algunos casos se los menciona como “corrección del modelo”, en otros casos se habla de “cambiar el modelo”. Yo diría, “superar el modelo”: apoyarse en la plataforma que el modelo actual aporta, para superarlo. Pero, bueno, son nimiedades. Parece.

En una de las discusiones, el comentarista Occam cita un texto de Jorge Asís. Un texto que muestra la misma lógica que Asís viene desarrollando desde hace bastante. Habla de fragmentación de la sociedad, de balcanización. Recela de divisiones que considera intencionadas y ficticias, y considera la escena política estructurada en facciones. La Argentina “kirchnerizada”.

La primera reflexión sugerida es: ¿Tan importantes son los Kirchner que "lograron" convertir en varias facciones lo que era una unidad armónica? ¿No hay ningún conflicto, ninguna imposibilidad, ninguna deficiencia subyacentes? ¿Todo este “terrible” escenario descripto por Asís y corroborado por sus seguidores (los seguidores de su facción) es provocado por la mentalidad febril de una o a lo sumo dos personalidades que no pudieron resolver sus resentimientos post traumáticos?

Ensayo alguna respuesta, intencionadamente sesgada.

Algunos de los que por un lado hablan de superar la etapa de enfrentamientos, de abrazarse fraternalmente, de innaugurar un período de concordia, por momentos parecen ser incapaces de pensar en otros términos que los que impone el "antikirchnerismo". Toda la realidad, mediatizada por el velo "antikirchnerista".

En ese marco, los festejos del bicentenario resultan desconcertantes. Porque no son apoyo al Gobierno, evidentemente. Porque nadie salió a festejar para declararle su amor a la “facción” kirchnerista y sus líderes. Pero tampoco se ajusta (la popularidad de los festejos) a la descripción de la realidad crispada, de los ánimos efervescentes, del "enfrentamiento civil" latente, de la fractura del cuerpo social, de la Argentina balcanizada.

El “fanatismo” kirchnerista siempre me pareció algo preocupante, en el sentido que desde allí se hace difícil confluir en construcciones colectivas. Pero se corrobora casi de inmediato la existencia de un “antikirchnerismo” igualmente febril. Cuyo grado de vehemencia crece de manera directamente proporcional a su impotencia.

A veces parece que si Kirchner se muriera de repente, deberíamos suspender toda actividad política.
Y Kirchner tiene responsabilidad en eso. Por supuesto. Y es hasta cierto punto una tendencia lógica en alguien que tiene la deficiencia de intentar liderar algo que le cuesta mucho, que le tironea, que no se le deja fácilmente. O sea, que no lidera, salvo “a falta de algo mejor”.
Ahora, la “otra mitad” del asunto ya no es responsabilidad de Kirchner.

Despojarnos de nombres propios, para discutir “hacia adelante”, exige abstenernos de exagerar, tanto en los “pro”, como en los “anti”.
Por favor, (y perdón por lo cursi) hagamos el esfuerzo de discutir hacia adelante.

3 comentarios:

ricardo j. m. dijo...

eso hacia adelante, y pienso con una desocupacion del 25 por ciento se sentira el pueblo muy independiente para festejarse asi en el 2016 y concluyo que no, porque sino para que pensar en nada no?

a ver si me voy a comer el chamuyo de que en 7 años k el pueblo de hacer cola para irse a las puteadas a limpiar mierda en europa a festejar de a millones en todo el pais el ser y vivir en la argentina paso por arte de magia, que todos son boludos y lo van a creer asi.

no hay manera de separarlo en lo real, este festejo del bicentenario tuvo algo para festejar y fue vivir en un pais donde vale la pena vivir y eso lo hacen o lo deshacen los que cortan el bacalao, los que gobiernan.

ahora dicen para ningunear al kaismo que todo sucede por arte de magia que los gobiernos son irrelevantes a la hora de medir los sucesos sociales, es increible decir que el gobierno no tuvo nada que ver en construir las condiciones sociales y economicas que hicieron posible este festejo es como decir que menem no tuvo nada que ver con la crisis del 2001, que las desiciones que fueron el blindaje y el megacanje no influyeron en el padecimiento de la miseria de millones, pasaron esas cosas. son cosas que pasan.

sigan asi cumpas que ganamos en primera vuelta con el 60

Fede M dijo...

Que culpa tiene Kirchner de ser el mejor de todos? Aún con sus errores, aún con sus oscuridades, Nestor está una cabeza por encima de todos, y las mediciones así lo confirman. Y digo, mucho del repunte se hace sobre la base de tipos que ayer nomás, te decían que este gobierno era un desastre.
Y ya que estamos cerca del Mundial, si lo tenés a Maradona en el equipo, tenés que hacerlo jugar, porque es el elemento diferencial que te hace competitivo. Sin Maradona podemos hablar de táctica, de estrategia, de como parás al equipo, todo lo que quieras. Estás en igualdad de condiciones. Pero si lo tenés a Maradona, decís... jueguen alrededor de Diego. Obio que lo vas a rodear de lo mejor de lo mejor, porque te puede pasar que te lo saquen por antidoping y todo se caiga. Pero decir, "ah no, no lo vamos a poner a jugar a Diego porque se chupa el equipo" es una soberana necedad.
Diego no tiene la culpa de "estar por encima del promedio". En todo caso, es un problema que tendrán que arreglñar en los otros equipos.
Otra cosa. Antes del ultra-anti-Kirchnerismo no existía el ultrakirchnerismo. Atenti.

Fede M dijo...

Hablo del Diego como jugador. eh?