martes, 2 de marzo de 2010

Prioridades


Que la segunda noticia de importancia que nos llegaba desde detrás de los Andes, inmediatamente posterior al anuncio de un sismo de magnitud inédita (se dice que es el quinto en registros históricos en el mundo), haya sido la militarización del espacio público en las ciudades y zonas azotadas por el desastre para evitar el saqueo popular de supermercados y tiendas, da una idea cabal e imperfectible del verdadero sistema de prioridades y de valores que rigen la convivencia colectiva en el país hermano.

Eso es lo que tanto les gusta precisamente a conspicuos altavoces de nuestra propia actualidad nacional, en especial políticos, empresarios y opinadores, que se llenan la boca hablando del “modelo chileno”. Lo que aman es que el derecho de propiedad tenga un nivel de precedencia claramente mayor que otros derechos asociados a la subsistencia. Aún en contextos de tragedia como los que nos mostraban las cámaras durante el último fin de semana en la región delimitada entre el Maule y el Bío Bío.

El que nos lee habitualmente sabe que esta nota no es una apología del saqueo y el pillaje. Sólo se trata de una instantánea con un valor simbólico potente. Los tanques en la calle, los guanacos disparando sus chorros sobre gentes desesperadas que mantienen en sus retinas las durísimas imágenes del horror haitiano de hace días, dicen mucho de qué se entiende en sociedades como la chilena (y como muchas latinoamericanas, puedo apostar) respecto de conceptos como distribución del ingreso o la acción compensadora de los desequilibrios por parte del Estado.




.

3 comentarios:

desparejo dijo...

Justo ayer hice un post (en realidad, una imagen y dos frases) que se llamaba igual a este. Lo que me llamó la atención fue la brutalidad de la continuación de un sentido común de épocas normales a épocas de catástrofe. Piñera sostenía un discurso de defensa de la propiedad privada como si estuviera en campaña o hablando con sus pares en una reuníon de empresarios. Pero lo que más asusta es que parece ser frecuente, en los diarios chilenos ese discurso del orden público está en boca de todos. No por nada Chile es el país neoliberal de Sudamérica por excelencia (claro, una vez muerto el menemismo).
Saludos

Mariano dijo...

A mí no me asusta tanto la militarización de la zona.
En situaciones como la de Chile, las FFAA suelen tener alguna preparación que puede ser muy efectiva, comparada con la de las autoridades civiles. Se supone que tienen muy en claro la cuestión jerárquica, para no superponer acciones u órdenes que se contrapongan y dificulten la consecución de objetivos, y deberían tener una preparación indispensable en tareas de logísitca.
Hasta ahí, bien. El tema es el criterio con el que se usa la autoridad militar.
El estado chileno es más eficiente para desplegar carabineros en lugares estratégicos como francotiradores, y para organizar una represión que no se privó ni siquiera de contar con carros hidrantes (qué ironía este nombre en un lugar donde falta agua), que para distribuir alimentos y agua mineral.
Por qué digo esto? Para dejar bien en claro y coincidir en que el problema es político, de conducción de la situación.
La "militarización" no está mal en sí misma. La modalidad que adquiere es política.
Bueno, por algo son un ejemplo.

Antonio dijo...

La estrategia norteamericana de Haití en Chile; el ejemplo del republicanismo. Ja.