jueves, 29 de octubre de 2009

Chau picho



Nos aprovechamos de una sabia máxima. Avisamos y no traicionamos. Y lo decimos antes de que sea tarde. O sea, ahora.

No nos queremos convertir en los apóstoles del “te lo dije”. Está lleno de ellos y no nos gusta. Fundamentalmente porque creemos en la justicia de este reclamo. En la nobleza de esta causa.

Acaba de salir el anuncio por el meneado tema de la asignación universal (o masomeno universal, es lógico) para la niñez.

Creemos que es una excelente medida. Y que se han hecho todas las cuentas para garantizarle financiamiento robusto, como para que no caiga a la primera de cambio. Estamos seguros de que hay gente muy comprometida y muy capaz que, en breve, logrará que la indigencia tienda a desaparecer y la pobreza baje unos cuantos puntos.

Pero no nos privamos de sentenciar: el jugador más importante en la implementación del plan no está en Moreno y 9 de Julio. O en Irigoyen y Balcarce. Tampoco está en las intendencias del conurbano. Esos son todos jugadores críticos, muy importantes.

Pero el jugador fundamental para que en la puesta en práctica de este NUEVO DERECHO (uno de los pocos que las administraciones K han establecido, la mayoría ha sido restitución de viejos derechos secuestrados por el neoliberalismo) el gobierno tenga éxito está en Diagonal Sur casi Piedras. En la Secretaría de Comercio. Y se llama Guillermo P. Moreno (P por Polémico, no por Pascasio).

Pasamos a explicarnos: el gobierno está a punto de transferir al rubro consumo del PBI un monto que es grande e inédito. Los beneficiarios del programa, pobres de pobreza estructural, los más necesitados de nuestros hermanos, no tienen otra opción que salir cagando a convertir esa guita (mucha o poca) en bienes de consumo.

El sector industrial que fabrica alimentos y productos para cubrir esas necesidades basiquísimas se está restregando las manos. Y su cadena de valor, proveedores, servicios y anexos, también.

Por el mismo argumento que la ortodoxia económica lloriqueaba cuando, en época de paritarias, se reclamaba que aumentos de salarios muy altos generaban inflación, esta transferencia que está por concretarse (y que es imprescindible) se rige por las mismas reglas de la economía.

Si no queremos asistir a una nueva transferencia de recursos a sectores a los que les viene yendo muy pero muy bien, es imperativo un Guillermo Moreno Reloaded.

Y en tren de proponer, este cartonero propone atar al subsidio una canasta de productos básicos típicos del patrón de consumo al que se apunta. Bien al estilo Moreno. El que nos gusta: a los tortazos.

Por ejemplo, los empresarios (básicamente alimentos e higiene personal) que aporten a dicha canasta productos con precio fijo, se hacen partícipes de la publicidad orientativa que lance el gobierno para defender esos mangos. Están en la canasta y la gente los busca. O sea, venden. Con un segundo efecto, colateral pero fundamental: dichos precios se convierten en precios testigo del resto de los precios de la economía del sector. Y los mantienen anclados (remember 2006).

Ahí sí, nos vemos en 2011.

Y chau picho.




Nota: excepto un par de párrafos modificados a posteriori, el cuerpo de este post fue escrito hoy entre las 10 y las 11 de la mañana. Coincidencia. Este gobierno no sólo es la montaña rusa sino que ahora se empecinó en cagarte los posteos.

5 comentarios:

Anita M. dijo...

LIDERAZGO CRISTINA y los Fundamentalistas de la Presidenta están de fiesta y adhieren tan fervorosamene a este post que lo subimos a nuestro blog...

Roxana dijo...

Extaordinario Compañero! Me gustó lo de montaña rusa, muy bueno!
Un Abrazo de otra fundamentalista de la Presidenta

Lic. Baleno dijo...

Gol de mujer. Otro mas. Yo la llevaria a Racing y la pondria de 9.

Andrés el Viejo dijo...

Ojalá Cristina siempre nos cague los posteos con noticias como ésta. Adhiero al compañero Contradicto: queremos el mayor control del Estado para que esta medida no vaya a alimentar aumentos de precios sino aumentos del consumo popular.
Correcta la medida; hasta en su "universalidad", tan universal como se puede para que no sea despilfarro de recursos en quienes no los necesitan. Ya andan por ahí protestando que la asignación es demasiado focalizada. El día que esos aprueben una medida de gobierno hay que pensar en serio qué tiene de incorrecto.

guille dijo...

Nosotros lo venimos bancando.
Ahora te lo prestamos ,jajaja.
Muy bueno el post ,si te descuidas te pelan.
Saludos.