sábado, 10 de octubre de 2009

Ataque al dólar


Hoy, Mariano atacó con el tema de la debilidad del dólar. Si me hubiera dicho que iba a encarar esa cuestión, le habría pasado el texto que paso a comentar.


"Es el mayor misterio de las finanzas globales hoy: ¿quién desató el solapado ataque contra el dólar norteamericano esta semana?" La pregunta la formuló hace un par de días (ver aquí) Eamon Javers en el muy prestigioso blog Politico.



"Comenzó el lunes con un informe en un diario británico, débil de fuentes pero muy explosivo: jeques petroleros árabes están conspirando con los rusos y los chinos para abandonar el uso del dólar para fijar el valor del comercio del petróleo; una amenaza directa a la supremacía global del billete verde".




¿Es verdad?, se pregunta el autor. Y añade este concepto, que a mi juicio es clave: "Con la economía de los EE.UU. contra las cuerdas y el país como de lejos el más endeudado del mundo, los inversores no se sienten tan tranquilos respecto del dólar como solían. Y la idea de economías de segunda línea atacando al Tío Sam no suena tan alejada. Para los funcionarios norteamericanos, la posibilidad de que el dólar pierda su larga dominación en el comercio mundial es un escenario de pesadilla, porque probablemente significaría tasas de interés mucho más altas y una declinante capacidad de financiar la deuda de los EE.UU. Nadie cree que esto podría realmente ocurrir en lo inmediato, pero noticias como el informe británico de esta semana lo hacen parecer cada vez más probable."

La veracidad del informe, escrito por el periodista Robert Fisk, un veterano y respetado especialista en temas del Medio Oriente, es puesta en duda. Pero no está allí la importancia de la cuestión. Precisamente si el informe de Fisk no ofrece suficientes detalles y, menos aún, testimonios con nombre y apellido, sólo la frágil situación del dólar explica que haya tenido la repercusión que tuvo.

En esta misma semana, el oro alcanzó la cotización más alta de toda la historia: 1.048 dólares la onza troy. Otra prueba de la debilidad del dólar. El oro, que como todo producto tiene un valor objetivo, es mejor indicador de la pérdida o ganancia de valor de una moneda cualquiera que otra moneda, puesto que todas las que circulan actualmente son fiduciarias.

La tendencia bajista del dólar tiene sus raíces en hechos objetivos, más allá de las expectativas y otros factores subjetivos tan meneados en los mercados especulativos. Que existen, por cierto, pero son a su vez la expresión distorsionada de realidades ubicadas fuera de la voluntad y hasta de la comprensión de los "operadores".

No puede sostenerse indefinidamente la fortaleza de una moneda que cada día es minada por el enorme endeudamiento del Estado que la emite, además del sistemático déficit comercial y fiscal de ese mismo Estado. Estos desequilibrios, estructurales y de largo plazo como son, tienen necesariamente su correlato en la pérdida de valor de la moneda, cuyo carácter fiduciario la hace dependiente de la solvencia del emisor.

El papel dominante del dólar en el comercio internacional desde la posguerra se ha vinculado con el papel hegemónico de los Estados Unidos en la economía mundial. Esa hegemonía económica es la que hoy, a partir de la crisis iniciada a mediados de 2007 y oficialmente reconocida en setiembre de 2008, se encuentra cuestionada. No quiere esto decir que la hegemonía norteamericana desaparezca de un día para otro. Los procesos de desaparición de hegemonías en el plano mundial son largos, duran décadas y suponen muchas convulsiones en el camino. Pero no es menos cierto el proverbio chino: un camino de mil millas comienza con un paso.

Tal vez puedan señalarse otros signos anteriores, pero es indudable que el descalabro de las hipotecas de baja calidad en 2007 es un paso, pequeño por ahora pero preñado de futuro, en ese camino. Lejos de los ole good times de la bella Dolly Parton.

2 comentarios:

Fernando Bonatto dijo...

Cierto,desde una mirada puede ser una moneda que no se entiende como mantiene su fortaleza mas alla de subjetividades.Pero desde otra,se puede decir que esta sostenido por toda un empuje en investigacion y desarrollo sin comparacion (aun ) en el mundo.Y pavada de datos,una enorme fuerza militar desplegada por todo el planeta.
No me gusta por supuesto,parto que tenemos que independizarnos, que lo mejor que nos pudiera suceder es crear una moneda regional al menos para el intercambio.Pero la fuerza de ellos es enorme

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

No se como es la cosa con árabes y rusos. Pero a los chinos no les conviene por ahora la devaluación del dólar.
1) China es el mayor acreedor de USA.
2) USA es el primer importador de productos chinos. Si el dólar se devalúa esos productos se encarecen en el mercado de USA y pierden competitividad.
3) Precisamente por lo anterior es que los chinos no quieren revalorizar su moneda aunque USA se lo pide casi de rodillas.
4) Me voy a comprar chucherías chinas antes que suban de precio.