viernes, 30 de octubre de 2009

Laborda en el borde



Hoy, el editor jefe de la Tribuna de Doctrina Clasista, Fernandito Laborda, se despacha con una columna llena de agudos comentarios sobre el subsidio por hijo y lo ata a comentarios sobre la reforma política en discusión en el Congreso. Exponemos los párrafos relacionados al primer tema y nuestros comentarios en negrita. En estos días que vienen va a ser bueno juntar data para responder a críticas como esta que, la verdad, parece escrita por Micky Vainilla.

Cristina Kirchner presentó como "universal" un subsidio por hijo que no será universal. Sólo lo recibirán, en teoría, los menores de 18 años cuyos padres estén desocupados o trabajen en el sector informal.

No, Fernando, no. Lo que hizo la medida es extender un beneficio. Un beneficio que ya existía para los trabajadores en el sector formal como es tu caso. Dentro del abultado sueldo que recibís por escribir huevadas como esta, figura una asignación que en noviembre va a ser de 180 por cada uno de tus sobrealimentados y amargos hijos. Vos y todos los trabajadores en relación de dependencia reciben ese subsidio desde hace muchos años por el sólo hecho de tener un trabajo. Y eso genera una asimetría con los hijos de los que no tienen trabajo o tienen un trabajo sin aportes (informal, bah). O sea, los pibes eran todos iguales a los ojos del Estado pero los tuyos eran más iguales que el resto. Eso hasta ayer. Ahora todos los pibes pasan a ser iguales pues todos reciben, independientemente de si sus padres tienen o no trabajo, su asignación familiar.

Que a vos te duela que este gobierno de montoneros haya ecualizado a tus nenes con los de familias muy humildes del tercer cordón del conurbano es producto de tus propios prejuicios de clase, pero lo que se hace es respetar la igualdad que propone nuestra Constitución. Así que ES universal. Existe un único lugar donde esta universalidad podría ponerse en duda: hijos de trabajadores informales que ganan por encima del salario mínimo, y la verdad es que, a los fines prácticos, nadie va a autodenunciarse en esta situación. O sea que, desde el punto de vista práctico TAMBIÉN es universal.


Un subsidio universal, como el que pretendían sectores de la oposición, con Elisa Carrió a la cabeza, hubiera sido más costoso para las arcas del Estado o hubiera requerido una reforma tributaria que habría llevado a eliminar la deducción por hijo del impuesto a las ganancias a muchos trabajadores de clase media hoy forzados a pagar ese tributo. Pero el gran problema de los Kirchner era que un subsidio universal hubiera ayudado a combatir el clientelismo.

Lo que pedían Carrió y varios sectores de la oposición era confuso, difícil y costoso de implementar y no mucho más amplio que lo que se hizo. Al punto que ayer la única crítica al decreto que le hizo la Iglesia , partícipe de discusiones con la oposición sobre el tema durante la semana pasada, fue justamente eso: que en vez de una ley fuera un decreto. Extraño, la verdad, porque lo urgente son los estómagos de los pibes y no la forma administrativa en que los llenamos.

Por otra partes acordate que Carrió nunca en su vida ocupó un cargo ejecutivo, de manera que difícilmente tenga idea de cómo se implementa un subsidio universal de la mejor manera. Hablar sí, eso lo viene haciendo hace rato.


Con la burocracia que será obligatorio montar para la gestión de la asignación por hijo, los punteros clientelares estarán de parabienes.

Falso de falsedad maliciosa. Justamente se eligió universalizar a través de la ANSES porque esta ya está pagando el beneficio a unos 5 millones de padres. Ahora tiene que lograr que se acerquen los padres restantes que navegan en el sector informal, para informar cuántos hijos tienen. Sus hijos ni siquiera tienen que estar “documentados”. Con una partida de nacimiento basta. Esos padres van a cobrar el 80% del subsidio del banco más cercano a su domicilio con su documento. Probablemente para ingresarlos al sistema se necesiten burócratas de la ANSES o de otros estamentos de gobierno y del tercer sector que presten colaboración. Pero una vez ingresados, cobran con su documento por ventanilla en el banco. No le deben nada a nadie porque cuentan con un nuevo derecho. Y votan a quien mejor les parezca. Lo que a vos te duele, íntimamente, es que sabés a quien van a votar.

Lo mismo ocurrirá de aprobarse la reforma electoral propuesta por el Poder Ejecutivo. Si en toda elección interna partidaria los aparatos clientelares pesan mucho, en una interna abierta pesarán más: no sólo arrastrarán a votar a los afiliados, sino que podrán llevar a votar a mucha gente más, sobre todo si el sufragio es obligatorio. Es necesaria una aclaración: no está nada mal que los partidos elijan democráticamente sus candidatos. Ni tampoco que se subsidie a quienes precisan con desesperación una ayuda económica. Lo que no es bueno es que esta última medida se adopte por un decreto de necesidad y urgencia, en lugar de convocarse a un debate parlamentario amplio. Como no es positivo que el Poder Ejecutivo pretenda aprobar una reforma electoral en 40 días y a libro cerrado.

Gracias por tu consejo pletórico de civismo, Fernandito. Pero sabés que, los pibes están llorando (de hambre). Por qué no te callás un poquito y escuchás a Juan Carr en tu propio diario?

La misma discrecionalidad que ha determinado por decreto que serán los actuales y futuros jubilados quienes financien la anunciada asignación para los niños. ¿Por qué no usar esos 10.000 millones de la Anses para mejorar los haberes previsionales o pagarles las deudas a jubilados que le han ganado juicios al Estado? ¿Por qué el dinero debe salir de la castigada clase pasiva y no de las cuantiosas partidas destinadas a paliar el déficit de Aerolíneas o a organizaciones piqueteras que se jactan de sus delitos y hasta de haber derrocado gobiernos?

Está bien la chicana, zoncito. Podemos seguirla. Porqué no eliminarte a vos y a los que escriben boludeces como vos las deducciones en cuarta categoría de Ganancias para pagar el subsidio? Por qué no eliminarte la asignación familiar? Por qué no hacer que la empresa donde laburás tribute impuesto a la renta financiera por sus movimientos de capitales en bancos y bolsa? O impuesto a la herencia de sus propietarios? O, finalmente, por qué no aumentar las retenciones a la soja?

Lo que les molesta a estos tipos, aunque no puedan escribirlo, lo que realmente les pega ahí abajo, es la democratización de derechos y garantías. Y a nosotros nos encanta que a estos Vainilla eso les duela.




.

6 comentarios:

Comandante Cansado dijo...

¡Contradicto escribe aún mejor enojado! Notable post, caballero.

Andrés el Viejo dijo...

Muy bueno, Contradicto. Hay un giro mental de Laborda que es interesante. El dice que la propuesta "universal" de la oposición es más costosa. Pero declara, sin más argumento, que la razón por la que los Kirchner la desechan es para mantener el clientelismo.
El viejo y acreditado cuco para desprestigiar cualquier política social. Hoy todos elogian al PJJH. ¿Cuántos de estos que elogian se quedaron roncos denunciando su carácter "clientelista"?

Caíto dijo...

Muy bueno el post Contradictorio, me pregunto por los tipos como Laborde que escriben pelotudeces a diario y que se supone son leídos por consumidores de bazofia mental y humana, esa bestia necesita alimentarse. Otra vez, muy bueno el post.

Antares dijo...

Clap clap clap
Excelente!

Lucas Carrasco dijo...

La verdad que le falta imaginación a Laborde para encontrar argumentos. El problema es que miente, que no dice porqué está en contra, tal cual lo señalás.
Son prejuicios de clase, más o menos sofisticados, que hacen ruido psicológico a partir de miedos difusos, es eso, nomás.

guille dijo...

Impecable.
Tarea a futuro sera medir cuantos planes sociales focalizados y clientelares.P-. ,se reemplazan por esta asignacion y que recursos se le liberan a gobernaciones e intendencias que hoy los abonan.
No creo que la nazion haga un informe.
Saludos.