sábado, 4 de julio de 2009

Los autos locos


Nos mantenemos en nuestros lugares. La carrera es bastante mala. Los corredores no "se prestan", no dan el piné para el espectáculo. Son bastante lamentables. Pero en lugar de irnos a casa, los espectadores exprimimos los morlacos que tuvimos que pagar por la entrada, sabiendo que el show lo construye la falta de pericia de los conductores.

Nos quedamos. También hay un poco de sorpresa. En cierto punto no podemos creer las payasadas que hemos estado viendo: desaparecen hoy parquímetros instalados ayer; anunciamos mañana que no completaremos las extensiones de subte prometidas hoy; avisamos luego que no podremos concretar obras del Teatro Colón anunciadas antes. Chirrían los frenos, se queman los neumáticos y los cruces son cada vez más finos.

Y nos acercamos a las alambradas porque se preanuncia otra situación de riesgo. Estamos atentos. Nuestra experiencia nos acompaña. El olor a blooper está en el aire.

Anteayer nombraron por decreto al "Fino" Palacios a cargo de la polícia de la Ciudad Autónoma. El tipo tiene un legajo bastante dudoso por dos temas bien pesados: presunto encubrimiento en la causa AMIA y vinculación con los autores del secuestro y asesinato de Axel Blumberg.

Ayer el Ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro declaró que no van rectificar el nombramiento.

Estamos atentos. Cruzamos miradas cómplices. Dijeron que querían correr en Fórmula 1.





.

4 comentarios:

FERNANDO LUIS dijo...

no te olvides de su participacion el la represion el 20 de dic...
y si el unico nabo que puede chocar un autito tan pituco es el infeliz de mauricio

Fernando Bonatto dijo...

No es dudoso el legajo, esta lleno de certezas.El tipo tendria que estar ligado a la justicia,como preso no como auxiliar de ella

Andrés el Viejo dijo...

No es sólo el Colón, todos los teatros oficiales del Gobierno de la Ciudad corren peligro de cerrar las puertas por falta de aprobación de los contratos artísticos.
El infeliz del ministro de Cultura, viejo delarruista reciclado en el macrismo, se reunió el viernes con los empresarios teatrales privados para diseñar una estrategia ante la retracción de público en los teatros comerciales: en las filas tendrá que haber una distancia de un metro entre persona y persona y en las salas tendrán que sentarse dejando una butaca libre en medio. Esos son estadistas.
Saludos

Contradicto de San Telmo dijo...

Hoy Maurizio se reunió con gente de la DAIA y la AMIA... ya pisa el pianito...