miércoles, 29 de julio de 2009

Indicador de variación salarial



Para seguir el éxito del camino que iniciara Contradicto con su DCD (o al menos con esa intención) instauramos ahora un indicador que nos sirva de aproximación al problema de la variación salarial.

Para ello tomamos un caso práctico, pero que se rige por patrones de variación identificables en determinados colectivos.

El caso es el de un trabajador registrado, en relación de dependencia bajo convenio colectivo, de la categoría más baja de su convenio, que realiza sus aportes a una obra social que le brinda asistencia sanitaria a través de una empresa de medicina prepaga.

El mecanismo se completa de la siguiente forma: el trabajador y su empleador aportan a la obra social que, con el 100% de dicho aporte, cubre un porcentaje del valor del Plan de la prepaga. El excedente se le factura directamente a nombre del trabajador.

Al inicio del vínculo, en el período de facturación mayo de 2006, el trabajador abonó la factura correspondiente al excedente del costo del Plan respecto de sus aportes, por $51,13.

Para el período correspondiente también a mayo pero del 2009, la facturación por el mismo concepto alcanzó los $52,88.

Es decir una variación de 3,42%.

Como en la factura se imprime el detalle de cómo se llega a ese monto, nos encontramos con que la cuota completa del Plan para mayo 2006 era de $146,55, y para mayo 2009 fue de $285,67. Entonces, llegamos a la conclusión de que el valor del Plan registra un aumento acumulado del 95%.

Esto implica que necesariamente los aportes a la obra social crecieron proporcionalmente más que la cuota del Plan de Salud de la Prepaga.

La conclusión secundaria es entonces, que los salarios de los trabajadores registrados les ganaron cómodamente la carrera a los servicios de salud, en el período detallado.

Así y todo hay que decir que se verifica, en algunos meses, diferencias mucho más importantes en la facturación. Estas se deben principalmente a que el aumento de la cuota de la Prepaga se efectiviza en marzo, mientras que los aumentos salariales por convenio se traducen en aportes con dos meses de diferencia. Es decir, si el convenio nuevo rige desde marzo, ésto se traduce en aportes a la Seguridad Social recién en mayo. Esta característica siempre genera un excedente en favor de la Prepaga, y en detrimento del trabajador, durante unos meses.

Aún así, la facturación, en la comparación interanual nunca mostró diferencias mayores a +65%, lejos del 95% acumulado que registra la cuota del Plan de Salud.



Notas: Tomamos mayo arbitrariamente, pero teniendo en cuenta al mismo tiempo que no se tratara de un mes en que interfiriera la liquidación del aguinaldo (o SAC).

Los incrementos de haberes registrados pueden sufrir una pequeña distorsión por el incremento del concepto antigüedad.

Las prestaciones del Plan son las mismas. Los cambios que pudieron observarse atañen al carácter administrativo - organizativo del mismo. En la escala de Planes, el Plan en cuestión sigue ocupando al mes de mayo de 2009 el mismo escalafón para el grupo etario del beneficiado que ocupaba en mayo de 2006.

La entrada no intenta ser demostrativa de nada. Es simplemente un detalle, en medio de una situación de extremada complejidad para el análisis, como es el nivel del salario, y la distribución del ingreso.


3 comentarios:

Centro dijo...

Los invito a conocer la Revista Digital Orden Espontáneo: http://centroadamsmith.wordpress.com/revista-digital-orden-espontaneo/

Se agradece la difusión.

Saludos,

http://centroadamsmith.wordpress.com/

Eduardo Real dijo...

No a la asunción de Chemes como diputado. Ver:
http://centroizquierda.blogspot.com/2009/07/un-parlamento-de-lujo.html

Esteban dijo...

Entre ésto y lo de Artemio de hoy, reafirman que sigo estando del lado correcto!!
Cha gracias muchachos.