jueves, 2 de julio de 2009

Empresa privada, modelo de ineficiencia





Si uno viaja por la línea A del subte, puede ver en estaciones y vagones este mapita de la red.



Mírelo. Mírelo bien. ¿Falta algo, no? Sí, faltan las dos estaciones nuevas de la propia línea A y toda la línea H.


Un vagón de la línea A tiene el esquema de la línea. Y también faltan las estaciones nuevas.


Sin embargo, hace casi dos años que empezó a funcionar la H y varios meses desde que fueron habilitadas las dos nuevas de la A.


En los "países serios", donde el servicio de subte lo prestan empresas estatales (Francia, España, Brasil, por ejemplo), cuando se agrega un nuevo tramo a la red, ya se reemplazan los mapas anteriores para exhibir a los pasajeros la red actualizada.


En Buenos Aires, la empresa privada Metrovías no lo hace. Ventajas de la iniciativa privada, amigos neoliberales.



19 comentarios:

chacall dijo...

más curioso aún es que un ciudadano común como usted tenga en cuenta este detalle, y no quien seguramente percibe un sueldo para controlar que "detalles" como este, y otros que pueden ser mas graves.

Si el organismo de control es tan ineficiente, seguro que debe estar privatizado.

saludos!

Luis dijo...

tienen razon, cómo se extrañan segba, entel, ésas sí que eran un ejemplo de eficiencia! Ni hablar lo bien que anda Lafpsa (la unica cia aerea que no tuvo ni un accidente areo en toda su historia!)

Luis dijo...

tienen razon, cómo se extrañan segba, entel, ésas sí que eran un ejemplo de eficiencia! Ni hablar lo bien que anda Lafpsa (la unica cia aerea que no tuvo ni un accidente areo en toda su historia!)

Verboamérica dijo...

Le cuento otro detalle amigo: la semana pasada los trabajadores del subte nucleados en la agrupación "Los Topos" repartían un panfleto llamado Topin en referencia a Clarín llamando a votar a la CC y hablando de las ventajas de un congreso nuevo.

Andrés el Viejo dijo...

Chacall: efectivamente, los organismos de control habitualmente están colonizados por las empresas a las que deben controlar. La corrupción no va del Estado a las empresas privadas, sino a la inversa.
Luis: ¿cómo no me acordé? Es verdad que en febrero de 1999 Segba dejó a 600.000 personas, en diez barrios de Buenos Aires, sin luz durante once días. Ah, perdón, no era Segba, era Edesur.
Verboamérica: me ha sorprendido. Que yo sepa, Los Topos es una agrupación carriotista de personal del subte, sin otra importancia que su manía de repartir volantes que terminan en las papeleras. No se me ocurre que ese grupete tenga incidencia en el funcionamiento de la empresa.
Saludos y gracias por pasar

chacall dijo...

bueno... y quien controla al organismo de control?

Porque en última instancia, las organizaciones, estatales o privadas, están compuestas por personas que deben regirse por ciertos principios y valores. Si los vicios son de las personas, poco importaría que fuesen estatales o privadas... es un tema que da para largo... y que excede lo que plantea, pero es interesante.

saludos!

Malala dijo...

Attenti que tampoco está la combinación con el premetro, que es bastante anterior.

Saludos

EduA dijo...

Andrés: Disculpe que me entrometa (es la primera vez que comento en su blog). Con todo respeto, si su punto es resaltar que una empresa privada no es de por sí más eficiente que una pública o estatal (que no son lo mismo), sobre todo una de servicios públicos, bienvenido sea: hay que derribar esos mitos. Pero ojo que la inversa también es un mito. Si algo caracteriza a los países "serios" es que tanto sus empresas privadas como las públicas o estatales tienden a ser eficientes; las primeras, dentro de marcos regulatorios claros, con un Estado presente; las segundas, ídem. En cierta medida, eso los convierte en "serios". Y me parece que por acá fallamos en una y otra vertiente, ¿no? (Lo felicito por la agudeza de percatarse de este derrape).
Un abrazo.

Wanderlei dijo...

Pino secretario de transporte?? No hubiera sido una mala jugada.

Anónimo dijo...

Andres,

Una pregunta "que pasa que pasa general , que seis años de gobierno popular y no tenemos organismos de control como la gente, perdon como el pueblo".

Claro que no puede ser corrupcion.

Andrés el Viejo dijo...

Chacall: sin duda, lo que usted propone es un tema interesante, pero mi intención no era entrar en la "razón práctica", sino en la "razón pura".
Malala: en realidad, los mapitas que están en las estaciones y vagones tienen el Premetro. La imagen no lo incluye y ha sido tomada de la página oficial de Metrovías.
EduA: tiene usted razón. Eficiencia o ineficiencia pueden encontrarse igualmente en empresas privadas o estatales. Mi intención fue la que usted sospecha: demoler el mito de la empresa estatal forzosamente ineficiente y la empresa privada eficiente por definición. De todas formas, en mi opinión, el sistema de transporte debe constituir un sistema integral (y, por lo tanto, estatal) para ser eficiente. Si usted observa el sistema de transporte público de París o Madrid, por ejemplo, ve que todos los medios (tren suburbano, subte y autobuses) está completamente integrado bajo gestión estatal, lo que permite menos contaminación, más velocidad en los desplazamientos, menor costo para el pasajero y para la administración, entre otras ventajas. Gracias por su felicitación. Uno es curioso.
Saludos a todos y gracias por pasar.

Anónimo dijo...

El dia que metrovias pueda rajar libremente a los empleados que no laburan, entonces será una empresa privada. Supongo que ademas de notar el mapita habrá nota la pésima atención de las boleterias y la facilidad con la que levantan los molinetes ante con cualquier excusa ante el beneplácito de los pasajeros. Esos empleados en una empresa privada no duran un día.

Andrés el Viejo dijo...

Anónimo: por supuesto, queda claro que usted identifica la empresa privada con dictadura arbitraria. Yo también. Es una feliz coincidencia.
Saludos

EduA dijo...

Andrés: Mil gracias por su respuesta, impecable. Concuerdo con Ud. en que el transporte urbano en toda metrópoli, al menos, debe ser integral. Sin embargo, curiosamente, la tecnología permite hoy que sea posible tener coordinación y gestión macro estatal con actores privados, si los hubiera, manteniendo todas las ventajas que Ud. señala. El pago con tarjetas específicas habilita a que se identifique el medio utilizado -y su propiedad- y se hagan las transferencias de facturación cada día -o semana- a las cuentas que correspondan mediante un arqueo de fondos. La planificación, no obstante, debe ser estatal y -si se quisiera- concesionar partes. Y, sólo en el caso en que no se cuente con tarjeta, el viajero perdería el beneficio de tal integralidad. En buen romance: en cualquier ciudad argentina esto se puede hacer ya, aun a pesar de la propiedad variada de los diferentes medios; si no se lo hace, es meramente por intereses contrapuestos -algunos, de una mezquindad vergonzosa- y/o por mera holgazanería o falta de visión -que abunda aquí-; no hay ni impedimentos técnicos ni legales, sólo se necesita decisión política plasmada en acuerdos interjurisdiccionales -ejemplo, AMBA-. Un abrazo.

Andrés el Viejo dijo...

EduA: No hay nada que agradecer. Es un gusto discutir con alguien que lo hace con seriedad y argumentos. Sobre lo que usted dice, es verdad que técnicamente sería posible una integración que incluyera a empresas privadas.
Pero a mí me sigue sin convencer esa solución y considero mejor a la de Madrid y París. Hay un límite absoluto al precio de un pasaje, dado por la capacidad adquisitiva de los menos favorecidos de sus usuarios. De lo contrario, el sistema no sirve. Por eso, el transporte urbano y suburbano es forzosamente deficitario. Si se entrega a empresas privadas, el Estado debe subsidiarlas. O sea, poner la plata y no tener el control.
Saludos

EduA dijo...

Don Andrés: Le (y me) debía una acotación adicional. Otra vez, coincido plenamente con Ud. Ésa es la solución ideal, como los ejemplos que da. El punto es que, para lograrlo, se requeriría estatizar todo y no lo veo viable en la Argentina en el corto plazo -escasez de recursos, otras urgencias, aspectos políticos, etc.-. De hecho, vivimos hoy una consecuencia de que no sea así: en el AMBA se subsidia al transporte, sin control ni eficiencia; para colmo, esos subsidios no se dirigen a los más desfavorecidos sino que son generalizados -ésta es una tara general, en mi opinión, de la actual política de subsidios de cualquier cosa, además de injusta para con el interior-. Volviendo al tema, mi punto es que la tecnología actual habilita a que se pueda producir un gran salto cualitativo, con enormes beneficios, más allá del asunto de la propiedad. Un gran abrazo, Eduardo.

Julian dijo...

En terminos practicos NO es una empresa privada, está tomada por la MAFIA. Son rehenes de la escoria sindical mas nefasta que pudiere tolerar una compania .

Si viste un estacion no marcada, imaginate en una administracion de punteros llevando Metrovias. Juaa!

Deberas tener no menos de 20 años para decir tantas sandeces, y no haber vivido el fracaso mas absoluto y corrupto que es una empresa estatal en Argentina.
Cuidado, Es asi en Argentina, por la corrupcion esta presente en la sociedad no solo en los dirigentes , quiza no lo seria asi en paises donde la gente es mas honesta y con mas criterio y conciente de sus deberes mas que por sus derechos.

Andrés el Viejo dijo...

Pobrecita la empresa, rehén de los sindicalistas.
Tengo 66 años y he vivido con empresas estatales que funcionaban bien, con empresas estatales llevadas al desastre por libreempresistas y con privatizaciones que han sido peores que la peor administración estatal.
No me cuentes más esa historieta idiota de los privatizadores.

Contradicto de San Telmo dijo...

Excelente ese concepto de Julián "la corrupción está presente en la sociedad, quizás no así en países donde la gente es más honesta".

Voy a llamar a Adalberto Perez Manija para que te invite como columnista del micro "Hasta cuándo..?", que tiene los sábados a las 20 en Rock and Pop.

Gente que piense el país es lo que nos hace falta. Y que nos unamos todos atrás de unas ideas básicas.

Muy bueno el comment...