sábado, 8 de agosto de 2009

Belleza I (Rubens)

El pintor flamenco Peter Paul Rubens (1577-1640) se destaca por la luminosidad de sus obras. Pero no es eso lo que más me interesa destacar (o lo que más me interesa a secas). Las mujeres que pinta están alejadas de ese modelo anoréxico que hoy se impone desde los medios de difusión.


Las tres gracias es una de sus obras más conocidas y buen ejemplo de lo que decimos. Las tres bellas no parecen preocupadas por la dieta, el yogurt descremado y la bicicleta fija. Lucen sin complejos sus abundancias e incluso rollos y celulitis que no disminuyen, muy por el contrario, su encanto. No es el único cuadro de Rubens en que se encuentran mujeres así. Basta con recordar El rapto de las hijas de Leucipo o El tocador de Venus.
En la pequeña serie que empiezo hoy bajo el título común Belleza se verán mayormente hermosas de este tipo, salidas de otros pinceles magistrales o de fotógrafos de buen ojo.






Museo del Prado, Madrid.

4 comentarios:

Raúl C. dijo...

Excelente idea...
No hay que olvidarse de que Marilyn Monroe, el sueño de una generación (o dos), hoy sería una 'gordita petisa'...

Anónimo dijo...

Bueno muchachos, si a ustedes les gustan las gordas...

Andrea Gracia. dijo...

Excelente compañero!!! El canon de belleza ya no es el mismo que antes, hoy las pibas se matan!!! Por una figura que la verdad para mi no existe, no es saludable!! Ves tantos cuerpos geniales en la TV y demás que es imposible no pensar que mal me veo, estoy gordo/a, en fin... amo la pintura gracias x traerlo!! Un abrazo militante y peronista!!!!

Anónimo dijo...

en cuestiones de arte, la belleza de una obra no pasa por la abundancia o la escases.
Lamentablemente hemos manipulado y cambiamos los valores culturales por algo más efímero, llamado moda. AzulSureña