jueves, 20 de agosto de 2009

Bernardito


Nació en Tucumán un día como hoy, pero en 1789. A los 18 años se graduaba como abogado en la Universidad de Chuquisaca, con una tesis bastante conservadora sobre sociedad y medios de producción. Pero sus ideas se fueron radicalizando en la medida en que iba informándose y analizando la crisis de legitimidad que generaba en estas tierras el encarcelamiento del rey de España en manos de Napoleón.

En 1809, a los 20, va encendiendo entre los círculos intelectuales y políticos del Alto Perú (la actual Bolivia) la chispa que recorrería el Camino del Inca hacia el sur, para terminar estallando un año más tarde en Buenos Aires con la Revolución de Mayo. Y, como tal, es autor de la premisa que, haciéndose conocida como “el silogismo de Chuquisaca”, daría justificación intelectual al levantamiento revolucionario.


Debe seguirse la suerte de España o resistir en América? Las Indias son un dominio personal del rey de España; el rey está impedido de reinar; luego las Indias deben gobernarse a sí mismas.



Ladero de Castelli, fue un hombre de acción. Si hubiera nacido en Francia algunos años antes, hubiese sido amigo de Robespierre. Siendo un pibe, se encargó de las tareas sucias que requería la acción revolucionaria, por ejemplo desterrar de Potosí en diciembre de 1810 a 53 españoles de riqueza y abolengo, sospechados de complot antirrevolucionario.

En 1812, con 23 pirulitos, dirigía la Gaceta de Buenos Aires y unos meses más tarde participaba de la fundación de la Logia de Caballeros Racionales (conocida como Logia Lautaro), con San Martín a la cabeza.

A fines de ese año participaría del derrocamiento del Primer Triunvirato y de las discusiones para elegir al Segundo, uno con más afinidad a la idea de una libertad americana unida aglutinadora de pueblos.


Si un hombre se mide por sus enemigos, este vivió puteándose con Rivadavia, nada menos.

Y su historia fue una larga secuencia de sumisión de su voluntad y su acción al servicio de sus ideales. Dio la vida por ellos, apuñalado a traición en 1825.

...

...

Y vos? Sí, boludito, vos que hace rato pasaste los 20 y que esta mañana te levantaste preocupado para que la vieja te dé guita para comprar "lanchas" nuevas?...qué onda?



La foto es el monumento que le dedica el Congreso Boliviano en 1909, en el centenario de la "Gesta de Chuquisaca", ubicado en la plaza central de Sucre

4 comentarios:

El Canilla dijo...

Uno de los grandes escamoteos de la hitoriografía es la inmovilización en piedra. Monteagudo tenía juventud, preparación y un par de atributos personales ( huevos , bah)que la cultura de los monumentos nos esconde.
Para los que se asustan de los revolucionarios.
Buen recupero, che, vale el kilo.

Anónimo dijo...

Encontre tu blog de casualidad. Hace rato que pase los 20, no soy tan boludito, aveces hago lo que puedo pero acuso recibo..viejo, es un buen sopapo el tuyo, gracias.
Julian

Fernando Bonatto dijo...

y aparte era un gran rompecorazones,las minas de entonces se volvian locas por Bernardo de Monteagudo que solo iba a la puerta de la iglesia,no era creyente en epocas que eso era condenarse al infierno,al solo efecto de levantar algo.
Que grande el tipo,revolucionario y rompedor

Laura dijo...

Un aplauso para Bernardo, y para el post!