lunes, 3 de agosto de 2009

A prevenir infecciones


Desde hace años, estamos empeñados en una campaña sanitaria que, lamentablemente, no ha contado con el apoyo estatal y, por el contrario, ha sido sistemáticamente desestimada por los medios de difusión oligopólicos.

Pero la verdad termina por imponerse y hasta los mercaderes de la información se ven obligados a dar un espacio, pijotero es cierto, a los hechos reconocidos por la ciencia.

¡Salud, hermanito!

8 comentarios:

MOO dijo...

muy buena la foto, sobre todo porque la nota habla de vino tinto a secas, sin varietales. Igual, no sría descabellado que el grupo cierre con alguna bodega y mañana nos informen que el vino debe ser un merlot, cosecha x de la bodega tal. Un abrazo

Gonzalo Agustin Sueiro dijo...

suerte que por las dudas yo empece a acumular antioxidantes en mi cuerpo antes que lo descubrieran los britanicos...

saludos

ram dijo...

No sé, pero si lo que viene en esa cajita y que le llaman vino, le hace a la infección lo que le hace al paladar, mejor empecemos a tomar Merthiolate.
Saludos.

ram

Contradicto de San Telmo dijo...

Noooo!!! Merthiolate con sandía te morís. Pero te morís, nene.

Andrés el Viejo dijo...

Ram:
Si usted me abre una carta de crédito en una vinería, le aseguro que tengo unas cuantas alternativas pensadas.
Gracias por pasar

Udi dijo...

¿Y, digo yo, cuando van a descubrir el agua caliente?
Mi abuelo, que adulteraba vino rumano para venderselo a los nazis haciéndoselo pasar por francés, contribuyendo asi al esfuerzo de guerra aliado siempre lo supo. Duró hasta los 88 el viejo, o algo asi, porque en aquella época se fraguaban los documentos para no hacer el servicio militar, que en la Rusia de los zares duraba 25 añitos.
Como sea, tuvo el hombre la dicha de conocer a sus bisnietos y tomar buen tinto y rubia birra hasta que no dió más.
"Iósale - me dijo - la mitad de mi fortuna la gasté en mujeres y vino tinto, el resto la desperdicié."
Así que, siguiendo su consejo, gasto mi plata, poca o mucha, en vino y regalos para mi amada...no hay nada que dé más placer.

Laura dijo...

Pobres las cobayas británicas,che! dele darle agua y agua y se agarraron una infección bárbara! Qué falta de humanidad con la cobayas!

Y habría que pensarla un poco y probar, porque mi abuelo, cuando se sentía engripado, se mandaba un tintito caliente, se acostaba, y al día siguiente como una lechuga! Otra que Tamiflu...

Andrés el Viejo dijo...

Udi:
Su abuelo era un gran sabio.
Laura:
Su abuelo también. Con respecto a su preocupación por las cobayas, por favor, modere su espíritu compasivo. La ciencia requiere de sacrificios. Piense que es preferible que le den agua a los animales de laboratorio y medite sobre lo horrible que sería que nos den agua a nosotros.
Gracias por visitar. La próxima, tráiganse un vino.