sábado, 19 de septiembre de 2009

Belleza VII (Pintura)



Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1606-1669) está considerado como el mayor pintor de Holanda. Los críticos no solamente elogian su manejo de las formas, colores, luces y sombras, sino la simpatía humana con que presenta a los personajes de sus cuadros y grabados.
Sus retratos tuvieron un gran éxito comercial. La burguesía holandesa, en aquel tiempo la más poderosa del mundo, pagaba de buen grado para eternizarse en un óleo de Rembrandt.
El que ilustra esta entrada se llama Betsabé e ilustra un episodio bíblico. Betsabé era la esposa de uno de los generales del rey David. Cuando el marido estaba en campaña, el rey vio a la bella mujer bañándose e, impresionado por su hermosura, mandó a buscarla y se acostó con ella. Para repetir el acontecimiento y evitarse complicaciones con el marido, hizo que lo mataran y después, por supuesto, se arrepintió, lloró y pidió perdón a Dios. Esta historia está relatada en el Segundo Libro de Samuel, capítulos 11 y 12, para escarmentar a los adúlteros y adúlteras, aunque no se ha percibido que surtiera mucho efecto en los tres mil años transcurridos desde entonces.
La obra se exhibe en el Museo del Louvre.

6 comentarios:

Quilmeño dijo...

Como no van a tener exito comercial.Las minas en bolas siempre garpan.

Daniel Rico dijo...

Muy bueno, rembrand es considerado en alemania un pintor nacional, por eso todo buen burgues queria tener el suyo, lo que creo una industria de la falsificacion, a veces apoyada por el mismo pintor, que firmaba obras ajenas por una porcion de la ganancia. Hoy en dia se considera que el 40 porciento de los cuadros que se le atribuyen no son suyos, incluidos dos que tenemos nosotros en nuestro museo de buenos aires. Una lastima.

¿como que no cundio el ejemplo?, el homicidio de esposos para evitar el inconveniente de los celos ha hido en aumento desde la publicacion de la biblia, las encuestas del compañero artemio lopez lo confirman.

exelente su sitio señor, saludos.

Andrés el Viejo dijo...

Quilmeño:
Como ve, nosotros también recurrimos a señoras desnudas con fines publicitarios.
Daniel:
En mi opinión, a los cuadros se los debe considerar como a los hijos de las adúlteras: si el marido los reconoce, es el padre. Si el pintor reconoce como propia una obra, es de él. Gracias por el elogio, en nombre de propio y de los otros responsables del blog.
Saludos

Contradicto de San Telmo dijo...

Fe de erratas:

En el comentario anterior, donde dice "responsables" debe decir "irresponsables".

Anónimo dijo...

O sea que la historia de David y Betsabe es para amedrentar a los adulteros. Pobre lo suyo.

Andrés el Viejo dijo...

Don Anónimo:
¿A usted se le ocurre otro objetivo? No puedo creer que el autor (un tipo que dicen que tiene una barba más grande que la mía) lo haya dictado con el solo motivo de hacer literatura erótica.
Saludos