martes, 26 de mayo de 2009

Civilización y Cumbia Villera


El 25 a la noche, durante el festejo del 199 aniversario de la Revolución de Mayo que organizó el Gobierno de la Ciudad en un escenario montado para tal fin en la 9 de Julio, y que incluyó la presentación de varios grupos y bandas musicales populares, el ecléctico Kevin Johansen se unió a un cartonero seguidor de este blog, Pablito Lezcano, de Damas Gratis, para interpretar una versión cumbia villera del Himno a Sarmiento.

La interpretación mereció una nota aparte en la versión online de la Tribuna de Doctrina pero nosotros nos dedicamos a darle una mirada a los comentarios de sus lectores. Destacamos a continuación algunos que nos parecieron llamativos:


Comentó "marianofavia": Estudiar, capacitarse y ser justo es la unica salida para este país para que estas cosas no vuelvan a pasar (sic).


Comentó "mondi22": Realmente vergonzante, no quiero que mi hijo crezca en un país así ni ninguno de mi familia. Totalmente una calamidad (sic) y como bien dice el comentario, totalmente transgresora a la versión original. Coincido con lo expresado por Marcelo (1), es un país bananero, por tanto ahora permitan que el Himno Nacional de cante como cumbia, La Marcha de San Lorenzo, etc. etc. Adelante Argentina! La ignorancia te invade.


Estos y otros comentarios denotan una situación de amenaza. Algo parece estar en peligro.

Nuestra mirada es la contraria. Justamente Kevin y Pablo están, consciente o inconscientemente, abriéndole a la figura del prototipo del educador argentino (en otro post discutimos cómo, por qué y en manos de quién llegó ahí) las puertas del lugar que se pretende reservado a las mayorías incultas e incorregibles de la Barbarie: la cumbia villera.

Qué es lo que está en peligro? Cuál es la amenaza en ciernes? Acaso se trata de la estructura de clases en la que sostienen sus valores republicanos y patricios?
En este blog no podemos dejar de imaginarnos, con infinita alegría, a don Domingo Faustino con tres botones de su camisola abiertos, un poco transpirado debajo de la luz de algún reflector, latita de cerveza en una mano y las dulces caderas de una morocha en la otra, disfrutando el repicar del sintetizador de Lezcano sobre el mejorado de la placita central de la Villa 31.



Manzanaaaa.....







4 comentarios:

Paola dijo...

Lejos... me quedo con Lezcano,Sarmiento ha sido nefasto, racista, ya lo decía mi abuelo cada vez que venía a bs as y veía tantos gorriones. Al país bananero lo hacen las cuadradas y los cuadrados que piensan que el enemigo está en la clase baja.

MONA dijo...

Hola:
no le lleven el apunte a los comentaristas, porque no existen 2 que piensen igual. Vos pensá como quieras, que para eso hay libertades, como nunca antes.
Cuando se lee un librio, hay montones de interpretaciones, que si se llegan a discutir, los ilustrados dirían que hace a la pluralidad de sentidos.
Cuando se discute una película pasa lo mismo, unos entienden de una manera, y otros, muy diferente. Pero se acepta.
Pero GUAY!!! qiue se te ocurra hacer interpretaciones varias de la música, y peor si TOCAS los símbolos patrios.
BOBOS!!! En Gran Bretaña hacen repasadores con el dibujo de su Bandera y nadie lo toma como falta de respeto.
Hay libertad para que te expreses y para que puedas crear. Después la gente tiene libertad de elegir qué musica consume.
Te cuento que en una escuela me cuestionaron duramente por poner en un acto una versión del himno ejecutada en instrumentos del altiplano. Te aseguro que era el Himno tradicional, pero lo objetó el público, no mis autoridades.
Creo que tenemos demasiados límites, que son autoimpuestos, y que por eso no nos dejamos a nosotros mismos movernos con libertad. Y ya que uno no puede, no se lo vamos a permitir a los demás ¿no? No vaya a ser que ésos disfruten lo que yo no tengo permitido... (Será que así piensan?)
Te mando un abrazo.
Mona
Te invito a visitar mi blog, puse un tema groso... con informaciones que no figuran en todos los diarios...

Antares dijo...

Esto es rechazo a la música popular latinoamericana. A toda esta gente que se escandaliza me gustaría escucharla tocar un ritmo de cumbia, de vallenato o de forró, a ver si les sale tan fácil...

Aldo dijo...

No me enoja que hayan hecho esa versión. Es más, Pablo Lescano es más músico de lo que piensan los pelotudos que desprecian sistemáticamente a la cumbia, sea villera o no. En realidad no soporto a Sarmiento, sujeto racista y comprador de cuanta teoría europea o yanqui anduviera por ahí suelta. Amén que fue el padre de la educación pública, logro no menor, la cantidad de brutalidades que cometió, ideó y/o apoyó superan holgadamente sus virtudes.