martes, 19 de mayo de 2009

Economista con gorra





En un blog económico, Atkinson se despacha con la propuesta de formar una comisión "por la verdad estadística". El objetivo de la misma sería, en opinión del autor, reparar los daños causados por la intervención en el INDEC a las estadísticas públicas y, sobre todo, meter preso al secretario Guillermo Moreno (más conocido como Polémico). No hay registro de algún pronunciamiento de Atkinson para constituir una comisión y meter presos a los responsables del megacanje, por citar sólo un ejemplo entre muchos posibles, de multimillonaria estafa al Estado argentino en beneficio de bancos extranjeros.. Dime a quien odias y te diré quien eres.


Algunos comentaristas, arrastrados por el entusiasmo purificador del buche, redoblaron la apuesta, proponiendo la prisión de la actual Presidenta y del anterior Presidente, por considerar que Moreno es una presa demasiado pequeña para su apetito. Fue vanguardia de este lote el marido de la lora.



Otros, súbitamente impulsados por un fervor ético, clamaron contra el cinismo reinante. Otros más, con algo de sensatez, cuestionaron que era preferible reducir de prepo los pagos a los bonos indexados por la inflación en lugar de alterar las estadísticas económicas oficiales. Pragmática propuesta que no encontró eco entre los que hacen prevalecer el interés de los tenedores de bonos por sobre el de la Nación. Eso es lo que llaman "seguridad jurídica".


No faltó un centroizquierdista para restablecer el equilibrio en el vendaval centroderechista. Todo sea por el diálogo y el consenso, tan necesarios para la salud de la República. Después de meter en cana a los no dialoguistas, claro, para que no agüen la fiesta.



Un par de comentaristas hicieron esfuerzos por mantener los trapos del Gobierno, por lo que fueron debidamente cascoteados, señalados como de escasas entendederas y, no podía faltar, acusados de estar pagados.


Es curioso e interesante que ninguno de los furiosos y futuros carceleros de Moreno asumiera ni la sombra de defensa del INDEC anterior a la irrupción de Moreno. Antes bien, el propio Atkinson deslizó que un instituto restaurado debería evitar las prácticas del INDEC pre-Moreno. Después de dos años y medio de continua elevación a los altares de los guardianes de la pureza estadística, es un soplo de aire fresco que se reconozca que el instituto en nada se parecía a la congregación de la Madre Teresa de Calcuta.


No es posible negar que la intervención del INDEC cometió estropicios graves en el sistema estadístico. El propio Gobierno sufre las consecuencias de esos estropicios: la ausencia de datos fiables complica la toma de decisiones económicas, habilita a cualquier charlatán a dar sus propios números (y no se privan, no) y resta credibilidad a las informaciones oficiales en general. Economistas que eran más o menos neutrales o hasta tibiamente partidarios de la política económica en aplicación se volvieron opositores por un reflejo corporativista. Economistas decididamente cercanos a la política económica en aplicación no pueden evitar el cuestionamiento a los números del INDEC.



Pero una cosa es discutir, e incluso discutir con dureza, los errores cometidos en el instituto estatal de estadísticas, para corregirlos y restablecer mediciones que sean útiles a la implementación de la política económica. Otra, muy distinta, es esgrimir esos errores para demoler la política económica y llevar agua a los distintos molinos opositores. Y todavía otra, levantar de nuevo el fantasma persecutorio de las comisiones investigadoras de 1955 o la de recuperación patrimonial de 1976. A sacarse la gorra, che.



18 comentarios:

Mauri K dijo...

Una gentuza completa.
Economistas, se nota de lejos, son de cuarta categoria.

Ana C. dijo...

Quizás si los malos funcionarios fueran alguna vez castigados y no se creyeran tan impunes, tendríamos un mejor Estado. Como va hasta ahora es el todo vale y así vamos.

El del 0.33% dijo...

Che Andrés! ¿Cómo "en un blog económico"? En Finanzas Públicas diga!!!!!

Andrés el Viejo dijo...

Está el link, 0,33%. Enójese por algo que valga la pena, no por eso.
Saludos

El del 0.33% dijo...

Eh! era un chiste viejo! No se ponga de malhumor!

sin dioses dijo...

Ana lo de los funcionarios ¿lo decis por tus amiguitos de la Alianza, entre ellos Machinea que con tanto enfasis defendes?

Andrés el Viejo dijo...

0,33%: Pero, no, hombre. Cómo me voy a poner de malhumor. Usted sabe que hasta en las peleas más encarnizadas, me permito algún chiste.

Sirinivasa dijo...

Bienvenido el post, Don Andrés, hace un tiempo que los muchachos se relamen poniéndose la gorra, hasta deben imaginar que mientras lo lleve esposado al reo Moreno quizá ligue algún bastonazo en el lomo. 'Economistas con gorra', acertado título. Un tiempo atrás también querían iniciar una caza de brujas contra Ana Edwin, cosa de que nunca jamás pudiera laburar en ningún lado, y bellezas tales.

Lic. Baleno dijo...

Lo de "economistas" me parece un exceso...

Bernard L. Madoff dijo...

Lo del INDEC es aberrante y no se justifica el intento de defenderlo apelando a "el INDEC pre-Moreno también tenía sus falencias." (eso es cierto como en cualquier organismo público o privado, ¡pero no viene al caso!)

Este post está tan cargado de prejuicios ideológicos que no ve el bosque que está detrás. Fijate que los economistas que se oponen son de las vertientes más opuestas que puedas ver, no es una cuestión de centro-derecha o centro-izquierda, comunismo o capitalismo, es el delito de haberse metido con un bien público tan valioso como la información económica y demográfica de un país. No sé cómo podés defender a un modelo en el cual sus dirigentes deciden tomar este paso, es como subirse a un bondi donde el conductor decide vendarse los ojos antes de arrancar.

Respecto a los bonos, acordate que cuando el Estado estafa a sus acreedores no estafa solamente al gringo malo en su loft de NY, sino a TODOS sus acreedores, entre ellos a las AFJP (sí, lo cagó a tu abuelo, a tu viejo, y a los abuelos y los viejos de quienes aquí comentan) y a los bancos (sí, a vos y a mí).

Y el argumento de "por qué no hablan del megacanje" es equivalente a "por qué no hablan de otra cosa que no estoy de acuerdo." El megacanje será tratado en su debido tiempo.

Un abrazo.

Andrés el Viejo dijo...

Estimado Madoff:
Por fin llega un ataque en toda la línea, que era la intención de mi provocativa entrada.
No voy a detenerme en las objeciones a la lamentable acción en el INDEC, porque está muy clara mi opinión al respecto. Pero no, lo que yo opino de ese asunto no me lleva a cuestionar la totalidad de la política económica ni a suponer que ese problema grave es la mayor tragedia que ha sufrido la humanidad desde el paleolítico.
Tengo prejuicios ideológicos como vos y como cualquier persona sobre la tierra. Hago esfuerzos para ver, a través de esos prejuicios inevitables, los hechos. No siempre lo logro, pero creo que más a menudo que los que están inoculados con prejuicios neoclásicos.
El cuento de las viejitas jubiladas, de los humildes ahorristas y de los paralíticos pensionados es viejo y, sobre todo, gastado. El 90% o más de las auténticas viejitas, cuando reciben bonos, los venden, razón por la que el grueso de esos papeles están siempre en manos de especuladores (extranjeros o nativos, igualmente dignos de la eutanasia del rentista). Durante la discusión previa a la reestructuración de deuda de 2005, oímos hablar mucho de los pobres jubilados italianos. Pasada la renegociación, no se supo de suicidios en masa en las aldeas de los Apeninos, porque en realidad hacía mucho que los jubilados habían traspasado sus bonos a manos de buitres. Si "estafar" a los especuladores provoca daños colaterales de bonistas pequeños e inocentes, eso se puede reparar caso por caso. No es motivo para renunciar al higiénico guadañazo sobre las montañas de papeles especulativos.
La entrada no hubiera visto la luz si sólo estuviera en juego la discusión sobre el estropicio cometido en el INDEC, asunto ya largamente debatido desde hace más de dos años. Aparece porque se lanza una propuesta que va más allá, mucho más allá y postula la persecución penal por decisiones políticas erradas. Que, como señalo, es algo que se hizo en 1955 y en 1976 (fechas significativas, diría yo) y en ningún otro caso. Si queremos juicio de residencia, pongámoslo, pero retroactivo, porque hay muchos que pueden hacer fila. ¿El megacanje se va a tratar a su debido tiempo? ¿Cuándo es ese debido tiempo? ¿Ocho años no son suficientes para que esa fruta madure? Por favor, Madoff, que el odio no te ciegue y te haga recurrir a argumentos tan frágiles.
Yo no hablaría siquiera del INDEC pre-Moreno si no fuera que desde enero de 2007 se ha tejido una leyenda de la Inmaculada Concepción del INDEC y de los antimorenistas del instituto. Santa Graciela, Santa Cynthia y otras santas y santos han fatigado los diarios, las radios y los canales, rodeados de la veneración que merecen los bienaventurados. Si pretendemos la verdad, no barramos bajo la alfombra una parte no despreciable.
Si quieren discutir el INDEC, no lo voy a eludir, aunque reconozco que me cansa un poco seguir repitiendo la misma monserga para responder a la misma monserga. Pero si se ponen la gorra, yo respondo como se debe.
Un abrazo

chacall dijo...

Pero andrés, primero dudo mucho que se haya estafado a "los especuladores", el que tradea, (que es el que realmente especula con los precios sin vocación de ahorro en un instrumento financiero sino con ansias de ganancias en el corto plazo), se la vio venir y salió antes, y más aún, hoy con el pago anticipado del Boden 12 se ganaron un 23% en 45 días, sin pagar un mango de impuestos.En todo caso se "estafó" al que quiso ahorrar manteniendo el poder adquisitivo del dinero que atesoraba. Que se joda, son los riesgos de invertir en este tipo de elementos de este tipo de países. Después nos preguntamos porque el que tiene para ahorrar fuga la guita al extranjero, y como es que existe el blue, el contado con liqui y demás.

Segundo si querían estafar al que tenía los bonos, simple, default, quita del 80% pito catalan y a otra cosa (total como bien decís Si "estafar" a los especuladores provoca daños colaterales de bonistas pequeños e inocentes, eso se puede reparar caso por caso).

Y si en realidad no se quería estafar a nadie, sino ahorrar plata (evitando pagar lo asociado por la inflación), y bueno, muy simple, "POLÍTICA ANTIINFLACIONARIA EFECTIVA Y EFICIENTE". Que no existió.

Pero el camino que se tomó, de cambiar la forma en que se obtienen datos estadísticos, es el peor. Queda para la justicia definir si hubo dolo, si alguien cometió algun delito tipificado en el código penal, o si incumplio con sus deberes y debe ser penado o no.

Y perjudicó no solo a los tenedores de bonos, sino también internamente al país, donde por ejemplo mucha gente que "en realidad es pobre" para el INDEC no lo es, con las implicancias que eso tiene en las políticas de estado, sobre todo de índole social.

Y no me quiero olvidar que desde 2007 no tenemos EPH.

En fin, concuerdo que no son los economistas los que deben armar la comisión de la verdad, pero si poner sobre la mesa los problemas e inconsistencias que generó esta "torpe" intervención, que son mucho más graves que hacerle perder un negocio a un broker. (que poco me importa por cierto).

saludos!

PD: es mi primer comentario en el blog, hace poco me enteré que existía, y los quería felicitar, ud, mariano y contradicto son algunos de los bloggers con los que mejor se discute sobre estos temas, por lo que este blog es un lugar de paso obligado desde hace unas semanas.

Hal dijo...

El 55 y el 76 son años correspondientes a sendos golpes de Estado y las comisiones que entonces se crearon eran parte de una trama destinada a la persecución ideológica. No hay un sólo elemento en el post citado y en los posteriores comentarios que permita inferir la pretensión de replicar cosas semejantes. Y aflojemos con los eufemismos, chicos, violar la ley no es una "desprolijidad".

Andrés el Viejo dijo...

Chacall:
Bienvenido a este humilde blog. Con respecto a la "estafa", relea a Madoff y a mí y comprobará que no me he referido a los pagos rebajados por la manipulación del IPC, sino a la renegociación de 2005. Esa "estafa" la defiendo sin reservas, bah, con una: yo la hubiera preferido más grande.
Yo no considero especulador sólo al operador de mercado. Especulador, cuando yo uso el término, es todo el que "invierte" en mercados financieros. Como dice el proverbio indio, antes de discutir algo hay que ponerse de acuerdo en lo que significan las palabras.
Con respecto al daño que las manipulaciones han causado al sistema pùblico de estadísticas, he señalado reiteradamente mi opinión negativa. Lo que no van a conseguir es que convierta esa opinión en un cuestionamiento global a la política económica o al Gobierno y, menos que menos, en un respaldo a cualquiera de las variantes opositoras.
Gracias por su felicitación, por su elogioso concepto y por pasar.
Saludos

Bernard L. Madoff dijo...

Andrés, es cierto que estoy indignado y enceguecido por el odio con lo que pasó con el INDEC. Además del incalculable costo social de destruir el sistema estadístico que ya mencionamos (como dijo chacall, ¡no tenemos EPH desde el 2007!), esta movida me afectó directamente a mí y a todos los de mí profesión. La jugarreta del INDEC destruye a la economía como ciencia social seria en la Argentina y la acerca a otras pseudo-ciencias como la psicología. De ahora en más cualquiera puede decir cualquier boludez sobre lo que pasa, sin el menor reparo de una necesaria contrastación empírica de los argumentos. Dentro de poco habrá que eliminar los planes sociales porque la pobreza se redujo a 0%, o aumentarlos, porque subió, o emitir más pesos, porque estamos cercanos a la deflación, o no, bah, no sé, eso leí de un informe privado. Esto seguramente también aplica a otras ciencias como la demografía, sociología, etc. pero para la economía es devastador.

Respecto de tu frase "Especulador, cuando yo uso el término, es todo el que "invierte" en mercados financieros", creo que estamos parados en veredas diametralmente opuestas en cuanto al rol que cumplen los mercados financieros en una economía moderna.

Un abrazo.

Andrés el Viejo dijo...

Estimado Madoff:
Es verdad, la patente de corso para que cada uno dé los números que tenga ganas es uno de los daños más graves. Pero esto ya lo he escrito muchas veces, así que no sigo.
Sobre el capital financiero. El crédito es un elemento imprescindible en toda economía (moderna o del siglo XIX). Pero el capital a interés, en la medida en que pasa de la mera "lubricación" de la economía real a la proliferación de bonos que implican duplicación o triplicación o centuplicación de la suma original (derivativos) se vuelve un factor de ahogo de la economía productiva (todos esos "capitales" imaginarios exigen su parte de la ganancia). Y esa misma proliferación y exigencia de ganancias que sólo pueden aparecer en la proporcionalmente cada vez más estrecha base productiva termina en estallidos cíclicos y crecientemente graves (1982, 1990, 1995, 1997, 1998, 1999, 2001, 2007). En la medida en que la economía mundial siga siendo capitalista y genere este tipo de hidra, sólo estrangulándola periódicamente se podría mantener un crecimiento medianamente equilibrado.
Un abrazo

Frank Pentangeli dijo...

Andrés:

El crédito es imprescindible y en eso estamos de acuerdo. Lo que vos aborreces es que haya un mercado secundario donde se intercambien activos financieros. Es cierto que la proliferación de estos títulos (si queres, de los derivados) son los grandes culpables de la última crisis. Uno podría decir que se tomaron riesgos innecesarios en parte porque había mucho crédito (y quien prestaba? China). Pero al final de cuentas lo que salva a las economías con crédito termina siendo el crédito, EEUU coloca bonos a tasas bajas. Nosotros no porque no pagamos nuestras deudas. Así de fácil.

Dirás que el 90% de las viejitas italianas vendieron sus bonos. Suponiendo que eso es cierto, y el resto? Que se caguen?. Cuando la Anses le presta plata al Gobierno, presta la guita de todos los jubilados (no solo los de las EX AFJP). Si no les paga, ¿que se jodan?

Lo del INDEC es pesimo por donde lo mires. No tiene nada que ver con la política económica. Tener un servicio público creíble es una política de Estado. Nos caga a todos y a los que mas caga es a los pobres. Les miente con la inflación. Me extraña que un tipo inteligente como vos de tantas vueltas para hablar de lo que paso en el INDEC. Fue alevoso. Y a los que más perjudican son a los pobres, no te engañes viejo, se claro en eso por favor!

Saludos!
Frank

Mariano dijo...

Lo que podemos llamar el flujo nominal de la economía tiene que tener un ancla en el flujo real. Uno debe ser representación del otro. Si los papeles que representarían riqueza real se multiplican muy por encima de la capacidad productiva real resulta que cuando nos queremos acordar muchos de esos papeles valen aire.
Los pobres, los jubilados y absolutamente todos los sectores sociales a los que se aluda como perjudicados por tal o cual decisión sufren infinitamente más cuando un estado tiene problemas para mantenerse solvente financieramente hablando que por ninguna otra cosa. La quita del 2005 fue un sinceramiento en este sentido, y en parte el desinfle de una burbuja que, de pincharse sola iba a ser perjudicial incluso para los tenedores de bonos. Después de una devaluación del 300%, no había mucha alternativa que reducir la deuda en un 75%.
La maniobra de intervenir sobre el comportamiento del IPC fue un manotazo de ahogado con las mismas intenciones, que provocó varios trastornos, y los provoca todavía.
Ahora, no estoy demasiado seguro que las alternativas que se plantearon acá como posibilidades para evitarlo, hubieran sido menos traumáticas.
La existencia de este tipo de debates, con Pentangeli, Madoff, Chacall, Andrés, etc., son la justificación perfecta de la existencia de blogs.
Saludos